Un pensamiento previo al habla

Está expresado en nuestra parashá que:

"el sacerdote mandará traer para el que se purifica dos pájaros vivos y limpios"
(Vaikrá / Levítico 14:4)

Según Rashi, porque las aves de continuo gorjean, son las que deben ser tomadas en el proceso de purificación del que padece tzaraat.
Como es sabido, sobreviene la enfermedad al metzorá a causa de su conducta perjudicial en el área del habla, puesto que ha incurrido en lashón hará, o habladurías.
Por esto, algo que represente la cualidad negativa debe usarse como parte del proceso de rehabilitación del pecador compungido y dispuesto a modificar su conducta.

Así pues, ya que esta enfermedad de origen espiritual le sobreviene a la persona por el mal uso, o abuso, que hace de la facultad superior del habla, es que debe usar animales que tienen un don similar, para que de ese modo pueda reflexionar y comprender el terrible alcance de sus actos negativos.
Por divina gracia, el pecador no paga con su vida por su pecado,
sin embargo, unos seres inocentes sufren y muerte por él.
Este trágico desenlace debiera mover al pecador a un espíritu de reflexión, sincero arrepentimiento y ágil deseo por encaminarse por el camino del bien y la corrección.

A partir de comentarios preclaros del Rav Ierujem Levovitz. podemos reconocer que con esto la Torá nos brinda una clave para reconocer que subyace al hecho de que uno hable negativamente al respecto de otro.
Dos son las raíces del hablar lesivamente:

  • la escasa autoestima del que procede a abusar del habla, que solamente demuestra su corta altura emocional cuando así procede; y asociado con esto

  • el hecho de que la persona no ejerce el pensamiento realmente antes de hablar, sino que la función mental está al servicio de la racionalización, del dar excusas, para no afrontar su verdadera situación y hacer lo necesario para crecer.

Tal como un pájaro hace, a oídos humanos, ruidos sin contenido, tal acontece con la persona que expele por su boca sonidos que parecen palabras, pero en realidad son ruidos sin contenido. Son pretextos, palabras confusas, mentiras al solitario, ofensas para no prestar atención a lo que importa, llamados de atención por sentirse disminuido, y tantas cosas más… que no son palabras nacidas del pensamiento verdadero, ni tienen contenido ni sentido.

La persona debe pensar con claridad acerca de la finalidad de sus palabras antes de que estas pasen la barrera protectora de los labios hacia el mundo exterior.
Antes de hablar, usted debiera preguntarse: "¿Para qué voy a decir lo que diré? ¿Qué beneficio objetivo reportarán estas palabras? ¿Cuáles serán sus efectos?"

Una vez que la persona ha adquirido el hábito de preguntarse estas preguntas, el pensamiento surgirá naturalmente antes que el habla y de ese modo quedará preservada la persona y su entorno un poco más de agresiones.

De esta manera se entrena la persona para no recaer en habladurías acerca del prójimo o en emplear términos despectivos para referirse al otro o a sí mismo.

La meta última debiera ser ejercitarse en la Comunicación Auténtica, para que de esa manera el habla sea un canal de comprensión con el interlocutor, y una vía regia para el encuentro de uno mismo con su "yo esencial".

Si quiere aprender más acerca del control de la lengua, así como de la espléndida Comunicación Auténtica, le recomiendo que haga clic aquí.

¡Les deseo a usted y los suyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

Había una vez un vendedor ambulante que iba de pueblo en pueblo.
Él anunciaba en las calles y plazas a viva voz su mercancía: "¡Quién quiere comprar el elixir de la Vida! ¡Quién quiere comprar el elixir de la Vida!"
Rabí Ianai lo escuchó y quiso comprar un poco de su poción.
"Tu no necesitas de mi elixir ni aquellos que son como tú", replicó el buhonero.
Pero Rabí Ianai insistió, ¿cómo habría de perderse ese elixir?
Finalmente el vendedor sacó un Sefer Tehilim y le leyó al Rabí Ianai: "¿Quién quiere vida… como continúa el salmo?" preguntó el buhonero.
Rabí Ianai respondió "¡Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño!"
(Tehilim / Salmos 34:14)… He leído este verso toda mi vida y nunca me di cuenta de su significado hasta que tú, un pobre vendedor ambulante, me lo enseñó!… Gracias…"

(Basado en el Midrash)

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona el relato con el comentario a la parashá que hemos brindado?

  • ¿Qué demuestra de su autoestima aquel que denigra al prójimo, o lo violenta mediante palabras agresivas?

  • Libre de angustias
    "El que guarda su boca y su lengua guarda su alma de angustias."
    (Mishlei / Proverbios 21:23)

    • ¿Cómo el habla incorrectamente usada atrae angustias a la vida del hablador?

    • ¿Qué quiere esconder aquel que usa las palabras para ofender al prójimo?

  • Nueve Reglas De Shmirat HaLashon / Cuidado del Habla

    El lashón hará es el discurso que hace daño, la invención de observaciones perjudiciales o despectivas que pudieran causar un daño físico, psicológico, moral o financiero a una tercera persona.
    Es lashón hará es cuando una persona se involucra hablando o escuchando habladurías.
    Aquí están nueve reglas a recordar:
    1. Es lashón hará es dar una imagen despectiva de alguien incluso si esa imagen es verdad y merecida; es calumnia o difamación
    (motzi shem ra) cuando la imagen dada es falsa.
    2. Es lashón hará dar información sobre una tercera persona que puede causarle daño físico, moral, psicológico o financiero.
    3. Es lashón hará hablar para desconcertar a la gente, incluso en broma, o para decir cosas embarazosas los que no están presentes.
    4. El lashón hará no se limita a la comunicación verbal; la palabra escrita, el lenguaje del cuerpo, la insinuación, y modos similares pueden también ser canales que hacen daño.
    5. Es lashón hará hablar contra una comunidad judía, una raza, un grupo étnico, un género, o una edad generalizando y en su totalidad.
    6. No se permite el lashón hará incluso entre los esposos, con amigos, allegados o parientes.
    7. No repita el lashón hará incluso cuando es conocimiento común.
    8. Evite el rejilut
    (chisme). No relate cosas negativas de la gente que otros pueden decir sobre ellas, porque esto puede causar conflicto innecesario.
    9. No escuche el lashón hará o el rejilut. Dé a cada uno la ventaja de la duda.
    Advertencia: No es lashón hará advertir a una persona sobre peligros potenciales, sean estos espirituales, morales, personales o económicos.
    Tenga cuidado de decir solamente lo que usted sabe efectivamente que es verdad; no exagere; no pase el rumor estando exaltado; que esté claro que su intento es ayudar al otro y no a causar daños a inocentes.

    • ¿Comete usted lashón hará?

    • ¿Cómo se puede evitarlo?

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: