Los campamentos y la marcha

La parashá comienza diciendo:

"Éstas son las marchas de los Hijos de Israel que salieron de la tierra de Egipto, según sus ejércitos, bajo la dirección de Moshé [Moisés] y Aarón."
(Bemidbar / Números 33:1)

Notemos que el nombre de la parashá "Masei", que es el primer vocablo diferencial que aparece en la misma, significa "marchas", "travesías", "jornadas", en resumen: movimiento, dinamismo, cambio.

Sin embargo, si leemos los versículos inmediatamente siguientes encontramos que se nos refiere acerca de los lugares en los cuales acamparon los israelitas en su viaje de 40 años, desde la esclavitud de Egipto hasta la independencia en la Tierra de Promisión1.

Es como si existiera un contrasentido, pues el acampar es detención, estatismo, mantener una posición, lo cual es contrario al dinamismo que implica la voz "masei".

Sabemos que nada en la Torá es contradictorio, ya que su divino Autor no tiene contradicciones ni equívocos, por lo tanto algún mensaje debe contener el hecho de que se nombra el cambio cuando se relata el estar quieto de los israelitas.
¿Cuál podría ser ese mensaje?

Intentemos una respuesta.
Sabemos que la finalidad, tanto de las marchas como de los campamentos, era la de alcanzar la Tierra de Israel. Así pues, cada vez que acampaban no era por una finalidad en sí misma, sino como parte de un proceso superior que los englobaba.
Acampaban y marchaban para llegar a Israel.
Es decir, el acampar era un eslabón de la gran marcha y no un acontecimiento valioso en sí mismo.

En el pensamiento tradicional judío, en general se reconoce que cada uno de estos campamentos refieren, además de a un hecho histórico sucedido en determinado momento, a un proceso de crecimiento espiritual de cada persona.
Cada peldaño de la travesía representa en sí misma una fase creciente de madurez y santidad, y por tanto reviste de valor particular.
Así y todo, para alcanzar el próximo nivel en la ascensión espiritual, la persona debe estar en movimiento incansable. Es decir, aquel que habiendo alcanzado un peldaño ya no se mantiene en marcha, sino que se estanca, o hace un movimiento de vaivén, en verdad no está quieto, sino que está en retroceso.

¿Cómo se puede mantener este movimiento incansable de crecimiento, para no anquilosarse y retroceder?
Pues, teniendo la valentía de dejar la seguridad que da el conocer el nivel al que se ha habituado para aventurarse a alcanzar el siguiente nivel, que es mayor en madurez y santidad2.
Se debe saber que cada vez que se deja esa seguridad uno está en riesgo de perder el camino, pues uno queda como a la intemperie.
PERO,
si se ha alcanzado adecuadamente el plano anterior,
y especialmente si tiene en mente delineada con claridad la meta final,
y se actúa con sincera decisión,
el camino es recorrido y la fase siguiente es alcanzada, más temprano o más tarde.

Tenemos el ejemplo de nuestro primer patriarca, de Avraham que recibió esta orden:

"Entonces el Eterno dijo a Avram:
Vete de tu tierra,
de tu parentela
y de la casa de tu padre,
a la tierra que te mostraré.
"
(Bereshit / Génesis 12:1)

Su próximo nivel no se encontraba en Jarán, donde el moraba, ni en la cultura que estaba absorbiendo, ni siquiera con sus valores adquiridos en el hogar. Su próximo nivel era ese lugar misterioso que el Eterno le mostraría… ¿se aventuraría Avraham a pasar este reto?
¿Sería capaz de dejar su mundo conocido, cómodo y organizado, para adentrarse en la contingencia de crecer a pesar de los riesgos?
Nuestro patriarca lo hizo, y venció las vicisitudes y es modelo para nosotros, los judíos que somos sus descendientes.
Si nos estancamos en la comodidad de lo conocido, y no mantenemos nuestro paso firme en el camino del crecimiento, estamos entonces en el camino del deterioro…

El más sabio de los mortales lo puso con sus palabras:

"Al prudente, el camino de vida le conduce arriba, para apartarse del Sheol abajo."
(Mishlei / Proverbios 15:24)

El que es prudente camina por la vida y crece, y de esa manera se aleja de la caída y el abandono.
En palabras de uno de los sabios modernos más reconocidos:

"Cada ser viviente, especialmente un ser humano que actúa de acuerdo a la Torá de Vida -la cual nos fue entregada por el Dios Viviente- no debe quedarse estático, sino que se espera que incremente constantemente sus fuerzas, llegando cada vez más alto. Debe tener siempre en cuenta que incluso si ya logró cosas buenas y santas, caridad y bondad, nunca deberá estar satisfecho con lo que alcanzó ayer, sin importar qué tan bueno y perfecto haya sido. Todo lo que se requiere es que se mantenga conectado con el Eterno, quien es la fuente de ‘toda fuerza que cumple valientemente’ y con eso tendrá la voluntad de cumplir la misión que el Eterno le ha dado para elevar al mundo entero junto con él."
(Traducción libre de una charla del Rebbe de Lubavitch).

Es así que el versículo enfatiza la voz "marchas", como para que recordemos que está en nosotros la necesidad de mantenernos en marcha, para no degradarnos y crecer más y más3.
Y si creemos que hemos arribado a la última escala, no olvidemos que recién cuando los israelitas marcharon a través de 42 etapas fue cuando estuvieron preparados y en condiciones como para empezar su asentamiento en la Tierra de Promisión… y allí otra marcha comenzó, una ardua que aún no ha encontrado su final…

¡Les deseo a usted y los suyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!
¡Qué sepamos construir shalom!

Moré Yehuda Ribco

Haga clic aquí para saber cómo colaborar con nosotros… GRACIAS!


Notas:

1- De hecho, los israelitas estuvieron acampando la mayor parte del tiempo de esos cuarenta años de permanencia en el desierto.

2- Es como el naufrago solitario que ya conoce las calamidades de su islote y se ha acostumbrado a sobrevivir allí, que debe tomar coraje para adentrarse en el misterioso y peligroso océano con tal de alcanzar un plano mejor, en la civilización. Quizás el encanto de estar seguro con su modesto pasar le mantenga aferrado a su estilo de vida, y por no arriesgarse a lo desconocido, nunca encuentre un estilo de vida más beneficioso.

3- Si se retrocede, se debe recordar que en ocasiones el retroceso es parte de un movimiento para impulsarse con más fuerza hacia adelante, tal como el movimiento del arco, que se tensiona hacia atrás para darle potencia a la flecha.

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

Cuestión de Perspectiva
La Gerencia de la fabrica de calzado envía a sus dos mejores representantes a puntos diferentes de Camerún para que investiguen el potencial de compra de aquel mercado.
Después de algunos días de sondeo, uno de los enviados envía manda el siguiente recado a la gerencia de la industria: "Cancelen el proyecto de exportación de zapatos para Camerún. Aquí nadie usa zapatos, es un mercado imposible para nosotros."
Sin saber de ese mensaje, algunos días después, el otro representante manda esta misiva: "Señores, tripliquen el proyecto de exportación de zapatos para Camerún. Aquí todavía nadie usa zapatos, tenemos el 100% de probabilidades de éxito."

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona este pensamiento con el comentario a la parashá que hemos brindado?

  • ¿Cuál es su perspectiva habitual respecto a usted mismo?

  • Arriba y abajo
    "…cada vez que la Torá menciona subir o bajar, está refiriéndose al plano espiritual, más allá de la dirección física en la que uno se esté moviendo…"
    (Zohar)

    • ¿Cuáles son los actos que permiten a la persona elevarse espiritualmente?

    • ¿Por qué es tan fácil descender?

  • El que no sube…
    "Entonces Moshé mandó llamar a Datán y a Abiram, hijos de Eliab, pero ellos respondieron: -¡No subiremos!"

    (Bemidbar / Números 16:12)

    • Por no querer subir, ¿a dónde descendieron?

    • ¿Ha sentido alguna vez el llamado de abandonar su peldaño espiritual para alcanzar uno mayor?

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: