Resp. 3594 – ¿Matrimonio mixto?

Shalom Estimado Rabino Darjey Noam:
Con el debido respeto me dirijo a Ud a fin de despejar mis dudas sobre una situacion que debo llevar a cabo y la misma es la siguiente.
Eh conocido desde hace mas de 10 años a una mujer hebrea con la cual fuimos amigos muchos tiempo y de la cual estoy enamorado, al igual que ella de mi, la misma es madre de un niño de 3 años en forma soltera dado que su pareja la abandono a su suerte siendo el mismo de nacionalidad alemana.
Yo soy catolico, y claro esta desde mi ignorancia, no veo impedimento alguno para poder pedir su mano a su Señores Padres,
como asi saber cuales serian las formas, costumbres y demas para no ofender vuestra cultura y religion, y si existe algun impedimento para realizarlo
desde ya muchas gracias y mis mas`profundos respetos.
Juan Carlos Fernandez Liolo

Shalom,
«¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!» (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Ante todo, no soy rabino y jamás aparenté serlo.
Segundo, «Darjey Noam» era el nombre de mi primer site en Internet, que luego renombré como «Serjudio.com».

Ahora, pasemos al centro de su interrogante muy respetuosa y justa.

Como ya hemos explicado en numerosas ocasiones, el Padre celestial ha vedado, ha prohibido, el matrimonio de hijos de la nación judía con personas de otras identidades espirituales.
Es decir, dentro del marco legal que Dios nos ha inculcado a perpetuidad no es legítimo el matrimonio entre una persona judía y una persona gentil.

Quizás llevados por sus emociones, y/o sumidos en la ignorancia de las cosas celestiales, y/o sumergidos en un medio social ajeno a la Torá, y/o basados en sus propios razonamientos lleguen a la conclusión de que no hay nada ilícito en tal unión.
Le confieso que basados en los cuatro puntos anteriores, es acertada la conclusión, pues todos somos hijos del Padre celestial, todos descendientes de Adam y Eva, todos seres humanos. Por tanto, porque negarse a disfrutar del «amor» con otro congénere, del cual solo nos separa una identidad espiritual diferente.

PERO, pero, pero… todo lo anterior DEBE estar supeditado a lo que Dios ha dictaminado.
Si la pasión dice sí, pero Dios dijo no… ¡es no!
Si la ignorancia dice sí, pero Dios dijo no… ¡es no!
Si la sociedad dice sí, pero Dios dijo no… ¡es no!
Si el propio intelecto dice sí, pero Dios dijo no… ¡es no!

Y en el caso de los matrimonios mixtos, Dios declaró que NO.
Él desea que las familias judías estén formadas por cónyuges judíos, para consolidar una dulce familia judía, dentro del marco, valores, ideales, rituales, etc. propios del judaísmo.
Y Él desea que las familias gentiles estén conformadas por esposos gentiles, plenos de valor y bendición, que siguen el camino espiritual que Él les ha marcado, que es diferente al del judaísmo.

Así pues, apreciado Juan Carlos, usted que parece ser por su misiva una persona bondadosa, amable, respetuosa, debe supeditar su ánimo y voluntad a la Divina Voluntad.
Por tanto, el consejo es que busque su «media naranja» en aquella persona gentil que desde Arriba le han indicado como la correcta. Que no es esta joven señora que a usted interesa.

Espero que tome mi consejo, para que todos puedan llevar una vida de plenitud en Este Mundo y en el mundo Venidero.

Mis mejores deseos para usted.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio,
léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: