Vaielej 5777

Comencemos este nuevo año enfocándonos un poco en algunos de los mensajes que la parashá de la semana contiene para nosotros.
De paso recuerda que es un Shabat especial, porque es el intermedio de los Iamim Noraim, es el Shabat SHUVA también mencionado a veces como TESHUVÁ.
Supongo que sabes algunos motivos para ambos nombres.
¿Los podrías poner en los comentarios, aquí debajo en la zona para ellos?
Gracias.

Ahora, vamos a la parashá.
Es el final de la vida de Moshé, por lo cual recorre todo el campamento, saludando a todos y cada uno allí donde están, con palabras y gestos que les llena de amor hacia la Torá y de fuerza para cumplir con sus mitzvot. Hay despedidas que no son fáciles, ¿cómo crees que fue esta?
Él ya no estará, pero permanecerá su influencia y especialmente estará por siempre Hashem en medio de ellos, acompañándoles en toda ocasión. Incluso en los momentos de penurias, cuando todo parece indicar que no hay Dios, o que Éste ha abandonado a los judíos, esa es solo una falsa percepción, porque Él no desatiende jamás a Israel, según asegura nuestra parashá.
Luego, frente a toda la congregación estimula a Iehoshúa bin Nun con sabias palabras, para que sea fuerte y valiente en su pesada labor como líder del pueblo de Israel.

Después encontramos las dos últimas mitzvot de la Torá. La penúltima es que en los días intermedios de Sucot todas las personas de Israel deben congregarse (mitzvá de Hakel) en el Templo para oír del rey la lectura de todo este libro de Moshé, el libro de Devarim. La última mitzvá es que cada uno debe escribir una copia del rollo de la Torá, o al menos participar en la confección de uno. Porque la Torá no es algo ajeno a nosotros, sino parte de nuestra esencia.
Ambas mitzvot tienen directa relación con el tema anterior, de la despedida y mensaje de fortalecimiento de los judíos en su judaísmo; ¿te das cuenta cómo?

Tras esto leemos que Iehoshúa es llamado a permanecer en el Mishkán, donde Hashem se encargará ahora de instruirlo. Ya casi está finalizada la tarea comunitaria de Moshé, dejando lugar al nuevo liderazgo a cargo de su discípulo y sucesor. Es de gran hombre saber dar el paso al costado cuando eso es lo necesario, así como encargarse de educar y acompañar a los que vendrán después. Moshé es un ejemplo de esto.
Hashem permite que Moshé y Iehoshúa vean proféticamente lo que será el comportamiento habitual de Israel, los errores que cometerán, entre los que se destaca el ir detrás de otros dioses. Como consecuencia de esto, las calamidades azotarán al pueblo y su tierra, hasta llegar al ‘ocultamiento del rostro’ de Hashem, que es la manera mística para indicar el tiempo en el cual parece que Israel está a merced de sus múltiples y poderosos enemigos y no vendrá ayuda de ninguna parte para su rescate. Pero, como ya dijimos, esta es solamente una apariencia, no un hecho verdadero. Lo hemos visto cuando en la historia de Purim Dios estaba oculto, si hasta no se lo menciona ni una vez en toda la meguilá, y sin embargo sucedió el milagro que los rescató, cuando nadie daba un peso por los judíos ellos lograron restaurarse y crecer, a pesar de –o gracias a- las tremendas dificultades que padecieron.

Moshé completa la escritura del rollo original de la Torá, y ordena a los Leviim que portan los objetos sagrados que la coloquen al lado del Arón HaBerit (Arca del Pacto). Servirá como testimonio y elemento fortificador para el pueblo cuando esté endeble y perplejo sin saber cómo actuar. ¿Tienes idea del porqué?

Te deseo Shabbat Shalom umevoraj y todo lo bueno para ti y tu familia.
Jatimá tová.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: