Escucharemos… haremos y escucharemos

Muchos judíos (rabinos incluidos) suelen afirmar que el judaísmo es una especie de grupo nucleado por la fe, en donde se deja de lado el entendimiento para actuar movidos por sentimientos, creencias, irracionalmente.
Al estilo de las religiones, cosa que en modo alguno el judaísmo lo es.
Que quede bien claro, judaísmo NO ES religión (como tampoco lo es el noajismo), aunque muchos sigan pretendiendo que así fuera.

Como prueba de la centralidad de eso llamado fe, acostumbran citar una famosa frase pronunciada por los judíos allá en el desierto: “Naasé veNishmá – Haremos y escucharemos”.
¿Se entiende como usan esta afirmación para declarar a la fe como básica?
Según lo presentan estos defensores de la fe, lo que dijeron aquellos antiguos antepasados nuestros es que primero ellos harían, llevarían a la práctica lo que Dios ordenara, tras la acción entonces se tomarían el tiempo de escuchar qué se espera de ellos, cuáles son los fundamentos del precepto, o lo que fuera teórico que rodea a la acción.
Esto es: somos gente que cumple con las órdenes sin cuestionar, sin analizar, sin pensar, porque son deberes que nos impuso una Autoridad y que debemos acatar sin cuestiones. Más tarde, tras de realizar la acción podemos tomarnos un poco de tiempo para escuchar qué es aquello que hicimos, darle algún sentido, acomodarlo para que no parezca una cosa automática.
Tal vez suene lógico, no lo sé.

Pero resulta que nos estamos olvidando de un pequeño detalle, bueno en verdad un enorme detalle, que es poner la frase famosa en su contexto.
Hagámoslo:

«Asimismo, [Moshé] tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo [judío], el cual dijo: –Todas las cosas que el Eterno ha dicho, haremos y escucharemos (comprenderemos).»
(Shemot/Éxodo 24:7)

Estando en contexto la interpretación dada por aquellos magnos personajes cae rápidamente.
Mira bien lo que dice el texto sagrado: Moshé les leyó lo que se les estaba indicando en la Torá.
Y no fue una lectura casual, ni una disertación superficial.
Ni siquiera un sermón lleno de emotividad y poca racionalidad.
Atiende bien al texto cuando dice que “lo leyó a oídos del pueblo”.
¿Notas algo extraño en esto?
Te lo comento: ¿no es obvio que si lo lee es a oídos del pueblo?
Por tanto, ¿para qué la Torá explicita que la lectura fue “a oídos del pueblo”; si dijera “lo leyó Moshé al pueblo” era suficiente; no?

Porque era una lectura explicativa, en la cual se hace el esfuerzo de que el receptor realmente reciba con la menor cantidad de interferencia posible.
Que las palabras no queden a libre interpretación del oyente, sino que sea en forma de Comunicación Auténtica.
Que sea un estudio más que una declaración de órdenes intenciones seguida luego de un acatamiento necio y cegado.

Pero además, el pueblo no se limitó a oír y actuar, porque primero escucharon, se les explicó, comprendieron y luego realizaron. Sí, también dedicaron tiempo después para un más profundo análisis, ¿por qué no?
Parafraseando al Jizkuni (en Devarim 32:1-3): “Cumpliremos con esto ni bien lo escuchemos, comprendamos y analicemos”.
Por supuesto que no es el único sabio que nos hace ver lo que es evidente en el párrafo sagrado.

Tengamos en cuenta que “lishmoa” no es solamente escuchar, sino también hace referencia a compenetrarse con aquello que se está oyendo.
Por tanto, una escucha atenta y comprensiva, más que la aceptación automática de órdenes.

Todo lo cual nos deja claramente establecido que no estaban actuando por fe, sino absolutamente todo lo contrario.
Ellos fueron testigos de la Revelación, recibieron directamente la profecía de frases del Decálogo, estuvieron en los milagros que acontecieron a diestra y siniestra. Ellos no precisaban de ninguna fe, ¿para qué si estaban viendo y apreciando sin intermediarios las manifestaciones del Creador y Señor del mundo? El mismo que les estaba dando estas reglas de vida en la Torá y les ordenaba que las cumpliera, pero con la inteligencia que corresponde a un ser humano y no con el adiestramiento de nuestros hermanos animales.

La fe es una término extraño y ajeno al judaísmo.
Habría que erradicarlo por completo, al igual que religión.

1
Leave a Reply

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Jonathan Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jonathan Ortiz
Member

Ese mismo ejercicio intelectual recae sobre los noajidas que en muchos casos nos deslumbramos por apariencias misticas.

Gracias Moré

A %d blogueros les gusta esto: