Animales espirituales

Protección, refugio, nutrición y descendencia; son los factores que mueven a los animales.
Probablemente el placer sea otro, para especies y/o individuos en un estadio más evolucionado.

Sí, también esto aplica por completo para el hombre cuando no trasciende sus planos terrenales.
El EGO le hará actuar para obtener alguna sensación de seguridad y control, en cada una de estas facetas que hemos mencionado.
Incluso el intelecto, en mayor o menor medida, estará colaborando para tales fines limitados.

Está bien, por supuesto que sí; ya que somos también animales.
¡Pero no solamente!

Hay una dimensión que nos distingue y destaca, poniéndonos en vínculo especial con el Creador; es la NESHAMÁ, nuestra identidad espiritual.
Ella no va a la búsqueda de satisfacer necesidades mundanas, ni para regodearnos con el placer permitido; aunque tampoco rechaza y nos hace renegar de esto.
Por el contrario, mientras estamos con vida en este mundo, tampoco el espíritu es ajeno a nuestra realidad terrenal, sino que se afirma como la guía y el faro para obtener lo bueno sin por ello tropezar con lo que no lo es.

Pero, el hombre buscando el bienestar material, deja de lado la LUZ de la NESHAMÁ para vivir padeciendo bajo los mantos oscuros del EGO.
Pudiendo deleitarnos del paraíso en la tierra, andamos a los tumbos fabricando infiernos internos y externos.

Para mayor calamidad a veces el desbarajuste ni siquiera es para recibir placer real alguno, sino simplemente por los fantaseos fuera de foco del EGO; que nos arrastra detrás de delirios de poder y grandeza, cuando en verdad estamos sumergidos en sensaciones intolerables de impotencia.

Triste papel del hombre que así hace, pudiendo estar gozando de los bienes y bendiciones, se la pasa sufriendo como un condenado y ni siquiera es capaz de dar el pasito salvador fuera de la celdita mental.
Como animales, y peor, porque se tiene la capacidad natural para decidir otras cosas, y sin embargo se cae en el instinto, el hábito mal adquirido, la negación de los principios espirituales, etc.
Acumulamos dolor, angustia, fracaso, trauma, enemistad, miedo, desastres, montón de pesares teniendo al alcance una vida mucho más brillante y placentera.

Si aprendiéramos y enseñáramos la senda de la construcción de SHALOM, que son acciones (pensamiento, palabra, actos) de bondad Y justicia; más pronto que tarde el paraíso terrenal sería una presencia.
Estaríamos en la Era Mesiánica, la verdadera y no la delirante de las religiones.

Seguiremos entonces necesitando cubrir nuestras necesidades, pero ya no habrá el conflicto y la impotencia actuales, sino un modo espiritual de vivir materialmente.
¿Estamos tan lejos de ello?
¿Qué nos falta?

Creo que si tienes presente este texto al releer el capítulo once del profeta Ieshaiá/Isaías podrás entender mejor algunas ideas, trastocadas por la religión y otras ideas contrarias al espíritu.

—-

Si te quedan dudas o quieres compartir comentarios, con gusto en la zona para los mismos abajo de estas líneas en el texto original que está publicado en http://serjudio.com

Quiera el Eterno que este breve estudio sirva para mérito y ayude a mejorar a mi hermano Efraim, gravemente enfermo; y que la paz y el bienestar llegue a la sufriente Venezuela, injustamente despellejada por los malvados servidores del EGO

5
Leave a Reply

Please Login to comment
2 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Yehuda RibcoDaniel López AllelJonathan Ortiz Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jonathan Ortiz
Member

Un modo espiritual de vivir materialmente. Interesante Moré.

Total salud para su hermano y para todos los enfermos.

Y que llegue pronto el dia que mi pais salga del EGO de quienes lo gobiernan.

Daniel López Allel
Member

Cuánta razón en cada frase.
Así, como condenados. Que tristeza no ser lo suficiente fuerte para desbaratar por completo a mi EGO.
Lo bueno también saber que de todas formas debo seguir estudiando y aplicando. No quedarme estancado y buscar realizar los actos de bondad y justicia que sí estén a mi alcance.
Aunque no sé si las palabras escritas aquí o dichas, sean suficiente. Pronta recuperación a su amado Hemano y bienestar social a Venezuela, también país hermano.
Gracias

A %d blogueros les gusta esto: