Conductas para una vida poderosa

Si me permites, quiero compartir contigo de forma gratuita unas conductas que seguramente ayudarán a  mejorar tu vida.
Si ves que alguno te resulta útil, te agradezco que agradezcas y si quieres puedes darme una enorme mano para mantener este trabajo: http://serjudio.com/apoyo

Empecemos:

  1. Risa y sonrisa

Encontrar la manera para usar un pensamiento disruptivo, que permita romper con la monotonía, la falta de creatividad, el impulso automatizado.
Sea una pequeña sonrisa o una gran risotada, los efectos orgánicos, emocionales e incluso sociales son beneficiosos.
Pero debemos ser cuidadosos para que no sea a costa del sufrimiento de otro, es decir, reírse pero sin burlarse; divertirse, pero sin causar malestar a nadie.
Por otra parte, si no encuentras motivo para la sonrisa ni la risa, te aconsejo que igualmente pongas una sonrisa inteligente en tu rostro, porque tendrás respuestas favorables de tu entorno y además tu mente empieza a funcionar en un estado positivo lo que genera efectos positivos.

  1. Escribir

No dejes que el pensamiento quede en nebulosa, como algo vago.
Mejor ponle un ancla a través de escribirlo; no lo dejes flotando y confuso, sino lo más demarcado posible a través de bajarlo a palabras y frases.
A veces será bueno dedicarle un tiempo para pensar y organizar un texto coherente; pero a veces simplemente lo provechoso es el mismo hecho de expresarlo sin importar su cualidad artística o racional. Cuando le quitás las sombras para darles forma, ya estarás enfrentando tus debilidades y apuntalando tus fortalezas.

  1. Decirlo

A veces no puedes o no quieres escribir tus ideas, creencias, sentimientos, pensamientos.
Pero no dejes que quede dando vueltas sin delimitación, por tanto, dilo.
Habla de lo que está pasando por tu mente.
Dale nombre, defínelo, no lo mantengas ensombrecido y desfigurado.
Cuando lo hablas, escúchate, porque entonces podrás darte cuenta de varios aspectos que probablemente de otra forma no advertirías. No solo en las palabras, sino también en las otras cosas que forman los mensajes hablados, tales como el ritmo que usas, la convicción para declarar, el orden en que expones, etc.
Todo sirve para clarificar tu mente y dar alas a tu corazón.

  1. Positiva

Cuando lo vayas a expresar, por el canal que sea, emplea la declaración positiva y presente.
Dilo afirmando, con lenguaje claro, evitando las palabras malsonantes y aquellas que te bajonean.
Si puedes describirlo con frases de poder, ¿por qué habrías de llenarte de emociones negativas?
Además tienes la herramienta de hacer declaraciones positivas acerca de ti mismo y de tus posibilidades. Abrir tus antenas para que capten las oportunidades, para que te conduzcan por el camino del éxito, ya que te aseguras de ser merecedor de lo bueno y estar en onda con ello.

  1. Aprovecha el presente

Muchísimos quedan atrapados por el pasado, lleno de culpas y cuentas pendientes.
Otros se esclavizan al futuro, lleno de ansiedades y vacilaciones.
Sea que escapes hacia uno u otro lado, estarás perdiendo el poder que tiene el único tiempo que realmente tienes: el ahora.
Enfócate en lo que estás haciendo, dedícate para que sea lo único que está importando; con ello estarás preservando tu energía y consiguiendo paz con el pasado y estabilidad para el futuro.

  1. No te amargues

Uniendo los dos puntos anteriores que mencionamos, es improductivo que amargues tu presente.
No te ahogues en un vasito de agua.
No hagas una tormenta de unos inconvenientes.
No evalúes todo a la tremenda, aumentando el peso negativo que debes cargar sobre tus espaldas.

  1. No te quejes

Aumentar el malestar real con quejas que no conducen a ninguna ventaja ni resolución, no parece la mejor alternativa para estar bien.
Puedes reclamar tus derechos, cuando corresponde y tiene sentido; pero estar ensimismado quejándote, perturbando la calma de los que te rodean, llenándote de amargura para no conseguir nada, no es una opción viable.

  1. Valora el relato

No sufrimos por lo que nos pasa, sino por cómo lo interpretamos.
Por tanto, arma tu relato de tal forma que puedas resolverlo, o al menos obtener algún beneficio.
Llénate de poder, explica las cosas de una manera en la que salgas bien parado sin por ello negar tus errores o escapar de tus responsabilidades.
Pon una nota de sano humor, contando hasta los dramas en tono jocoso.
Cuando sumas un relato abrumador a los sucesos, simplemente te estás poniendo una mochila demasiado pesada para sobrellevar.

  1. Descansa

Somos limitados, nuestros recursos se terminan, se agotan.
Tomar un break, alejarse de los problemas, desconectar no demuestran tu falta de responsabilidad, sino tu valor y salud.
Por supuesto que esta no es una excusa para la pereza ni para esperar que sean otros los que se hagan cargo de tu parte. Pero sí es un llamado de atención al valor del reposo, en su justa medida, cuando es necesario.
La interrupción es necesaria para recargar las baterías de tu organismo, pero al mismo tiempo afloja la tensión sobre el pensamiento lo que redunda en una mayor capacidad efectiva tras el descanso.

  1. Ejercita

Que no pase día en el cual no realices ejercicio físico.

  1. Nutrición

Cuida lo que entra a tu organismo, sea como alimento o sea como respiración.
Aprende a nutrirte, si es que aún no lo sabes.
Por lo general no aprendemos a respirar, lo que resulta en todo tipo de inconvenientes.

  1. Habla

Cuida lo qué dices, cómo lo dices, a quién, cuándo.

  1. Deja libre

No es necesario que te empantanes en problemas, creencias, sentimientos, relaciones, etc.

  1. Celdita mental

Anímate a dar aunque sea un pasito fuera de tu celdita mental, no sabes lo gigante que puede ser en tu beneficio.

  1. Agradece

Lo que ganas agradeciendo es infinito, lo que pierdes es nada.

  1. Elógiate

Es bueno cada tanto recibir el aplauso de fuera, pero es indispensable que tú sepas valorarte adecuadamente.
No tengas miedo de aplaudirte, de elogiarte, de querete.

  1. Elogia

Es bueno que sepas apreciar a quienes te rodean, ellos ganan cuando se lo manifiestas pero también tú.
Pero que tus alabanzas sean sinceras.

  1. Lugar de confianza

Ten en tu mente delineado un lugar (real o imaginario) que te de sentimientos de confianza.
Que sea el lugar al cual puedes ir mentalmente cuando la fatiga, el miedo, el dolor, la amargura te están llevando por senderos que no son beneficiosos.
Tú pon un alto a las ideas imaginarias negativas, da un paseo por tu lugar de confianza, toma energías, limpia tu mente de perturbaciones y luego retoma tu tarea en el mundo concreto.

  1. Palabra clave

Además del lugar de confianza es bueno entrenarse para tener una palabra clave que nos desconecta del Sistema de Creencias y sus negatividades y nos deja en estado de suspensión de reacciones emocionales negativas, para luego rellenar el tanque de combustible con positividad y ánimos poderosos.

  1. Poder

Asume tus impotencias, tus fallos, tus limitaciones pero NO te definas de acuerdo a ellas.
Completa tu auto percepción con las afirmaciones de tus poderes, tus habilidades, tus capacidades, tus logros, tus posibilidades. Dibuja quien quieres ser a partir de esto.

  1. Alternativas

No te quedes con una única respuesta, usa la creatividad y elabora al menos siempre tres opciones.
Luego podrás escoger una, o dejar que los otros te elijan una de las tres que tú les presentes.


FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: