El pan del conocimiento

«וַיֹּ֤אמֶר ה֙ אֶל־מֹשֶׁ֔ה הִנְנִ֨י מַמְטִ֥יר לָכֶ֛ם לֶ֖חֶם מִן־הַשָּׁמָ֑יִם וְיָצָ֨א הָעָ֤ם וְלָֽקְטוּ֙ דְּבַר־י֣וֹם בְּיוֹמ֔וֹ לְמַ֧עַן אֲנַסֶּ֛נּוּ הֲיֵלֵ֥ךְ בְּתֽוֹרָתִ֖י אִם־לֹֽא :
Entonces el Eterno dijo a Moshé [Moisés]: –He aquí, yo haré llover para vosotros pan del cielo. El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de cada día; así lo pondré a prueba, si anda en mi Torá o no.»
(Shemot/Éxodo 16:4)

Para entender este texto es necesario que estudies este otro anterior, es breve pero poderoso: http://serjudio.com/exclusivo/cterapia/el-rbol-del-conocimiento.
Te espero en un rato de vuelta aquí.

Así como enseñamos en el texto enlazado que el conocimiento del bien y del mal en el árbol que fuera prohibido de comer por Dios a Adam se encontraba en respetar el mandato divino de no comer de él, podemos encontrar aquí exactamente lo mismo planteado como uno de los primeros mandamientos circunstanciales que el Eterno ordenó a los judíos tras la salida de Egipto.
El pueblo tenía la comida maravillosa, regalo del Eterno, que fue llamada “man”, o maná en español.
La cual se podía recoger exclusivamente una porción por persona por día.
Pero, el viernes había que recoger doble, para que hubiese comida lista para el día de Shabat, donde no habría maná.
Los judíos tenían entonces este sencillo mandato que respetar:

  • recoge solamente una porción por persona diaria
  • recoge doble porción el viernes
  • no salgas a recoger en Shabat.

Esto para ellos representaba exactamente lo mismo, era su “árbol del conocimiento del bien y del mal”.
Si como individuos y grupo respetaban este dictamen dado por Dios, entonces estaban demostrando tener el conocimiento ético y aplicarlo correctamente.
Eso era “andar en la Torá del Eterno”.
Algo tan mundanal, simple, cotidiano, carente de complicaciones, falto de todo ritual, pero con toda la elegancia de la trascendencia sagrada.
Esto era lo que Dios pretendía del hombre, que respetara Su Voluntad.
Porque, al actuar de acuerdo a la Divina Voluntad hacemos que nuestra voluntad este sincronizada con el Creador y por tanto conectada con todo.
Pero, si por algún motivo la persona se desconecta, realizando actos que transgreden el mandato divino, entonces su voluntad choca con Su Voluntad, lo cual provoca tensiones varias, desgaste, impotencia.
Esto significa que, aquel que se cree muy listo y por tanto realiza actos contrarios a la Divina Voluntad, de vivo no tiene mucho, porque pierde en lugar de ganar, aunque el éxito material no le falte, ni la buena fama se le escape. Pero lo que importa, eso no lo tiene.

Ahora, como sabemos Adam recibió aquel mandamiento temporal, el de la prohibición del árbol, pero además tenía siete mandamientos atemporales (uno estaba inactivo, por circunstancias, pero estaba ya codificado), que eran para él y todos sus descendientes.
Más tarde, tras el descenso de Noaj del arca se activó el séptimo mandamiento, quedando marcado para siempre y para todos los humanos los Siete Mandamientos Universales.
Sea que la persona sea conocedora del bien y del mal, o no.
Los mandamientos son eso, órdenes expresadas por el Señor de señores y Rey de reyes para que sean cumplidas.
Siguen en total vigencia para toda la humanidad.
Reitero, sea que la persona lo quiera o no, sea que lo sepa o no, sea que sea ética o no: los Siete Mandamientos para las Naciones ahí están.

Los judíos fueron encomendados con la tarea de servir como maestros para el resto de sus hermanos humanos, por ser los hermanos mayores, los primogénitos del Eterno Padre.
Por ello tienen 606 mandamientos más para cumplir, en total 613 para toda la Familia Judía.
Sea que lo quieran o no, lo sepan o no, sean ético o no.
Los mandamientos están ahí para que cada judío y judía los aprenda y cumpla, de acuerdo a sus capacidades.

Entonces, resumiendo, Dios da la oportunidad de comer del pan del conocimiento ético, sin necesidad de grandes discursos y ampulosas acciones.
Ahora, depende de ti comerlo.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Luis Diego Perez Chacon (663) ‍‍30/01/18 - 14 Shevat 5778 {Link}
    Que interesante.
    Hay problemas cuando el hombre quiere relativizar lo que es absoluto.

    ¿Por qué hacer eso? Pienso que para justificar algún deseo (tener todo el conocimiento y así el poder; sea el caso de Adam), o calmar algún miedo (el caso presente sentir total seguridad alimentaria)
    1
    1. Luis Diego Perez Chacon (663) ‍‍30/01/18 - 15 Shevat 5778 {Link}
      En la parte donde él serpiente dice: “..y seréis como Elohim, conocedores del bien y mal...”

      Y en la racionalización que se nota aquí: “...Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría...”
      5
      1. Yehuda Ribco (4162) ‍‍30/01/18 - 15 Shevat 5778 {Link}
        ok, pero no lo dice adam ni lo siente adam, es el serpiente y la mujer.
        6

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: