Socios en la Obra

En la parashá con notable precisión se establece una faceta ineludible del Shabbat y las festividades judías, prestemos atención:

"Éstas son las fiestas solemnes del Eterno, las asambleas sagradas que convocaréis a su debido tiempo."
(Vaikrá / Levítico 23:4)

Las fechas que el Eterno ha marcado como "solemnes" SON del Eterno, no son propiedad de las personas.
Los judíos, son los que se "hospedan" en esas festividades, son los visitantes de las mismas, pero no sus dueños. No está en el arbitrio de las personas decidir acerca de los reglamentos y alcances de las festividades del Eterno, sin embargo, queda en poder de los judíos realizar las convocaciones a su debido tiempo.
Es decir, se establece una especie de sociedad entre el Todopoderoso e Israel.
Él instituyó festividades y las dotó de ciertas reglas y características,
y los judíos se hacen responsables de dar vida a estas festividades,
hacerlas reales.

Esta sociedad de "trabajo", ante todo implica que los "feriados judíos" no deben ser tomados como días de descanso, dedicados al placer y el gozo corporal exclusivamente.
Su objetivo es que la persona pueda estar centrada en alcanzar niveles espirituales que durante los días comunes no suelen alcanzarse. Son ocasiones ideales para dedicarse a aquellas facetas espirituales que quedan relegadas por el trajín de la vida cotidiana, tan absorbente y apabullante. Este objetivo solamente es accesible cuando se toman en cuenta, y se respetan, los preceptos del Eterno y en especial aquellos propios de cada fasto.
En resumen, el Eterno proveyó a Israel de estos días para que los judíos puedan incrementar en santidad, y no solamente en gordura u holgura del cuerpo.

Un segundo aspecto que emerge de esta sociedad entre Dios y los judíos, es una muy interesante. Si bien Dios es Todopoderoso, Él quiere que Sus hijos se asocien a Su obra.
Él no espera que Sus hijos sean ovejitas pasivas que simplemente pastan en el campo de la fe vacía de cumplimiento de mandamientos.
Muy por el contrario, Él demanda una y otra vez que las personas sean socios activos de Su obra, que participen activamente, desde el rol que Él designa.
Él decreta la existencia de esos oasis de sentido y espiritualidad, llamadas festividades, pero son los judíos los responsables de "convocarlas" y de "hacerlas santas".
No es pequeña la participación de los socios del Eterno, y nunca debemos olvidarnos de esto.

Cuando recordamos los dos aspectos:

  • Shabbat y festividades como ejes de sentido vital y espiritualidad, y

  • las personas como asociados al Eterno para ejecutar la Obra de la creación,

no solamente estamos apuntalando una saludable autoestima, sino que además estamos promoviendo que el mundo sea perfeccionado.

¡Les deseo a usted y los suyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

El rico hombre un día decidió dar a la sociedad una parte de lo que él había adquirido justamente.
Con amplitud daba dinero en préstamo a todo aquel que lo precisara, sin reclamar ni garantías, prendas y mucho menos exigir intereses.

Un buen tiempo más tarde decide ver en su cuaderno las cuentas, comprobar quién había devuelto, quién pedido más de una vez, quién era moroso.
Para su sorpresa, y consternación, comprobó que ni siquiera uno de los prestadores había siquiera devuelto un céntimo de los miles, millones que había prestado.

Por esas "coincidencias", el mismo día que el rico hombre revisaba su cuaderno, uno que le había solicitado un préstamo importante tocó a su puerta.
Venía a disculparse sinceramente, pues él había pedido el dinero para establecer una empresa, pero rápidamente se fundió. No tenía ni siquiera para los gastos del día, pero con buen ánimo deseaba hacerse cargo de su deuda, y comprometerse a ir abonando como pudiera. Se notaba que estaba dolido, y que su pesar por el dinero adeudado era grande, tanto o quizás menos que su vergüenza por no poder afrontar su responsabilidad.

El rico hombre, con una triste sonrisa le extendió un cheque y le dijo: ‘Toma, llévate este cheque, no precisas devolverme su importe. Y llévate este cuaderno en el cual anoto mis cuentas. Si consigues que alguien te pague aunque sea una parte de lo que me deben, entonces me lo traes. Ese es el único dinero que aceptaré como pago por lo que tú me debes a mí".

(Basado en una narración de Rabí Najman de Bratzlav)

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona el relato con el comentario a la parashá que hemos brindado?

  • ¿Cuál es la manera de ser generoso realmente?

  • A quién corresponde…
    "El que oprime al necesitado afrenta a su Hacedor, pero el que tiene misericordia del pobre Lo honra."
    (Mishlei / Proverbios 14:31)

    • ¿Por qué ayudar al necesitado es una manera de honrar al Todopoderoso?

    • ¿Qué cosas pide el Eterno para que la gente Lo honre?

  • En medida
    "La recompensa por la caridad es en medida de la generosidad"
    (TB Sucá 49b)

    • De acuerdo a esta enseñanza, ¿cómo podemos hacer para alcanzar mayor recompensa?

    • ¿Cuál es el mejor premio para el que es en verdad caritativo?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: