Sefer Nejemiá

 

El libro de Nejemiá (aunque en verdad es  parte de un solo libro, Ezrá-Nejemiá, ver Sanhedrin 93b) es uno de los 24 libros del Tanaj. Trata en su mayoría sobre la repoblación y ocupación de Eretz Israel en los principios del segundo Bet Hamikdash, aproximadamente siglo 6 A.C. El libro fue escrito por Nejemiá mismo, y en su mayoría narrado en primera persona.

Nejemiá ben Jajaliá era una de las celebridades de su generación, exiliado de Ierushalaim. Vivía en Shushán (Persia), y era el encargado de las bebidas del Rey. Y fue que en una ocasión llegaron a la ciudad judíos, y al encontrarse con ellos les pregunta acerca de la situación de la santa ciudad de Ierushalaim, y ellos les narran las duras circunstancias en la que viven los judíos allí, y como la ciudad y sus murallas estaban destruidas. Cuando escucho Nejemiá estas palabras sufrió mucho, y se sentó en llanto, ayuno y suplicas al Todopoderoso durante días, y rogó al Eterno encontrar gracia a los ojos del rey para que le permita ir a reconstruir Ierushalaim. (ver capítulo 1)

Pasados unos meses en una ocasión Nejemiá se acercó cotidianamente a servirle el vino al rey, pero en su interior fluían pensamientos, preocupaciones y dolor por la situación de la santa ciudad de Ierushalaim, y esto se veía reflejado en su rostro. Al ver esto el rey le preguntó por qué estaba así si no estaba enfermo, ¿quizás es muy duro el trabajo que debes hacer? Nejemiá se asustó mucho de la pregunta del rey (ya que como se entiende es un poco ofensivo trabajar delante del rey mostrando un rostro ofuscado) y le contestó: “¿cómo no estar triste si la ciudad de mis padres y antepasados yace destruida y desolada? El rey le contestó: “que es lo que quieres? Pídeme y te lo daré! Aprovechando la oportunidad Nejemiá le pidió que le fuese otorgado el permiso de viajar y reconstruir las murallas y levantar nuevamente Ierushalaim. Hashem hizo que Nejemiá encontrara gracia a los ojos del rey, pero él le impuso una condición: que una vez terminada la construcción volviese. Le dio cartas con sellos reales para donde fuese que se dirigiese le fuese otorgado y escuchado su pedido. (capítulo 2)

Con la llegada de Nejemiá a Ierushalaim y los “nuevos planes” que se venían los enemigos de Israel pusieron mucha atención a los movimientos de Nejemiá y su gente para poder  frustrar los planes de la reconstrucción. Nejemiá con gran perspicacia y astucia comprendió la situación, por lo que inmediatamente a su llegada quedo 3 días sin hacerse ver, dejar que todo se calme, y solo luego de eso salió por la noche en silencio con unos pocos hombres a investigar y ver cual es el estado de la muralla y de acuerdo a eso como actuar. Con el comienzo de la construcción los enemigos y opositores hicieron burlas y ridiculizaban a Nejemiá y sus planes. Incluso llegaron a acusarlo de querer levantarse y revelarse al rey. Nejemiá no hizo caso a sus humillaciones ni dio oído a las mentiras. (capitulo 2).

Los pocos judíos que vivian en Ierushalaim se entusiasmaron con los proyectos de Nejemiá, y tanto jóvenes como ancianos se dispusieron poniendo manos a la obra.  Nejemiá era el encargado de dirigir, dividir las tareas según la mano de obra y demás asuntos. Gracias a la ayuda de Dios, la construcción comenzó a ir viento en popa en forma ágil y dinámica. A los opositores y enemigos no les hizo gracia el éxito del asunto, por lo que se comenzaron a conspirar planes para disponerse a pelear. Nejemiá no se durmió en los laureles, y también él de acuerdo a sus posibilidades dispuso un grupo de guardia y protección. La construcción siguió adelante con gran éxito, si bien trabajaban con una mano y luchaban con la otra, se comenzaba con el amanecer hasta el anochecer, diligentemente todos hacían su parte y con la ayuda del cielo se avanzaba paso a paso, (capítulo 4).

Cuando estos opositores vieron el rápido y constante avance del asunto, y viendo que sus planes para frustrar la construcción no tenían éxito, buscaron otro camino. Enviaron una carta en son de paz a Nejemiá para encontrarse con él y hacer un pacto de paz, obviamente con planes de asesinarlo. Nejemiá vio cual era la verdadera finalidad y se negó. Viendo la negativa insistieron una y otra vez, pero siempre la misma contestación. Viendo esto enviaron un falso profeta llamado Shemaiá ben Delaiá para convencerlo que tenía la “palabra divina” y llevarlo hasta cierto lugar y asesinarlo. Nejemiá con sabiduría distinguió la falsedad del asunto y se negó. Gracias a la ayuda de Dios ninguno de los planes pudieron frustrar a Nejemiá y su gente, y en sólo 52 días se concluyó la construcción de la muralla que rodea la ciudad de Ierushalaim, esto ocurrió el 25 de Elul.

Nejemiá como dirigente y conductor actuó siempre con gran audacia y prestancia, siempre buscando el bien del pueblo. Cuando de dentro del pueblo quisieron renovar e instaurar preceptos cambiando Dios no lo permita nuestra santa Torá, profanando públicamente el Shabat, matrimonios mixtos y demás se paró con gran decisión y fuerza a luchar en contra de corrientes contrarias al espíritu puro del judaísmo. También en un episodio en el cual parte del pueblo contrajo grandes deudas y los cobradores tomaban en parte de pago a los hijos e hijas como esclavos, también intervino con gran ímpetu. (ver capitulo 13) se forjó de coraje y vigor tanto para reprochar a personas simples como al mismísimo Cohen Gadol.

Condujo el pueblo con gran determinación y espíritu junto con Ezrá, haciendo entre los dos muy buena pareja de dirigentes. Sacando adelante a la nación con energía y pureza. Luego de haber construido las murallas, traer gente para asentar y poblar, y demás empresas que tomó a sus hombros, lo que duró unos largos 12 años volvió a Shushán, al palacio real retomando su puesto de encargado de las bebidas, dejando el liderazgo en manos de Ezrá.

Nejemiá acostumbraba a decir luego de cada buena obra que hacia “Que me sea recordado por el Eterno para bien”. Nuestros sabios (Tratado de Sanhederín 93b) no vieron esto con buenos ojos, y dijeron que por este motivo no le fue otorgado el libro únicamente a él, sino que se llama “Ezrá-Nejemiá”, por cuanto que se atribuia méritos a él mismo. Y hay quien dice que fue por haber criticado y hablado de forma despectiva de otros.

Nejemiá es conocido también como “Hartashata” por cuanto que le fue permitido beber del vino que servía al rey (Ierushalmi, Kidushin 4:5). Y también se lo conoce con el nombre de Zerubabel (Sanhedrin 38a).

 

¿Qué se puede aprender del libro de Nejemiá?

1) Es apropiado y correcto preocuparse y poner atención acerca de la situación de los cercanos, familia, amigos y alrededores para saber en que se puede ayudar y colaborar en caso que sea necesario. Tal como Nejemiá hizo al preocuparse por Ierushalaim.

2) en caso que la persona deba llevar a cabo cierta empresa, tratar de hacerlo con la máxima efectividad y energía. Prevenir, y organizar de antemano los detalles tal como actuó Nejemiá mismo.

3) se puede aprender también que quién desea pedirle cierto asunto al Eterno actuar con entendimiento y diligencia justamente en algún asunto de aquella índole que él está pidiendo, tal como procedieron los hijos de Iehudá y Biniamín (5 : 9-13)

4)Podemos tomar como lección para quien quiere ser un buen dirigente del pueblo hacerlo de forma tal como lo hizo Nejemiá, quien estuvo “mezclado” entre la gente, comían en su mesa, los participaba, él mismo se arremangaba y ponía manos a la obra. No se aislaba en su palacio con sus “jasidim”.

Tomado de “Toalot HaRalbag”.

El Ralbag : Rabí Levi Ben Guershóm vivió entre los años1288-1344 en el sur de Francia. Fue un gran sabio, experto en matemáticas, astronomía y filosofía, temas sobre los cuales publicó incluso varios libros, como por ejemplo “Maasé Josheb”. También un médico renombrado. Fue uno de los más grandes exégetas al Tanaj, también autor del libro “MIljamot Hashem” sobre filosofía judía entre otros. Entre una sus obras podemos encontrar junto a su explicación al Tanaj, un pequeño compendio llamado “Toalot Haralbag” donde explica todas las lecciones y enseñanzas que podemos aprender acerca de cada libro y libro del Tanaj.

 

 

Resumen detallado del libro:

 

Resumen de Sefer Nejemiá

 

Capítulo 1:

1-3: Nejemiá escucha la situación de los judíos en Ierushalaim/Jerusalén.

4-11: el gran sufrimiento de Nejemiá y su Tefilá al Creador

Capítulo 2:

1-6: pedido de Nejemiá al rey que lo dejé dirigirse a Ierushalaim y poder construir nuevamente la ciudad.

7-9: Nejemiá le pide ayuda al rey, y es respondido.

10-15: Nejemiá llega a Ierushalaim, y visita en secreto sus murallas.

16-18: les hace saber a los magistrados de la ciudad su decisión de reconstruir las murallas de Ierushalaim.

19-20: la burla de los enemigos de Israel, y la contestación de Nejemiá hacia ellos.

Capítulo 3:

1-32: nombres de los colaboradores, y los que ayudaron a construir las murallas.

33-35: la burla de los enemigos de Israel a los constructores de la muralla.

36-37: Nejemiá pide a Hakadosh baruj Hu y reza con respecto a los enemigos de Israel.

38: Nejemiá continúa con la construcción.

Capítulo 4:

1-2: los enemigos de Israel conspiran para atacar Ierushalaim.

3-4: Nejemiá organiza y establece una guardia de protección en contra de los enemigos.

5-6: los enemigos tratan de tomar por sorpresa a los constructores de la muralla.

7-9: Nejemiá se prepara para el ataque sorpresa y arruina su conspiración.

10-17: la construcción continúa en progreso, pero con defensa constante debido a los ataques.

Capitulo 5:

1-5: el pueblo clama debido a los cobradores de deudas, quienes tomaban a sus hijos como esclavos en forma de pago. (Debido a la pobreza contrajeron grandes deudas y alguien las debía pagar)

6-11: Nejemiá les pide a los cobradores anular las deudas.

12-13: los cobradores consienten con el pedido.

14-16: Nejemiá aliviana el yugo de los impuestos de sobre el pueblo.

17-18: banquetes de Nejemiá y sus invitados.

19: Pedido de Nejemiá a Hakadosh Baruj Hu que le recuerde todos sus actos y obras para bien.

Capítulo 6:

1-4: Sanbalet y sus aliados intentan hacer salir a Nejemiá de Ierushalaim.

5-7: misiva de Sanbalet a Nejemiá

8-9: respuesta de Nejemiá a Sanbalet

10-13: son contratados por Sanbalet profetas falsos para interferir y perjudicar a Nejemiá.

14: Pedido de Nejemiá a Dios recordar sus obras y los actos de Sanbalet y los demás enemigos de Israel.

15-16: finalización de la construcción de la muralla, y la reacción de los enemigos.

17-19: intentos de los aliados de los enemigos (de dentro de Iehudá) para atemorizar a Nejemiá.

Capítulo 7:

1-3: Nejemiá encarga el cuidado de la muralla en manos de Jananí, y Jananiá.

4-5: Ideas de Nejemiá para engrandecer y cimentar el poblado en Ierushalaim.

6-66: Lista de los que llegaron a Israel con Zerubabel.

67-69: Lista de esclavos y ganado de los que llegaron.

70-73: lista de los colaboradores del pueblo en la construcción de la muralla.

Capítulo 8:

1-6: Lectura de la Torá a los oídos del pueblo en el día de Rosh Hashaná.

7-8: Explicación de la lectura y las mitzvot encomendadas a Am Israel.

9-12: sentimiento de culpa por parte del pueblo (por no haber cuidado los preceptos) y orden de los dirigentes de recordar la mitzvá de Simjá (alegría) en el Jag (festividad)

13-15: llamado al pueblo para cumplir la festividad de Sucot.

16-18: cumplimiento de la festividad de Sucot con gran alegría.

Capítulo 9:

1-5: se realiza una especie de congreso del pueblo para volver en Teshubá, y confesión de los errores, y para despertar los corazones se habla de los siguientes temas.

6-8: relación entre el Creador y Habraham Abinu, y el pacto pactado entre ellos.

9-11: salida de Israel de Egipto con grandes milagros.

12-21: conducción de Hakadosh Baruj Hu a Am Israel en el desierto.

22-25: la asistencia de Hashem a Am Israel en la conquista de Eretz Israel.

26-31: “comportamiento” de Dios de acuerdo al cumplimiento e incumplimiento de los preceptos.

32-35: se habla sobre los castigos que le llegan a Am Israel debido al incumplimiento de la Torá.

36-37: la situación del pueblo, y el pedido al Todopoderoso de ayudarlos a salvarse del mal.

Capítulo 10:

1: se realiza un compromiso por parte del pueblo de cumplir los preceptos.

2-28: nombres de los firmantes en el compromiso.

29-30: obligación del cumplimiento de los preceptos.

31-32: se habla de la relación entre las naciones y el cumplimiento del sagrado día de Shabat.
33-35: obligación de ocuparse de los asuntos relacionados con el Bet-Hamikdash.

36-40: obligación de la entrega de las donaciones sacerdotales.

Capítulo 11:

1-2: preocupación por parte del pueblo de ampliar y desarrollar el asentamiento en Ierushalaim.

3-6: asentamiento en toda la mediná y en Ierushalaim por parte de la tribu de Iehudá.

7-9: asentamiento de la tribu de Biniamín.

10-14: asentamiento de los cohanim.

15-19: asentamiento de los leviim.

20-21: asentamiento del resto de Israel y los netinim (grupo de conversos en los tiempos de Ieoshua)

22-24: los encargos de los leviim.

25-30: nombres de los poblados de Iehudá fuera de Ierushalaim.

31-36: nombres de los poblados de la tribu de Biniamín.

Capítulo 12:

1-9: nombres de los cohanim, y leviim que subieron con Zerubabel.

10-11: linaje de los Cohanim Guedolim.

12-21: nombres de las casas principales de los cohanim.

22-23: los leviim de los tiempos de los cohanim Guedolim.

24: las guardias de los leviim basados desde tiempos de David Hamelej.

25-26: nombres de los encargados de los portones.

27-30: reunión  de los leviim por la inauguración de la muralla.

31-34: procesión por el lado derecho de la muralla con coros y alabanzas a Dios por agradecimiento.

35-37: nombres de los cohanim y sus posiciones en la inauguración.

38-39: procesión por el lado izquierdo de la muralla con coros y alabanzas a Dios por agradecimiento.

40-43: sacrificios en el Bet Hamikdash en agradecimiento.

44-47: ordenamiento de los encargos con respecto a los donativos a los leviim y Cohanim.

Capítulo 13:

1-3: separación de matrimonios mezclados entre judíos y no-judíos

4-6: mal comportamiento de Eliashiv Hacohen.

7-9: Nejemiá hace sacar las pertenencias de Tobia.

10-13: Nejemiá hace volver a los leviim y se preocupa por sus sustentos.

14: pedido a Dios que recurde sus buenos actos.

15-16: comportamiento de del pueblo profanando el Shabat.

17-22: Nejemiá impide la profanación del Shabat

23-28: acciones de Nejemiá en contra de los matrimonios mezclados

29-30: pedido a Hashem de que sean recordados sus buenos actos.

 

2
Leave a Reply

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Netanel HansaniYehuda Ribco Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Yehuda Ribco
Admin

buenísimo. mucha s gracias.
Que aprendiste vos y que te llega más a tu corazón y acción de todo esto?
Que mas podes decir?

A %d blogueros les gusta esto: