Parashat Beshalaj resumida 5782

Los hijos de Israel salieron de Egipto y ahora se están preparando para un arduo viaje a través del desierto del Sinaí, para llegar a la Tierra Prometida, la tierra de Canaán. No recorren el camino más corto, ya que este pasa por territorios enemigos. Los hijos de Israel, que hasta hace poco eran esclavos, aún no están maduros para luchar por sus vidas. El viaje será difícil y arduo porque no es fácil andar por el desierto y llegar al destino de manera eficiente y segura. Sí, ellos tenían a Dios de su lado, quien les cuidaba y guiaba, pero la idea era irlos preparando rápidamente para que fueran un pueblo independiente y servidor del Eterno, y no de mantenidos e ineptos a la sombra de un Dios milagrero.
Sí, Dios tenía planificados milagros para ellos, pero la idea era que estos fueran los mínimos indispensables, cuando no hubiera otra alternativa; pero que el entrenamiento para la independencia y actividad constructora debía hacerse.

Acamparon en el desierto, a orillas del Iam Suf, que es el Mar de las Cañas, pero se traduce generalmente como Mar Rojo (no sé el motivo para identificarlo con ese mar).
No tenían para donde moverse, pues al frente el mar, a los costados montañas escarpadas y detrás… detrás, el faraón junto a lo más escogido de sus soldados quienes venían a capturar a los hebreos. Pareciera como si se hubiera olvidado de todas las plagas, incluso la de los primogénitos que se llevó a su hijo, y decidió enviar a su ejército para devolver a los esclavos a trabajos forzados.

El pueblo entonces se divide en cuatro grupos, los que quieren volver gustosos a la esclavitud, los que quieren pelear hasta las últimas consecuencias, aquellos que quieren cometer suicidio entrando a las aguas y hundirse en ellas, y los que claman a Dios por una salvación milagrosa.
Entonces, Moisés pregunta  a Dios: “¿Por qué nos sacaste de Egipto? ¡Los egipcios nos matarán!».
El Todopoderoso le dice que no se preocupe, que la salvación ya estaba al alcance de ellos, pero que ellos tenían que hacer su parte.

Entonces viento muy fuerte sopló hacia el mar durante toda la noche, mientras una cortina de fuego detenía al faraón y sus huestes a las espaldas del pueblo. Luego de lo cual, alguno de los israelitas (Najshon ben Aminadab, según ciertas fuentes, la tribu de Biniamín según otras) hizo lo que tenía que ser hecho, es decir, confiar en Dios y meterse a las aguas, las cuales se partieron cuando rebalsaron las narices del intrépido. Tras lo cual, los hijos de Israel entraron en medio del mar en seco, siendo las aguas un muro a su derecha e izquierda (Éxodo 14:21). La cortina de fuego que contenía a los egipcios cesó, por ello, persiguieron a los hijos de Israel hasta el mar, tras cruzar el último de los israelitas, Moisés cruzó y levantó las manos hacia el mar y éste se desplomó atronadoramente sobre faraón y su élite de destrucción.

Los hijos de Israel, que vieron el milagro, se regocijaron mucho y cantaron el cántico del mar en señal de gratitud. Miriam, la hermana de Moshé y Aharón, se unió a la alegría, agarró un instrumento musical y se llevó a todas las mujeres que salieron a bailar para celebrar el gran rescate.
Las voces de los celebrantes todavía se escuchaban como ecos cercanos, pero pronto los hijos de Israel ya estaban muy tristes, porque al tercer día de agotadora travesía, no tenían agua para beber. Cuando llegaron a una gran masa de agua, la cual no era apta para beber. Tras la oración de Moisés, Dios produjo un nuevo evento sorprendente, pues el agua amarga se convirtió en agua dulce.

Pero ahora falta comida, y los hijos de Israel continuaron discutiendo, reclamando, quejándose contra Moisés y Dios.
Como respuesta, por la tarde los hijos de Israel recibieron la visita de deliciosas aves codornices y por la mañana apareció un estupendo y maravilloso alimento, que nadie conocía, por lo cual le pusieron el nombre de «Man» (el famoso maná), ya que se preguntaban: «Manhu» – «¿Qué es esto?».

Nuevamente, hubo falta de agua, a pedido de Dios Moisés golpeó una roca de la que salió agua.


https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
rydhelexcv

Es emocionante leer cómo Dios, de la mano de Moisés, guió al pueblo de Israel hacia la Tierra Prometida y cómo cuidaba de ellos con asombrosos milagros cuando eran necesarios.

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: