Un obstáculo al conocimiento

«No os haréis ídolos, ni imágenes, ni os levantaréis piedras rituales, ni pondréis en vuestra tierra piedras esculpidas para postraros ante ellas; porque yo soy el Eterno, vuestro Elohim.»
(Vaikrá/Levítico 26:1)

Suele ocurrir en nuestra mente un filtro inconsciente para la información que opera de la siguiente manera:

  1. No me agrada (no le respeto, tuve entredichos en otra oportunidad, representa algo que no es parte de mi grupo, etc.) quien lo dice;
  2. Entonces no creo en lo que dice;
  3. Por lo tanto, aunque haya evidencias de la veracidad de sus palabras;
  4. Entonces seguramente no es verdad;
  5. Por lo tanto no perderé tiempo en verificar la información;
  6. Ni cambiaré de creencia respecto al emisor de la misma.

Un prejuicio idéntico pero en sentido contrario ocurre cuando se tiene “fe ciega” en quien lo dice, por lo cual, aunque fuera mentira, disparate, absurdo, igualmente caerá en la bolsa de las cosas que creo como ciertas e inobjetables.

Por ahí te será más fácil darte cuenta de este impedimento para el conocimiento si prestas atención a la conducta de otros, antes que en la tuya propia.
Pero ten presente que no estamos libres de esto, por lo cual sería interesante ser meticulosos y honestos en nuestro pensamiento.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: