Gracias por el dolor

El dolor es una creación maravillosa del Diseñador Universal.
¿Sabes el motivo?
Pues, porque funciona como una excelente señal de alarma de que algo no está marchando bien y que es necesario hacer algún cambio, más o menos urgente.

Si por algún motivo no funciona el sistema del dolor, o no podemos percibirlo, o adrede no lo atendemos, entonces el resultado puede ser una situación mucho más complicada de resolver.
Ya que no es habitual que las cosas se resuelvan por sí solas, o que el tiempo todo lo cure. Por lo cual, si no realizamos las modificaciones necesarias para que lo que disparó el dolor sea resuelto, entonces algo que no está bien sigue no andando bien y perjudicando.
Imagina lo terrible que debe de ser para aquellos que padecen alguna enfermedad y que tienen insensibilidad al dolor, podrían estar quemándose con una plancha al rojo vivo y no enterarse hasta que el olor a chamuscado les hiciera tomar conciencia de que algo está marchando mal. De hecho, he conocido a una persona que le pasó exactamente esto, a causa de su diabetes, con el resultado de la amputación de un miembro.

Así pues, debemos agradecer por la existencia del dolor y tomarlo con respeto, porque el problema no es el dolor sino aquello que lo produce.
Por supuesto que esto no significa disfrutar del dolor, ni tampoco desearlo o provocarlo adrede.

Por otra parte, cuando advertimos el dolor e identificamos su fuente, no siempre estamos en condiciones para revertir la situación.
A veces estamos limitados en nuestra capacidad de cambio, por tanto el dolor seguirá activo y no tendremos opciones para mitigar el motivo de su presencia.
En estos casos, es bueno agradecer y recurrir a los calmantes, sean de uso tradicional o producto del avance tecnológico y científico, por supuesto que sin dejar de estar atentos para cuando podamos hacer algo realmente restaurador y no meramente paliativo del dolor.

También en esto es necesario tener presente la lección de no dejarnos hundir en los efectos del EGO a causa de la impotencia, es decir, no reaccionar desde el EGO, sino que responder desde la NESHAMÁ (espíritu, Yo Esencial).
Hacer lo que está a nuestro alcance hacer, confiar en que Dios y el otro también hacen su parte.
No desesperar y encarar con ánimo y fortaleza lo que podemos modificar.
En tanto que aquello que sobrepasa nuestra capacidad de accionar, no debe ser motivo para angustiarnos. Sino que aceptar lo que no podemos cambiar, fluir con ello y hacer todo lo que sí está a nuestro alcance de hacer.

¡Pero cuidado!
No usemos la impotencia como excusa para no hacer nuestra parte.
Tampoco miremos a otro lado y no hagamos los cambios necesarios cuando el dolor esté dentro del umbral de lo soportable.
Porque, tristemente ocurre que muchas veces tiramos la pelota para adelante, en lugar de encarar la jugada, esperando que las cosas se resuelvan mágicamente, por sí solas o con intervención sobrenatural.
Esperamos, llenos de ese veneno que es la esperanza, mientras soportamos ese dolor soportable, haciendo caso omiso al valor que tiene esa alerta maravillosa.
¡Y NO ES ASÍ como deberíamos hacer!
Lo saludable y sabio es accionar ni bien advertimos la señal, que es el dolor: reconocerlo, identificar su origen, ver qué tenemos para hacer para cambiar la situación, pedir ayuda si es necesario y realizar la acción transformadora.

Por último el sufrimiento es a lo psicológico lo que el dolor es a lo físico.
Tengámoslo presente también.

Para que reflexiones y vincules con la festividad de la libertad y las preguntas, que está por comenzar en breves horas:

«Aconteció después de muchos años que el rey de Egipto murió. Los Hijos de Israel gemían a causa de la esclavitud y clamaron a Elohim, y el clamor de ellos a causa de su esclavitud subió a Elohim. Elohim oyó el gemido de ellos y se acordó de Su pacto con Avraham, con Itzjac y con Iaacov. Elohim miró a los Hijos de Israel y Elohim comprendió.»
(Shemot/Éxodo 2:23-25)

Si este estudio te ha sido de beneficio, compártelo y ayúdanos a continuar nuestra sagrada tarea de educar en la senda del Eterno a las personas: https://serjudio.com/apoyo

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: