¿Ciego en la oscuridad?

Entre las (aparentes*) maldiciones que aquejarían cuando se desviaran del camino del Bien se menciona:

«Palparás al mediodía, como palpa el ciego en la oscuridad, y no tendrás éxito en tus caminos.»
(Devarim / Deuteronomio 28:29)

¿Notas algo llamativo en este pasaje?

Yo al menos encontré esto:
¿Cuál es el gran asunto del ciego palpando en la oscuridad?
(Cuestión que nace del propio pensamiento al ver lo evidente oculto en lo literal; o por haber leído Pesikta Zutarta, como prefieras).

Para el que no ve, da lo mismo si palpa a pleno sol o en la noche más negra.
¿Entonces, qué nos quiere decir esta frase?

Intentemos algunas respuestas:

1- Está hablando de la oscuridad propia, aquella que lleva el ciego donde vaya.
El ciego tantea su camino en todo momento, porque la oscuridad no lo abandona nunca.

2- El ciego en la oscuridad está doblemente en desventaja sensorial, porque no hay siquiera alguien vidente que le pueda auxiliar, ya que también el vidente está imposibilitado de ver a causa de la negrura.
Así pues, se podría decir que está en dos oscuridades, la propia y la relativa a la ayuda social.

3- ¿Qué problema tiene el ciego en palpar la oscuridad? ¡Ese es su mundo! Si bien podemos considerar una desventaja su falta sensorial, el ciego se ha entrenado para vivir con su realidad. De hecho, es probable que un ciego pueda conducirse con mayor seguridad y confianza en un recinto oscuro que alguien que está acostumbrado a usar su vista para desplazarse. Por tanto, lo que en principio es una desventaja, en ocasiones es un instrumento de éxito.
Casi todo es relativo… ¿no?
Mucho depende de la actitud con la que afrontemos los sucesos.

4- ¿Quién es el ciego que palpa en la oscuridad?
Podría ser el que perdió el sentido de la vista.
Pero también puede ser uno que con luz vería, pero se encuentra en la oscuridad.
A veces no hay más remedio que palpar en la oscuridad, otras es más inteligente y saludable encender una lámpara, aunque sea una pequeña.

Cada una de estas cuatro opciones de respuesta contienen además alguna enseñanza que podemos aplicar favorablemente para nuestra vida cotidiana.
¿Te animarías a compartir con nosotros cuál podría ser cada una de estas moralejas prácticas?
Te lo agradezco.
Y si se te ocurren otras opciones, o conoces de tus estudios, por favor háznoslas llegar, serán bienvenidas.

Ahora, otro asunto del verso citado.
¿A quién se le ocurre palpar al mediodía?
¿Qué clase de maldición es esta?
Tal vez el mensaje oculto de la Torá es: no te dejes hundir por tus dificultades, estás a pleno mediodía, no tienes porque fracasar en tus proyectos; simplemente deja de actuar a tontas y locas, no estás imposibilitado. Mejor es que abras los ojos, veas y decidas tu próximo paso.
¿Tú qué crees?

Shalom y bendición.

————

* Aparentes maldiciones, porque hay sabios que encuentran en cada expresión una la clave para desarticularla.
Es un tema muy interesante, que quizás trataremos en otra oportunidad.

14
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
11 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Yehuda RibcoJonathanShaul Ben Abrahammizrahi2016 Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
mizrahi2016
Member

Que Dios lo bendiga More por este gran aporte que usted nos hace, Exelente articulo

Shabat Shalom

Shaul Ben Abraham
Member

Para mi el pasuk planetea una inconguencia, ¿como que palpar al medio día? ¿qué razó hay de hacer eso a pleno sol? Eso es para señalar que así como un ciego tantea para saber donde esta, aquel que ignora aun en pleno medio dia no ve nada por que la luz es oscuridad para esa persona. O expresado de otro modo: no distingue la naturaleza de aquello en que está: vive en medio de un lugar espiritual, apto para su desarrollo personal y aun así se va palpando, esto es, percibiendo la realidad en toda la superficialidad y nunca viendo… Read more »

Jonathan Ortiz
Member

Hay varias cosas:

A veces viendo no vemos.

El ciego ve mejor que nosotros.

A veces la evidencia no es tan clara.

El ciego se guia por el sentido del oido a falta de visión.

Hay dos tipos de ciego:
El de nacimiento que nunca tuvo acceso a la luz y quien quedó ciego pero aun asi conoció la luz.

Aquello de «no hay peor ciego que quien no quiere ver».

Son solo ideas que me llegan de momento.

Gracias por el texto Moré

A %d blogueros les gusta esto: