Brexit de Itró

La semana pasada en la diáspora leímos la parashá Behaalotejá.
Allí encontramos que el pueblo judío estaba a tres días de camino de la Tierra Prometida.
El Eterno anuncia que están prontos para cumplir la añoranza y llegar a la heredad, a la tierra para ellos y así formar un reino de bendición, la nación unificada que traerá redención a la humanidad.
Junto a los israelitas se encontraba Itró, suegro de Moshé, hombre culto, inteligente, poderoso, influyente. Él venía de fuera, de Midián, pero se había acercado a los israelitas por amor a Dios y a su yerno Moshé.
Ahora, cuando el pueblo debía dirigirse a la Tierra él también hubiera debido acompañarlos para afincarse a su lado, sin embargo –y por el motivo que fuera- escoge regresar a su tierra, a Midián.
Los ofrecimientos de Moshé no le convencen, así que parte.
De inmediato la gente que había salida de Egipto siguiendo a los israelitas, el que es conocido como “pueblo de Moshé”, se perturban y se quejan. El Eterno sin tardanza manifiesta de manera enfática que esa no es la manera de comportarse, que las acciones conllevan reacciones, que las causas provocan consecuencias.
El mensaje es desatendido por esa gente que al rato empiezan a revolverse y lamentarse. Tanto es el malestar que generan, abundante la mala vibra que contagian a algunos israelitas, los cuales también se quejan y protestan. En un rato ya es una epidemia de gemidos y querellas, lo cual se continuará luego una y otra vez produciéndose resultados desastrosos tales como la generación que morirá en el desierto, la prohibición para que Moshé y Aarón entren a Israel, entre otros asuntos evitables pero que sucedieron.
Ah, si Itró hubiese sabido de antemano… ¿qué hubiera escogido hacer?
Ah, si Moshé hubiera visto el futuro a voluntad…. ¿qué hubiera decidido hacer con “su pueblo”?
Ah, si los israelitas hubieran estado conscientes de su estado de impotencia así como su luminosa NESHAMÁ obstaculizada por el EGO… ¿cómo hubiesen accionado?
Para nosotros es fácil ver las cosas, estamos a miles de años de distancia, con el diario del lunes a la vista.
Sin embargo, ¿no nos pasan a nosotros cosas parecidas?

Para reflexionar.
Este episodio se leyó este año (5776/2016) en la misma semana, casi el mismo día, que el famoso BREXIT.
Gran Bretaña el europeo que está por fuera de Europa, decide libremente salir del campamento.
Lo quieren convencer, pero es su elección hacer su camino aparte, en su propia tierra.
De inmediato se levantan voces quejándose, amenazando con irse, con romper la unidad del reino; así como otros advierten del rompimiento de la unidad europea.
Las bolsas de valores caen, las monedas zozobran, se presentan renuncias, la gente no sabe qué hacer. Algunos se arrepienten y piden que no se concrete la separación.
Otros divisan un futuro calamitoso para Europa. Otros aplauden y felicitan.
No sabemos qué pasará luego.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: