¿Cómo acabar con los malos?

En el Talmud encontramos:

“Hubo unos gamberros en el vecindario de Rabí Meir que le causaron gran angustia. El rabino Meir oró para que Dios tuviera misericordia de ellos, para que murieran. La esposa de Rabí Meir, Berurya, le dijo: ¿Qué piensas? ¿Sobre qué base rezas por la muerte de estos gamberros? ¿Te basas en el versículo, como está escrito: “Dejen que los pecados cesen en la tierra” (Salmos 104: 35), lo que tú interpretas que  el mundo estaría mejor si los malvados fueran destruidos? Pero, ¿está escrito, que cesen los pecadores? «Dejen que los pecados cesen”, está escrito. Uno debe orar por el fin de sus transgresiones, no por la desaparición de los transgresores.
Además, ve al final del versículo, donde dice: “Y los impíos no existirán más”. Si, como sugieres, se refiere a la desaparición de los malhechores: ¿cómo es posible que los impíos sean no más, es decir, que ya no serán malvados. Más bien, oren para que Dios tenga misericordia de ellos, para que se arrepientan, porque si se arrepintieran, entonces los impíos no serán más, ya que se arrepentirán.
Rabí Meir vio que Berurya estaba en lo correcto y oró para que Dios tuviera piedad de ellos, y se arrepintieron.”.
(Berajot 10a).

El salmista es explícito:

«Sean exterminados de la tierra los pecados, y los malhechores dejarán de ser.
¡Bendice, Oh alma mía, al Eterno! ¡Aleluya!» (Salmo 104: 35).

La idea no es eliminar personas, sino el mal que ejercen.
Cuando la personas que obra mal despierta su conciencia espiritual, por tanto reconoce su mal proceder y entonces comienza su proceso de TESHUVÁ, sin dudas que ha conseguido cumplir esa parte de “los malhechores dejarán de serlo”.
¡Qué victoria inmensa para el universo cuando uno que estaba obrando mal logra romper las cadenas del EGO, salir de su celdita mental, para entonces acercarse a su verdadera identidad y entrar en sintonía con el Yo Esencial (NESHAMÁ, espíritu)!
Ese es realmente un éxito para sí y para su entorno, muchísimo más que si el malo pereciera, su físicamente se lograra extirparlo y que no haga más daño.
Pero el quitar de en medio al malvado, sin haber evaporado su maldad, no es el gran triunfo, sino solamente un remedio temporal, mediocre, a veces inevitable pero que no aporta al equilibrio del universo.
Matar al malo en la práctica saca a un vehículo de la maldad, pero la balanza sigue distorsionada, el universo no restauró esa porción de caos.

Es por ello que con claridad expresa el salmista que lo que ha de ser exterminado es el pecado.
Esto es, contener al EGO para que solamente funcione para lo que fue diseñado por el Creador.
Que se termine la rebelión en contra del Eterno y Sus mandamientos.
Que acabe el inventar excusas para contravenir el código ético/espiritual.
Que la gente aprenda acerca de lo que le corresponde cumplir de acuerdo a su identidad espiritual, sea como noájida o como judío, y viva de esa forma consagrada por el Creador.
Entonces el mal queda interrumpido, se produce un vuelco fundamental en la energía cósmica y se establece el reino del Eterno.

Cuando esto acontezca será la Era Mesiánica, el cese del pecado y con ello el fin de los malhechores.
Que es lo que pide el salmista, lo que pronostica que ocurrirá.
Es también la enseñanza de la notable sabia Berurya a su marido el ribí Mehir.
El gran varón, llenó de piedad y misericordia, pidió al Eterno que elimine a los pecadores que estaban angustiando a su comunidad.
Pero no era la petición correcta.
Por ello su esposa con gran talento lo corrigió, enseñándole lo que seguramente el sabio ya sabía pero momentáneamente había olvidado: hay que erradicar al pecado y no al pecador, en primera instancia.

De eso se trata el gran trabajo de todo ser humano, para consigo mismo y luego para con su comunidad y así para toda la humanidad.
Perfeccionarnos para destrabar nuestra energía cósmica, darnos cuenta de nuestro entrelazamiento con toda la creación, producir una evolución creativa en toda la realidad.
Con el chasquido del guantelete del poder real borrar el afán por el pecado para lograr así el equilibrio verdadero en el cosmos.

Es por ello la insistencia de construir SHALOM, con pensamientos, palabras y acciones que combinen la bondad y la justicia. Siempre con lealtad al Eterno, con humildad.
El resultado es el SHALOM, que es plenitud, estado de complacencia, perfeccionamiento.
Por lo cual, se abren los receptores para todo el placer permitido, se deleita con la creación, se vibra con la santidad.

Cuando se precisa luchar, hay que hacerlo.
Pero no con odios y sed de venganza, ni con irracionalidad, ni enojos, ni deseo de destrucción.
No para imponer la fuerza ya que no se tiene el poder para efectuar los cambios necesarios para completar la misión.

Luchar para eliminar lo malo y no a quienes cometen el mal.
Pero, como ya mencionamos, el ideal muchas veces no se cumple (por ahora).
Fracasamos y por ello obtenemos la victoria parcial de derrotar a los malos, de quitarlos del medio.
Siendo así, oremos para que los terroristas palestinos sean exterminados de la tierra hoy, junto a todos sus cómplices y todos aquellos que someten a los inocentes al terror. No porque ésta sea la solución más agradable y mejor, sino porque no quieren los malvados quitarse la mochila de la maldad y realizar su TESHUVÁ personal que se traduce en la rectificación universal.
No podemos tolerar más lluvias de misiles asesinos sobre las víctimas inocentes en Israel. Como tampoco atentados en sinagoga, iglesias, mezquitas o donde quiera que los perversos agredan a los inocentes.

Llegará el día que haremos las cosas entre todos para alcanzar el SHALOM.
Pero parece que todavía no es ESE día, el gran día del Eterno.

Te recomiendo que estudies este antiguo texto de nuestra autoría: http://serjudio.com/dnoam/rap13.htm.

Para finalizar, el Talmud enseña:

“El Santo, Bendito sea, no se regocija con la caída de los malhechores”.
(Sanedrín 39b).

¿Puedes decirnos cómo lo vinculas con lo que hemos enseñado en este escrito que compartimos contigo?
Gracias.

Si quieres agradecer por nuestra tarea sagrada, comenta, comparte y colabora con dinero para sostener el trabajo: https://serjudio.com/apoyo

De Arriba te recompensarán con abundancia por tu gratitud.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Delallel (278) ‍‍8/05/19 - 4 Iyar 5779 {Link}
    Gracias Moré.
    Qué agregar a tan nutritivo texto, no lo sé.

    Si de arriba no se alegran por eso, menos entonces con la caída de justos o inocentes.

    Que haya justicia para los terroristas, que sí hacen fiesta cuando cae el bien :(
    1
  2. uri chaves (27) ‍‍13/05/19 - 9 Iyar 5779 {Link}
    Pienso que el desear la muerte del asesino, del que hace el mal "nivel tipo 100" , es ser egoista de nuestra parte. No sabemos que historia precede de la niñez de aquellos hombres, si fueron violentados desde pequeños. En fin, me quedo por pedir que sea desterrado el pecado de la tierra y que aquel humano que se comporta como "hiena" , se transforme en un remanso de aguas cristalinas..

    Gracias Morè por el post
    4

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: