Parasha Toldot 5762

El buen sembrador

Está escrito en la parashá: "Itzjac [Isaac] sembró en aquella tierra, y aquel año obtuvo ciento por uno. El Eterno lo bendijo,  y el hombre se enriqueció y continuó enriqueciéndose hasta llegar a ser muy rico." (Bereshit / Génesis 26:12-13)

“Cuando compartían la escuela, las personas no entendían cómo dos sujetos tan distintos podían ser tan buenos compinches.
Uno destacaba en generosidad y bondad. En tanto que el otro era un avaro consumado, un feroz competidor buscador del éxito.

Los avatares de la vida llevaron a que ambos amigos fueran separados.

Hasta que un día, el destino los reunió imprevistamente en una conferencia de productores agrícolas. Se reconocieron y saludaron mutuamente. Contaron cosas de sus vidas. Cómo habían crecido, sus expectativas, proyectos, realizaciones.
El que otrora fuera avaro, continuaba siéndolo, a pesar de padecer una severa gastritis y una tremenda pobreza.
El generoso gozaba de buena salud, y prosperidad.
Quiso el amigo saber el secreto, ya que ambos cultivaban trigo, en regiones similares, pero uno con un éxito evidente, en tanto que el otro iba de un fracaso al siguiente.
Le contestó su rico amigo:
  -Resulta que gaste mucho dinero comprando las mejores semillas, con las cuales poblé mis campos. Al poco tiempo, en la cosecha, los notables resultados no se hicieron esperar. Mis vecinos productores se asombraron y quisieron compartir mi suceso. Entonces yo les regalé de esas semillas de óptima calidad para que cultivaran ellos también sus terrenos.
Intervino entonces el amigo:
  – Pero, ¡eso es incoherente! Si tú les ofreces gratis lo que a ti te costó buen dinero. Y además no mantienes en reserva lo que te confirió tu superioridad, ¡les estás regalando la riqueza a ellos! ¿Cómo los superarás de ese modo inocentón?
  – Mi querido, ¿cuándo aprenderás? Si ellos tienen mal trigo, llegará el viento, o alguna abeja, o un pájaro, y más pronto o más tarde en mi propio campo crecerá trigo de baja calidad. Pero, si ellos plantan el mejor trigo, lo único que puedo esperar es que el mío mantenga su inmejorable nivel. Compartiendo, todos ganamos…”

Shabbat Shalom les desea Yehuda Ribco

Destellos de la parashá

Sidrá 6ª de la Torá y 6ª del sefer Bereshit / Génesis.
Entre los versículos 25:19 y 28:9.
La Haftará se lee de Malaji / Malaquías 1:1-2:7.

En esta parashá se nos narra el nacimiento de dos hermanos mellizos que ya desde el vientre materno lidiaban y no encontraban la forma de unirse.
Eran hijos de los mismos padres, tuvieron la oportunidad de aprender de similares experiencias y, sin embargo, sus caminos se distanciaron notablemente.
Uno de ellos, Esav / Esaú fue el padre de una nación guerrera, "que vivía por su espada" (Bereshit / Génesis 27:40)
Mientras que el otro de los hermanos, nuestro patriarca Iaacov, supo encauzar su vida y las de sus descendientes de acuerdo a este principio de vida: "ser tranquilo y permanecer en la casa de estudio" (Bereshit / Génesis 25:27)
Por lo antedicho, Esav perseguía los bienes terrenales, y no consideraba nada más que el alcanzar la satisfacción de sus deseos del momento, y por eso le ocurrió que: "comió y bebió y despreció su oportunidad de trascender" (Bereshit / Génesis 25:34), y así, se convirtió en un dolor de cabeza para su familia, y una decepción para los que bien le querían.
En tanto que a Iaacov su madre le dijo: "hijo mío, obedéceme" (Bereshit / Génesis 27:43); y su padre le bendijo: "Que el Elokim Todopoderoso te bendiga, te haga fecundo y te multiplique hasta que llegues a ser multitud de pueblos. Que Él te dé la bendición de Avraham [Abraham], lo mismo que a tu descendencia, para que poseas la tierra en que habitas, la cual Elokim ha dado a Avraham [Abraham]." (Bereshit / Génesis 28:3-4), y paso a paso se fue convirtiendo Iaacov en un puente hacia la Eternidad…

http://serjudio.com/bereshit/toledot62.htm

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: