Cuidado con la boca

El cuidado de la boca, es imprescindible para toda persona que se quiera mantener en la senda de la corrección.
Por cuidado de la boca no entendamos la limpieza odontológica, que si bien es necesaria y fundamental, no es el tema que trataremos.
Sino la cautela con que debemos emplear la boca tanto para hablar como para lo que ingerimos.
Dediquemos unos minutos al cuidado de la palabra, puesto que sobre kashrut, la dieta idónea para el espíritu judío, ya hemos escrito anteriormente y sugerimos que se lea nuevamente.

Recordemos que el primer error cometido por la humanidad, fue el error de palabra.
Javá/Eva conversando con el serpiente añadió a las palabras del Eterno, en lo que respecta a la prohibición de probar del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal.
Ella no expresó acertadamente el precepto, con precisión, sino que insetó sus propias ideas, sus propios temores, en medio de las palabras del Eterno.
Esta intromisión del temor personal en la palabra del Eterno, provocó que el serpiente aprovechará la situación y la engañara, llevándola a cometer el pecado que tanto ella temía cometer desde el comienzo.
Por hablar de más, y por conversar con la "persona" equivocada, ella se llevó al pecado, a la rebeldía.
El mundo cambio por esa palabra extra, por ese miedo expresado confusamente, por ese temblor indeciso de la voz que expresaba sus inquietudes íntimas.

A partir de ese momento, la palabra continuamente acompañó los errores de las personas. Tanto en forma de excusa, en forma de engaño, en forma de apariencia, en forma de trampa.

Mira tú, como Adam y Javá tan pronto como comieron del fruto se escondieron, mintieron, dieron excusas, acusaron en falso, en fin, toda una sarta de inconveniencias que nosotros seguimos repitiendo.

Guarda tu lengua de hablar el mal, tus labios del engaño, y de esa manera alcanzarás una buena vida. Dijo el salmista.

Es una virtud difícil de alcanzar, pero a nuestro alcance. Esperamos poder ir publicando habitualmente enseñanzas y comentarios para perfeccionarnos en el cuidado de la palabra.

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
5 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
orah

yep,las palabras tienen tremenda influencia ,p/ bien y p/ mal. mucho mal se puede evitar guardando la lengua. aqui en NY ,y sorry por decirlo pero no se oye una oracion completa ,sin la palabra f–k,como 20 veces en c’ oracion ,como si fuera cool..los jovenes creen estar a la onda ,lo mas bajo q’ hablen ,lo mas in»creen estar…y no son solo los jovenes… yo lei un articulo (no me acuerdo de q’ rabbi)q’ decia q’ realm. uno pierde muchisimo del bien q’ podria venirle ,y se trae muchisimo dano ,usando este tipo de malas palabras…pero uno cree q’… Read more »

weitzmann2

interesante… personalmente he tenido que cuidarme mucho de ese dialogo interno que solemos tener a veces, quizás producido por el Ego y que luego manifestamos hacia el exterior y lo compartimos con otros… y de los discursos vanos que no llevan absolutamente a nada…

weitzmann2

creo que cuando uno habla debe preguntarse en qué beneficia o beneficia a la otra persona… para hablar cosas sin importancia que no aportan nada… mejor quedarse callado

weitzmann2

estamos de acuerdo… algo que aprendí por experiencia propia…

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: