Usar la magia a tu favor

Sea en coaching, terapia, consejería, educación, en el ámbito que sea la persona debe estar dispuesta a renunciar a partes de su Yo Vivido, a comprometerse con el cambio y trabajar por él.

De poco sirven las interpretaciones brillantes, las tomas de contacto con aspectos oscuros de la personalidad, el darse cuenta de mecanismos que lo mantienen oprimido, el elaborar proyectos de una vida más integrada y saludable si la persona no se anima a dar al menos un pasito cada vez y sostenerse en esa senda novedosa.

Pensamientos, palabras y acciones deben ser evaluadas, consideradas, reconsideradas y habiéndose tomado decisión acerca de cualquiera de ellos, entonces es responsabilidad y compromiso de la persona (que se supone interesada en mejorar su vida y aumentar su bienestar) el avanzar, aunque sea un poquito, con dificultades, poniendo en riesgo su supuesto comodidad.

Es decir, el técnico NO ES el encargado de hacer el cambio, ni está para operar magia.
La magia proviene de la persona misma, que con su disciplina para modificar su conducta afectará la estructura de su Yo Vivido y por consiguiente las relaciones con su entorno.
De hecho, tampoco ha de esperar el milagro, la intervención divina, el efecto maravilloso de fuerzas sobrenaturales provocando transformaciones.
PERO, sin dudas que el rezar, la conexión espiritual con el Padre Celestial, la confianza en el Todopoderoso, obraran como catalizadores positivos en cualquier metamorfosis que uno se comprometa a cumplir en sí mismo.

Es importantísimo que esto quede absolutamente claro y establecido.
Hay trabajo para hacer y depende de ti, si es que eres la persona que está sufriendo y necesita ya cambios favorables en su vida.

Si lo necesario es terminar con relaciones tóxicas, ese debe ser el objetivo cercano para alcanzar el bienestar esperado. Si se precisa cortar con hábitos profundamente arraigados, entonces el reemplazo con nuevos hábitos biofílicos es lo que se deberá hacer con constancia. Si hay que cambiar el comportamiento en torno a la alimentación, de nada sirve empezar las infinitas dietas los lunes.

Sí, es preciso tener voluntad, pero no basta con ella.
Sí, la voluntad personal puede ser endeble, por eso está bueno contar con la fuerza que proviene de la plegaria, también de la asistencia del profesional, la colaboración de los pares y de diversos “trucos” para evitar recaer en conductas perjudiciales que se están tratando de modificar.

Se procede a identificar las conductas perjudiciales, delinearlas, tenerlas bien esclarecidas para que no sigan operando desde las sombras.
Se evitará así el caer en trampas que uno se pone a sí mismo, quitando oportunidad al auto boicot.
Al reconocer las diferentes impotencias que nos someten, al evidenciar nuestras limitaciones así como las reacciones ante ellas, estaremos dándonos cuenta de la manera habitual que estamos relacionándonos. Ya no quedamos solamente en la conjetura, en la suposición, en sufrir el malestar sin control alguno.
Vamos conociendo más las acciones y las reacciones, lo que está sucediendo en nuestro interior para movernos a actuar de la forma en que lo hacemos.
Podremos ver al EGO operando, supuestamente para resolver las impotencias, pero en verdad nos daremos cuenta que estamos siendo envueltos más y más en sus telarañas.

De acuerdo a las herramientas naturales y primitivas del EGO, veremos si:

  • nos desconectamos de la realidad que nos molesta. Sea evitando, huyendo, escapando, engañando a otros o a nosotros mismos para minimizar el contacto con lo que nos perturba.
  • O si la reacción gira en torno a dar lástima, abandonarnos a nuestro destino, la tristeza, la queja, el no combatir ni tampoco escapar, sino quedarnos a sufrir sin accionar.
  • O si estaremos reaccionando con violencia, pataleando, golpeando, rompiendo cosas, amenazando con destruir.
  • O si entraremos en agresiones verbales, en insultos, maldiciones, gritos, presiones desde el discurso que no llegan a la violencia física.

En los cuatro modos básicos opera el EGO reaccionando a la impotencia. Porque la persona siente que está incapacitada de responder efectivamente, no hay uso de la razón ni elaboración mental. Sino un ahogo en imaginaciones negativas, un sometimiento al Sistema de Creencias, una inmersión en emociones perturbadoras que disparan las reacciones del EGO.

Ante los patrones habituales de conducta identificados la persona deberá construir un sistema renovado de pensamientos, que vaya suplantado al de creencias. Sus hábitos perjudiciales no deberán seguir en las sombras, sino alumbrados y procesados para quitarles energía y derivarla a la construcción de nuevos hábitos que conforman pensamientos, palabras y actos de construcción de SHALOM, es decir de bondad y justicia.

Nuevamente repito, es un trabajo profundo y pesado que queda a cargo de la persona que se supone es la beneficiaria. Sin el compromiso y la responsabilidad, sin el dar los pasitos necesarios, sin asumir que uno tiene que hacer el sacrificio de desprenderse de relaciones y conductas: difícilmente se permute a una realidad de placer y bienestar.

Estarás en posesión de la magia real y la disfrutarás.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: