Sin rencor

Hace unos días atrás les había hablado del valor fundamental de la gratitud, y por consiguiente, el tremendo escollo que supone la ingratitud para el desarrollo personal y colectivo.
Quiero mencionarlos brevemente hoy otro de las piedras de tropiezo en el camino del crecimiento y la plenitud: el rencor, con su contracara que es la capacidad de perdonar sinceramente y su complemento que es el arrepentimiento auténtico.

Es unos de los mandamientos el no guardar rencor en el corazón, ni vengarse.
Es sin dudas un excelente consejo de vida, que alcanzaría una importancia esencial en sí mismo, más allá de ser prescrito por el Eterno.
La persona que atesora los malos sentimientos, que los acumula como si fueran monedas de oro, que no los libera correctamente, se afecta a sí misma en primer lugar. Se llena de malestar, de pensamientos nefastos, de dificultades para relacionarse con el prójimo, de fatigosas tareas que no conducen a ningún beneficio.
La manera de erradicar el rencor del ser, es por medio del sincero perdón; es decir, de equilibrar las cosas, de liberar las cadenas, de fomentar el bien, de buscar el imperio de la justicia.
Y no existe perdón sin auténtico arrepentimiento, sin reconocimiento del error, sin la decisión de luchar en contra de los hábitos perjudiciales, sin la determinación de restituir el orden que se ha quebrado con las acciones negativas.
Si guardas rencor, si tu vida se ha petrificado por hechos reales o ilusorios del pasado, si no ves la luz pues tienes oculta tu visión por los humos del mal sentimiento, si no encuentras la clave para la felicidad por rumiar el estiércol agrio de la venganza; ¿no crees que estás desperdiciando los irremplazables instantes de tu valiosa vida?
Si el rencor es lo que te posee, tú no eres el amo de tu vida, sino que permites ser manipulado como marioneta en un tonto juego sin sentido, que siempre termina en soledad, desamparo, dolor, muerte.
Tenlo presente, y mientras aprendes a agradecer, aprende a perdonar sinceramente.
Es un consejo de amigo, de maestro.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. pablo fridman (21) ‍‍14/07/10 - 4 Av 5770 {Link}
    Shalom
    Estimado More Yehuda:
    Le doy las gracias era justo eltexto que necesitaba.
    Es que hasta hace unos dias estaba enojdo con alguien ayer me pude disculpar y le dige que de corazon la perdonaba y que le deseaba lo mejor.Aunque todavia me sentia dolido por lo que me hizo esa persona
    Leer este texto me ayudoa reflexionar.
    Gracias More
    Pd .: Tambien siento comos si H"  me guio a encontrar este texto sineot que mis oraciones fueron respondidas 
    1

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: