Resp. 5986-TESHUVÁ de vida

Deseo peguntar sobre el pasaje de Bereishis 3:22 Continua el tema del arbol de la vida. Parece que Adam es unico en poder obtener la inmortalidad a pesar de que comio del arbol del bien y del mal. Entiendo que por eso Hashem manda a protéger el arbol de vida . Favor de ampliar un poco sobre el primer ser humano y su capacidad de alcanzar la inmortalidad. Shalom Ubrajot !!!!!!!
Eduardo T.

Buenas tardes, gracias por su consulta.

Los temas de los primeros capítulos de la Torá NO SON para ser estudiados en público, ni para abundar en sus comentarios.
Están reservados para ser tratados entre maestros con altos conocimientos y apego a los mandamientos.
Por lo cual, seré breve pero espero que lo suficientemente claro. Y, especialmente, que la respuesta inspire al lector a llevar una vida de mayor sentido espiritual, abundando en los mandamientos que a cada uno corresponde de acuerdo a su propia identidad espiritual (los Siete para los gentiles, los que son adecuados para cada judío de los 613 de la Torá).

El versículo que usted cita se está refiriendo a que Adam debía salir del huerto edénico para eventualmente encontrar la muerte, así entonces podría retornar a una vida de plenitud espiritual.
Si Adam se aferraba a la vida en el huerto del Edén, sin realizar su transito en este mundo, entonces su nivel de gozo en la eternidad sería menor al que hubiera podido obtener.
Es que, había comido del árbol del conocimiento del bien y del mal, lo cual es un pecado y por tanto conlleva un bloqueo a la LUZ del espíritu.
Ni bien Dios le dio la oportunidad para que se arrepintiera, él no lo hizo, por el contrario acusó a Dios y a la mujer de su error.

Por esto, la LUZ de la NESHAMÁ (espíritu) de Adam estaba siendo bloqueada por sus acciones; como ocurre con nosotros cada vez que nos aparatamos de la senda espiritual que nos corresponde.
Lo que significa que estaba oscureciendo su existencia, disminuyendo su placer eterno, negándose a disfrutar del bienestar que había preparado Dios para él.

Pero, si él vivía en este mundo, el espíritu se sumaba a las otras cuatro dimensiones del hombre y hacía TESHUVÁ (arrepentimiento sincero y completo), además se dedicaba a cumplir con los mandamientos que Dios le ordenó, entonces, cuando llegará el momento de la muerte para su cuerpo, seguramente disfrutaría a plenitud de la inmortalidad.

Porque, el humano es inmortal, eterno, porque la NESHAMÁ lo es.
Así pues, no precisamos nada especial para adquirir la vida eterna. Por ser NESHAMÁ, ya estamos destinados a pasar en la eternidad, arropados por la Shejiná (Divina Presencia).

Eso sí, las experiencias en esta vida determinan en gran medida los deleites que se obtendrán como cosecha en el Más Allá. Si vivimos en armonía con los mandamientos que Él nos ha ordenado a cada uno, entonces la siembra es rica y abundante, para ser disfrutada con placer y sin vergüenza en la eternidad.
Si vamos llenándonos de manchas que obstaculizan el pasaje de la LUZ, entonces estamos apocando nuestra satisfacción eterna. Por ello es tan urgente e importante conocer acerca de la TESHUVÁ y no escatimar en realizarla plenamente.
Con la TESHUVÁ es que estamos degustando el árbol de la vida. Podemos paladear de él cada día, a cada instante, no precisamos invitaciones ni eventos especiales para realizarlo.

Hasta aquí.
Por obligación he sido breve, pero invito a buscar los varios textos que ya tenemos publicados al respecto.

Que pase un bello día.
Shalom y bendición.

<

p align=»left»>        Enviar una pregunta        Ver otras preguntas

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: