Parashat Nasó: aroma del paraíso

"El Eterno te bendiga y te guarde"
(Bemidbar / Números 6:24)

¿Por qué decir que nos "guarde", si ya pedimos que nos "bendiga"?
¿No abarca la "bendición" de parte del Eterno también una "guarda"?

El hecho cierto es que la "bendición" es respecto a los bienes materiales, en tanto que el pedido de que nos "guarde" atañe a que aprendamos a no desviarnos del Bien a causa de los bienes con los que hemos sido bendecidos.

Nunca debe olvidar la persona que todo cuanto posee, todo lo que disfruta depende del Eterno, y por tanto el mantener una actitud modesta, agradecida y generosa, es una de las mejores maneras de aprovechar aquello que se ha recibido como bendición.

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: