Cuando vinculas tus pensamientos…

Lindsay LohanHemos trabajado en numerosas ocasiones el valor de la palabra.
Quisiera tratar contigo en esta oportunidad alguna idea provechosa, para clarificar tu lenguaje, para que de esa manera puedas tener más energía en tu actitud hacia la vida.
Recuerda que un lenguaje positivo, edificante, pleno, conectado a la vida, permite dibujar en tu mente y en tu corazón un sentido de vida beneficioso.
Tu realidad se plasma en tu ser, y por tanto te relacionas con el mundo, de acuerdo a como vas recibiendo la información y la vas acoplando a tu ser.
De modo similar, repercutes en tu entorno en gran medida de acuerdo a cómo te comunicas.
Ten en cuenta que lo que acompaña a las palabras tiene mucho más que las propias palabras, pero que lo verbal y aquello que lo acompaña es un poderoso instrumento que debes conocer y usar con eficiencia para llenar de bendición tu existencia y la de quienes te rodean.

Usamos muy a menudo los siguientes nexos: “pero”, “y”, “aunque”.
Se emplean para conectar ideas, y si bien pueden resultar similares en ciertos aspectos, en realidad pueden ser determinantes para establecer enfoques diferentes de nuestra atención.

Demos ejemplos, para que de esa manera veamos cómo operan estas palabras y en qué divergen.

Pongamos dos frases y vinculémoslas con “pero”, con “y” y con “aunque”, y entendamos cómo se operan el enfoque en cada caso.
La primer frase es “Me quiero comer ese pastel”,
y la segunda es “no es bueno para mi salud”.

Digamos entonces: “Me quiero comer ese pastel Y no es bueno para mi salud”.
La atención se distribuye entre ambas secciones de la frase, los que nos da oportunidad para evaluar qué escogeremos, si deleitar nuestros sentidos a costa de nuestra salud, o actuar racionalmente para apartarnos de aquello que en este momento nos está vedado.
Es decir, la forma en que hemos construido la idea nos ayuda a realizar una elección más consciente que si la hubiéramos planteado de otra manera.

Veamos cual: “Me quiero comer ese pastel AUNQUE no es bueno para mi salud”.
En este caso el cerebro procesará con mayor fuerza la primer parte de la sentencia, lo que nos dejará al borde de consentir nuestro placer y apartarnos de la senda del bienestar saludable. Si bien es bueno disfrutar de los placeres permitidos de la vida, es nuestro deber cuidarnos de aquello que tenemos limitado o que nos puede llevar a situaciones de riesgo de cualquier índole. Por tanto, deslizarnos hacia la zona de peligro no es una actitud positiva ni edificante, así pues, cuidado en cómo planteamos las cuestiones, pues quizás “sin querer queriendo” estamos tomando una senda antes de llevar a cabo una evaluación veraz.

Y tenemos la tercera forma: “Me quiero comer ese pastel PERO no es bueno para mi salud”.
Es claro, me parece, que se acentúa la segunda parte del enunciado, lo que lleva a que tomemos parte quizás aún antes de considerar lo que está siendo juzgado.
Tal vez en el ejemplo simplón y concreto que plantemos, de un pastel o la preservación de la salud, el uso del “pero” que está negando algo sea positivo a posteriori, pues tiene la intención de cuidar de nuestra salud. Sin embago, ¿cuántas veces el uso del “pero” está para dejarnos inmovilizados, petrificados, empantanados en situaciones poco saludables y que son enfermizas?
Así pues, es común usar el “pero” para huir, para negar el avance, si es que no se usa también como arma de ataque hacia otros o hacia uno mismo.
Están los que parecen adictos al “sí pero”, que se la pasan escatimando lo positivo para poblar el pensamiento de oscuridad, dudas, miedos, fracasos, que no siempre están para un servicio real y protectivo, sino como recurso del EGO.

Así pues, amigo lector, tenga presente y en cuanta que según como interprete la realidad es como usted responderá y actuará.

Piense bien antes de hablar y antes de actuar.
Juegue con el uso de estas tres palabras de nexo, para poder encontrar cual de ellas le sirve a los fines de construir shalom a cada momento de su vida.
Para que el lenguaje esté al servicio de la vida y el bien, y usted tenga más recursos a mano para servir al Eterno en la que es su misión principal en la vida: construir shalom.

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: