Fútbol

Otro mundial de fútbol anda alborotando a varios (¿cientos de?) millones de personas alrededor del mundo.
No soy de ese grupo, dicho con pleno realismo. Ni me atribuyo superioridad, pero tampoco alguna inferioridad por este hecho.

Cuando observo el fenómeno del fútbol, no exclusivamente esto del mundial, encuentro que es varias cosas:

  • motivo de diversión
  • motivo de depresión
  • motivo de pasar un rato con amigos
  • motivo de enemistar por tonterías a la gente
  • una pasión mal dirigida
  • un deporte
  • un tremendo negocio para unos pocos
  • un gastadero de plata para un montón
  • una oportunidad laboral
  • una fabulosa oportunidad laboral para unos pocos
  • una máquina para movilizar abundantes cantidades de dinero (legal o ilegal)
  • un mecanismo para que algunos “poderosos” corran la visión de ciertas cosas que no quieren que sean vistas
  • una manera de esconderse del mundo
  • 22 tipos corriendo detrás de una pelota con otros 3 o 4 o 7 haciendo piruetas alrededor
  • una excusa para que brote el EGO con sus veleidades
  • ocasión de grandes aprendizajes
  • oportunidad para entrenar la voluntad, la perseverancia, la autoestima, la solidaridad
  • oportunidad para ejercitar la pereza, la desidia, la burla, el egoísmo
  • un rato para el encuentro
  • mucho rato para el desencuentro

Probablemente me estoy dejando por fuera muchas cosas.
Me supongo también que habrá más de un punto con el cual disentirás, son bienvenidas las opiniones contrarias respetuosas y que aporten al conocimiento.

Lo que sí puedo aseverar es que el juego del fútbol tiene mucho en común con lo que es la vida humana, tomando en consideración cada uno de sus cinco planos humanos.
Te mencionaré solamente unos pocos aspectos:

  • Hay reglas que tú no hiciste pero debes respetar.
  • Tienes un tiempo limitado para realizar toda tu tarea.
  • A veces el tiempo previsto se extiende, pero no es algo a tomar a priori.
  • Tendrás desafíos todo el tiempo del partido.
  • El encontrar desafíos hace del juego mucho más entretenido y lo dota de sentido.
  • Si no estuviera el oponente, o éste fuera ineficaz, el partido es aburrido, absurdo y no permite desarrollar lo mejor de cada uno.
  • Hay una tarea por cumplir.
  • La tarea principal se consigue con trabajo en equipo, responsabilidad personal, que cada uno cumpla su parte, pensar en conjunto, compartir.
  • Tu conducta es juzgada.
  • Lo que se le escapa a un árbitro, otro lo ve.
  • Te puedes quedar fuera del partido antes de finalizado.
  • Nadie es indispensable, hay un banco de suplentes.
  • Hay especialistas que te indican cómo puedes expresar mejor tu potencialidad para el juego.
  • Todos son D.T., al menos en Uruguay es cierto.
  • Puedes ser el genio número uno, amado por multitudes, pero un pequeño error te convierte en la peor escoria a ojos de esa multitud de enfurecidos fanáticos.
  • La vida da revanchas… a veces.
  • No siempre el equipo más lúcido es el que gana.
  • Al conquistar un campeonato y levantar la copa, ya se está poniendo marcha el próximo torneo con el próximo campeón.
  • La vida útil del jugador profesional es corta, hay que aprovecharla.
  • Si no sirves para arquero, tal vez sirvas para goleador. O tal vez tu función sea otra que todavía no descubriste o no te animas.
  • Cuida al contrincante.

¿Qué opinas tú?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: