Abraham, el gentil ilustrado, piadoso y profético

Al minuto de publicar este texto: http://serjudio.com/personas/etica/el-piadoso-y-el-ilustrado-entre-los-gentiles un atento lector preguntó dónde estaría incluido Abraham (patriarca de los judíos).
Muy interesante cuestionamiento, al que ahora respondo brevemente.

De acuerdo al relato guardado en la Tradición, el joven Abraham encontró irracional y nociva la creencia en ídolos, además de haber llegado a la conclusión de que ninguno de esas entidades poderosas a las que el resto adoraban era efectivamente dioses. Por sus propios medios intelectuales alcanzó a vislumbrar que detrás y por encima del circo de dioses y seres mágicas se encontraba una única deidad, sumamente poderosa y misteriosa.
Fue a ese deidad a la que dedicó su existencia.
Por medio de sus análisis y observación también logró llevar una vida Ética, acorde con los mandamientos para las naciones, porque recordemos que él era gentil aunque es el primer padre de los judíos.
Por lo cual, él fue un ilustrado de las naciones, alguien que encontró el camino a la NESHAMÁ sin intermediación de maestros.

Pero, luego también recibió instrucción en el Código Noájico, puesto que su antepasado Noaj seguía vivo y le educó al respecto.
Además, Shem (el hijo de Noaj) también lo tuvo entre sus discípulos en su academia de noajismo.
Parte de ese encuentro educativo lo tenemos registrado incluso en la Torá Escrita, porque es el famoso Melkitzedek, título que recibió Shem al ser gobernante de la ciudad que en el futuro sería Ierushalaim.
Como vemos, consiguió verificar su descubrimiento reflexivo personal.
Si bien ya era un erudito entre las naciones, ahora también podría ser considerado como un piadoso, puesto que el maestro idóneo (no había judíos que lo fueran en aquel entonces) le ayudó en su aprendizaje de los valores noájicos.

Sin embargo, no se quedó allí el sendero de perfeccionamiento espiritual de la semilla judaica, puesto que a los 75 años recibió mensaje profético del Creador.
Por lo cual, ya no quedaba en especulaciones personales –acertadas y bien atinadas-, ni en obediencia a la tradición –en su caso, de primera mano-, sino que ahora se sumaba un escalón más, el de la revelación personal divina.

El gentil actual puede ser un ilustrado entre las naciones, porque piensa y actúa desde la Ética/espíritu sin que le enseñaran al respecto.
O puede ser un piadoso entre las naciones, porque le informaron y condujeron al conocimiento del Código Noájico.
Pero ya no hay el gentil profético, puesto que la profecía para las naciones cesó hace unos 3300 años, en tanto que para los judíos hace unos 2400.

Sin embargo, en la vivencia de la Era Mesiánica retornará la profecía, la verdadera y no la paparrucha comercial o enloquecida actual.
Por tanto, no dependeremos de tradiciones ni de penetrar exclusivamente con el poder de la mente, sino que nuestra mente tendrá acceso a la información directamente de fuentes celestiales.

Mientras tanto, a seguir enseñando noajismo, difundirlo, explicarlo, comentarlo, compartirlo, vivirlo, para que nuestros hermanos de entre las naciones recuperen su identidad sagrada.
Es una de las tareas para los judíos, por ser proclamados como “luz para las naciones”.
Y la mejor manera, en realidad, es conocer lo de ellos pero especialmente conocer, respetar y cumplir lo nuestro, el judaísmo.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: