Parashat Tazría: vistazo a la parashá

Ubicación:
Tazría
("Conciba") es la cuarta parashá del tercer tomo de la Torá, el sefer Vaikrá, conocido en español como "Levítico".

Temáticas:
Podemos señalar tres temas bien definidos dentro de esta parashá:

  1. Los procedimientos rituales que debe hacer una mujer judía luego de que trae hijos al mundo, en épocas en que el Beit HaMikdash está erigido y en funciones.
    La Torá explica que una mujer que ha parido entra en un estado de impureza, y que solamente se puede salir de ese estado a través de cumplir con determinado ceremonial descrito en la parashá.

  2. Se recuerda la ordenanza dada al patriarca Avraham, para que los varones judíos sean circuncidados a los ocho días de nacidos.

  3. La enfermedad física llamada Tzaraat, que tiene un origen en acciones pecaminosas, especialmente la habladuría perniciosa.
    A esta enfermedad muchas veces se la traduce como "lepra", pero realmente no lo era, pues no se manifestaba de igual manera, ni tenía iguales causas.

Para destacar:

  1. El Brit Milá.
    Avraham, el primero de los patriarcas judíos, NO era ni judío, ni israelita.
    En lo familiar, él era hebreo; pero en lo referente a las mitzvot él era un gentil justo, una persona que cumple fielmente con los Siete Mandamientos para las Naciones, que Dios diera a Noaj luego del Diluvio.
    A causa de la nobleza de sus actos, de la entrega completa a la causa de difundir la existencia del Uno y Único Dios, Éste le confirió a Avraham un galardón: ser el inicio de una simiente de sacerdotes y gente santa, de ser la raíz de la nación judía.
    Cuando Él escogió a Avraham, le pidió que sellarán una alianza eterna, y Avraham estuvo dispuesto a hacerlo. Y como señal de esa alianza perpetua, el Eterno ordenó que se circuncidara el prepucio de todo varón de su descendencia escogida, de todo judío.
    Cuatro siglos más tarde, cuando Dios confirmó a perpetuidad la alianza con los judíos, les reiteró aquella antigua ordenanza del Brit Milá.
    Reiteración que hallamos en nuestra parashá.

  2. "Pureza" e "impureza" son conceptos muy empleados por la Torá, y especialmente en la sección Vaikrá.
    Como suele ocurrir con conceptos profundos, el significado que habitualmente se les atribuye, no corresponde con la idea que el judaísmo tiene acerca de ellos.
    Por lo cual, prestemos atención al esclarecimiento dado por la Torá:

    "Porque Yo soy el Eterno vuestro Elokim, vosotros os santificaréis; y seréis santos, porque Yo soy santo. No contaminéis vuestras almas…"
    (Vaikrá / Levítico 11:44)

    En un breve resumen:
    Pureza es un estado en el cual el alma está positivamente energizada, lo que que permite a la persona aproximarse armoniosamente a la santidad, a las cosas del Eterno.
    Impureza, por otra parte, es cuando la persona está en un estado de falta de armonía, de opacidad de ciertas cualidades vitales, que la lleva a apartarse momentáneamente de lo que es santo, para que su alma no sufra por su cercanía(tal como el que es fumador empedernido suele sufrir cuando está expuesto a respirar aire limpio de humo).

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  1. Enumerar al menos tres situaciones que de acuerdo a la Torá provocan el estado temporal de impureza.

  2. El Talmud enseña:

    • "Un hombre debe ser siempre minucioso en el honor que rinde a su esposa, porque la bendición del hogar reposa solamente en virtud de su mujer"
      (TB Baba Metzia 59a)

    Explicar el sentido de esta afirmación y dar ejemplos a favor.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: