Parashat Vaieji 5764

Para todos y cada uno

(Esta semana corresponde leer la parashá llamada Vaieji ("Y vivió") que es la duodécima y última del primer tomo de la Torá, el sefer Bereshit , conocido en español como "Génesis").

El padre Iaacov sabe que está a punto de partir, así que desea poner en orden las cosas de su casa.
Con inspirada bendición anuncia a cada uno de sus vástagos alguna de las cosas que el futuro les traerá a ellos y sus descendientes.
Esas iluminadas palabras surgían de la inspiración divina (ruaj hakodesh), que había acompañado las horas dichosas del patriarca, y que ahora, a punto de morir, no lo había abandonado aún.
Con gran virtuosismo, el patriarca hacía que saliera de su boca la bendición más apropiada para el hijo al cual estaba destinada, tal como testimonia la Torá:

"a cada uno lo bendijo con su respectiva bendición"
(Bereshit / Génesis 49:28)

A cada uno con su respectiva bendición.
Aunque lo que dijera a Reubén, Shimeón y Leví parecieran maldiciones, realmente eran bendiciones.
Aunque el destinatario (o nosotros), no comprendiese cabalmente el mensaje profundo de sus palabras, realmente eran bendiciones.
Aunque el hijo quizás no compartiera lo que se le estaba indicando, realmente eran bendiciones.
Aunque un hijo quisiera la bendición de su hermano y no la que le correspondía, realmente eran bendiciones.

Y a pesar de las divergencias entre ellos,
de las bendiciones diferentes,
de las cualidades alternas,
de las opiniones encontradas,
de los sentimientos contrapuestos,
de los senderos diferentes,
de los potenciales heterogéneos,
de las conductas dispares,
los verdaderos Hijos de Israel atienden al llamado antiguo:

"Reuníos y escuchad, hijos de Iaacov [Jacob]; escuchad a vuestro padre Israel"
(Bereshit / Génesis 49:2)

Ya que la verdadera bendición para TODO el pueblo de Israel está cuando se armonizan las diferentes bendiciones, y se construye en la reunión de los que escuchan las fieles enseñanzas de Israel.

¿Cuál es la moraleja para nosotros?

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco


Notas:

Otras interpretaciones de este pasaje de la Torá, y más estudios los hallan HACIENDO CLIC AQUÍ y AQUÍ.

Relato

Un airado hombre se presenta ante el gran rabino con la siguiente demanda: "Deseo divorciarme de mi esposa, porque no me da el pastel que tanto me gusta."
"¿Cómo es eso?"- pregunta el rabino.
Y el hombre dice: "Sí, trabajo toda la semana como un burro para llegar a la noche de Shabbat y gozar. Uno de mis más grandes placeres es comer del pastel que tanto deseo… ¡pero no! Ella después del Kiddush me sirve pescado con zanahorias. Y luego carne suculenta con papas y cebollas. Y nunca falta el inmenso plato de sopa de pollo. Al final, cuando llega el momento de disfrutar del pastel de Shabbat, ya estoy repleto de comida y apenas si pruebo un poco, sin ganas y cansado. Le he dicho mil y una vez que me sirva el pastel inmediatamente después del Kiddush, ¡pero no hay caso! Así que, quiero el divorcio rabino."
El erudito se mece un poco su barba y responde: "Hagamos algo menos dramático. Dile a tu esposa que hornee dos pasteles, uno para que lo sirva como a ella le agrada al final de la comida. Pero el otro, es para que tú puedas degustarlo tras de recitar el Kiddush. Así ambos estarán contentos y en paz".
El hombre aceptó la mediación del rabino, así como también su esposa.
A partir de ese día el rabino pidió que su hogar también se hornearan dos pasteles, para servirse uno al comienzo de la cena y el otro al final. Y llamó al primer pastel, "Pastel de la paz hogareña".

(Basado en un relato de "Cuentos jasídicos" de Martin Buber)

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se puede relacionar este relato con el comentario que brindamos de la parashá?

  • El hombre del relato estaba siendo ciego a una inmensa bendición, que la acción propuesta por el rabino le ayudó a reconocer. ¿Cuál era esa bendición?
    Profundice en la respuesta que brinde.

  • El inspirado salmista cantó: "Aunque el Eterno es sublime, mira al humilde; pero al altivo lo reconoce de lejos." (Tehilim / Salmos 138:6).
    ¿Cuál es la enseñanza encerrada en esta frase para mejorar nuestra conducta cotidiana?
    ¿Por qué el Eterno prefiere la cercanía del de espíritu contrito?

  • El salmista enseña que: "¡He aquí, cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía!" (Tehilim / Salmos 133:1).
    ¿Como debemos entender esta frase para que no entre en contradicción con el versículo que dice: "Caín habló con su hermano Abel. Y sucedió que estando juntos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató." (Bereshit/Génesis 4:8)?
    ¿Cuándo están juntos los hermanos en realidad?

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: