Punto de vista

Moshé refiere el momento del Jet HaEguel, como el pueblo abandonó la pureza de los ideales hebraicos, y se arrodilló frente a ídolos, se rebajó ante imágenes de dioses falsos, olvidando lo que hacía tan sólo unos días habían visto, las maravillas realizadas por H’ para rescatarlos de Mitzraim. Y como hacía cuarenta días habían prometido cumplir lealmente las ordenanzas de H’, para inmediatamente dedicarse a satisfacer sus bajos placeres y vicios corruptos.

Y cuenta el líder en sus remembranzas hoy, cuarenta años más tarde, cómo él, impelido por el celo de H’, y ya desprovisto de impulso vital para enfrentarse a esa cruda realidad que le presentaba el pueblo, dejó caer, o lanzó las lujot haeven, las tablas de piedra, que contenían entalladas las palabras más importantes jamás escuchadas por oídos humanos, como lo son las palabras del Di-s viviente, de H’.

Y en su relato no se olvida de mencionar el período de penitencia y de contrición, de búsqueda del retorno hacia la fuente de vida, hacia H’. Y H’ , a su tiempo, oyó el alegato, presto atención al pedido, y entonces, en el primer pasuk del perek 9 encontramos lo siguiente:

"Fue entonces, cuando H’ me dijo (está hablando Moshé): ‘Corta (p’sal) para ti dos tablas de piedra como las primeras (que fueron destruidas), y luego sube hacia Mí a la cima del monte; y también te harás un arca de madera (para contener las nuevas tablas).’"

Varias cosas podemos aprender, pero intentemos limitarnos.

Primer punto, el verbo que es utilizado para el mandato de fabricar las tablas de piedra es PSL, y puede querer significar cortar, esculpir o tallar, actividades lógicas para ser realizadas sobre piedras; pero también es válido decir que la misma raíz verbal se utiliza para los términos rechazar o inutilizar.
¿No es interesante acaso ésta observación lingüística, ya que para las primeras tablas no se menciona este verbo?
¿No será que estas segundas tablas cargan sobre sí la mancha del Becerro de Oro?
Porque no olvidemos que de la raíz PSL también se construye pesel, que es ídolo, imagen aborrecida por H’, tal como lo fuera, ¡ay si no!, el macabro Becerro de Oro.
¡Un dato accesorio! En la tefilá de la cabeza (de los tefilín obviamente) podemos ver como sobresalen cuatro pelitos de becerro, en la parte frontal, entre la tercera y cuarta incisión, y es disposición de la halajá la presencia obligatoria de tales pelitos. ¿Qué explicación se puede dar a esto?
Nuestros grandes pensadores enseñan que son símbolos del Ietzer HaRá (instinto al mal) que todas las personas poseen, y que ciertamente este es un regalo de H’, para que las personas puedan ejercer verdaderamente el libre albedrío, porque sin la existencia del mal, ¿qué valor posee el bien?
Y la razón para la que este símbolo del mal esté en los tefilín es para enseñarnos que por muy mala que sea una persona, poniéndose tefilín tiene la opción de redimirse y retornar a H’. Es decir, que todos tienen la oportunidad de pedir perdón y de intentar recomenzar, cada mañana, como es la puesta de tefilín…
Y como reafirmación de lo dicho. Veamos acerca de el hecho de que sean de piedra. En el Ialkut Shimoni, parashat Bejukotai se nos enseña que la piedra también simboliza al Ietzer HaRá. Así podemos decir que las palabras esculpidas (PSL) sobre las piedras las limpian de sus pecados, transformando a la piedra en portadora de belleza y pureza, de Torá…

Segundo punto, también remitido al verbo PSL.
Dicen los jajamim que el judío debe cuidar su actitud ante la vida para tratar de cometer el menor número de equivocaciones, de pecados. Y que este puntilloso cuidado debe llegar aun al cumplimiento de las mitzvot. Al punto tal que enseñan nuestros iluminados sabios que es deber del judío estar precavido y no hacer de las mitzvot ídolos.
Así, tal cual. Advierten del peligro de idolatrar a la Torá y a las mitzvot.
Por lo cual, como una interpretación libre, pero ajustada a la tradición, ¿no será que H’ al utilizar el verbo PSL nos anuncia que le demos el debido respeto, cuidado e importancia a la Torá y las mitzvot, pero que no por eso caigamos en adorar otro tipo de ídolos?

Tercer punto.
Para las primeras tablas no se menciona un armario, caja o arcón para guardarlas, empero, para estas segundas sí.
¿No será acaso que las personas deben tener algo visible para que los guíe pero cuidando que no les obture el camino?
Es decir, un gran armario, y que se sepa que es tan sólo eso, un baúl para guardar cosas…porque lo importante está dentro del mismo. Como con las personas, que muchas veces nos quedamos con las impresiones de nuestros sentidos, pero no tenemos el coraje, la habilidad o la paciencia para penetrar hasta los secretos valiosos del Otro.

Podemos seguir estudiando…

Yehuda Ribco

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: