El consejo diario 633

Es tarea de cada uno,
aprender que es cierto un hecho:
el hombre es impotente y no tenemos cómo remediarlo.
Podremos avanzar sobre hombros de la ciencia,
aumentar nuestro poder a lomos de la tecnología,
nos ingeniaremos para filosofar y pretender conocimiento,
pero, a la hora de la hora,
la impotencia es el pan cotidiano,
nuestra realidad primera y última.
Esta certeza puede ser motivo de desconcierto y desesperanza,
pero en verdad es por sobre esa impotencia que debemos construir una vida bella,
tan bella que se continúa sin pausa en la eternidad,
bajo las alas benefactoras de la Shejiná.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

Hoy recordaba un artículo de Fulvida sobre la conducta de Eleazar que aprendió de su jefe, y mientras leía los comentarios me preguntaba si su conducta estaba bien o estaba mal; y desde qué perspectiva la podía evaluar para saber ( si la de Eleazar o la de su jefe). Y también me preguntaba si la conducta de Itro de irse de Israel para su propia ciudad estaba bien o estaba mal, y desde qué perspectiva la podia evaluar, si la del propio Itro o la de Israel. Pero también la asocio a esas incrucijadas y decisiones que todos vivimos… Read more »

uno

Sentimos impotencia porque no tenemos certeza de nada, pero quizás sea por eso por lo que la vida tiene aliciente

Jonathan Ortiz

Ah la impotencia… mmm… la religión viene siendo el viagra que nos hace creer que podemos.

Saludos

Jonathan Ortiz

No lo habia considerado desde ese punto de vista Moré. Tiene razón.

aliciak

En todo caso seria un placebo

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: