Lo santo dentro de lo mundanal

Breve síntesis del contenido de las parshiot Ajaré Mot y Kedoshim, que son leídas en este próximo día de Shabat:

El servicio en Iom Kipur

1ª aliá: Se describe el servicio de Iom Kipur que era realizado por el Cohén Gadol (Sumo Sacerdote) en el Bet haMikdash (Templo de Dios en Jerusalén). El Cohén Gadol sólo puede entrar este día en el lugar más sagrado de todos, el llamado “Santo de los Santos”, vestido con sus prendas de lino liso, requiriendo que cambie sus prendas cinco veces y sumergirse en la Mikvá (pileta con agua que es empleada con fines rituales) cinco veces.
Se trata también en esta sección de la selección de los chivos que serán usados en el ritual de Teshuvá, uno de los dos será el famoso “chivo expiatorio”, término que fue creado precisamente dentro de la cultura judía pero con un sentido muy diferente al que es usado actualmente.
Esta porción de la perashá es la que reporta la “avodá”, el sagrado servicio para este día y por ello es que la recitamos en la plegaria de musaf (la del mediodía) de Kipur.

El lugar correcto para la acción correcta

2ª Aliá: después de la descripción de los servicios restantes para el Iom Kippur, la Torá describe la prohibición de ofrecer un Korbán (sacrificio u ofrenda) fuera del Mishkán (Santuario portátil empleado durante la travesía de 40 años por el desierto) o el Bet haMikdash (Templo en Jerusalén).
Esto es, solamente es legal elevar una ofrenda al Eterno en el Templo por Él elegido, y no fuera. Sin embargo, las “bamot” (lugares altos), que era como se llamaban los altares exteriores al Templo, fueron muy corrientes en grandes períodos en épocas del Tanaj, lo cual era severamente denunciado por profetas y personas leales al Todopoderoso. Pero, la ingenuidad de las personas, a veces la pereza y muchas veces la ignorancia, hacía que cometieran un pecado pretendiendo realizar un acto sagrado. Porque, con el deseo de agradar a Dios con sacrificios en Su honor, hacían lo que estaba prohibido y era aborrecido por el Señor. Quizás habría que inspeccionar en nuestra realidad actual cómo esta misma buena intención pero con pésima acción puede estar presente y generar conflictos e inconvenientes que bien pudieran ser evitados.
¿Qué les parece?

Santificar lo mundanal

3ª aliá: La prohibición de comer sangre se repite, estipulando la Torá que no se debe ingerir nada de la misma. Esto es parte de los requerimientos básicos que forman parte de la dieta espiritual judía, el kashrut.
El motivo: porque la sangre es el alma del ser vivo, es decir, por allí fluye su energía vital.
Luego, el final de la perashá Ajaré Mot está dedicado a una enumeración de las quince relaciones sexuales prohibidas.
Dios considera la intimidad física entre un hombre y una mujer como singularmente importante, por lo que impone un código de comportamiento para que la satisfacción física esté acompañada de una adecuada espiritualidad.

Santificar nuestra existencia con la conducta cotidiana

4ª aliá: La relación sexual entre varones y la zoofilia están prohibidas en esta sección. Luego, los versículos 18:24-29 establecen la relación única que los habitantes judíos  de Eretz Israel tienen con la tierra y las consecuencias por profanar su santidad.
El comienzo de perashat Kedoshim afirma que la santidad se realiza mediante el cumplimiento del día de Shabbat, venerar a los padres y no adorar a los ídolos.
También se establecen leyes de caridad, honestidad y pago de salarios a tiempo.

Mandamientos variados

5ª aliá: Está prohibido que un juez manifieste cualquier preferencia en el momento de estar realizando su tarea.
Es un mandamiento, para los los que saben hacerlo, reprender sabiamente a los que no actúan adecuadamente.
Se establecen las prohibiciones contra el uso de shatnez (mezcla de lana y lino), corte de determinados puntos del pelo del rostro, el tatuaje de letras o motivos idolátricos, el sexo prematrimonial y el uso de lo sobrenatural – oculto.

Más mandamientos variados

6ª y 7ª aliot: Se establece un trato adecuado y equitativo para el converso, la honestidad en los negocios y la prohibición de adorar al Molej.
El resto de Kedoshim declara los castigos específicos que el Beit Din administraría por participar en cualquiera de las quince relaciones sexuales enumeradas al final de Ajaré Mot.

                               ¡Shabbat Shalom umboraj para ustedes y familias!
¡Que tengamos pronto buenas noticias y nos podamos encontrar personalmente!

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: