El consejo diario 376

Cuando alguien te cuenta o pregunta acerca de temas dolorosos, angustiantes, para los cuales no tienes respuesta ni solución, entonces, ¿qué puedes hacer?

Qué te parece sintonizar con los sentimientos del que te habla, admitirlos sin juicios adversos, aceptarlos, comprender su pesar pero declarar tu ignorancia tanto para responder como para resolver.
Tal vez, solo tal vez, además puedes ofrecer a que consulte con el que se supone sabe (médico, terapeuta, abogado, rabino, consejero, contador, etc.).
Tú no puedes ni debes decidir por el otro, pero puedes abrir tu corazón para oír y escuchar y acompañar al otro.
Eso es importante, más de lo que crees.

(Y, si crees tener respuesta o solución, cállate la boca por un rato. Escucha desde el corazón, deja que el otro exprese su sentir. Al rato podrás hacer algo más).

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: