Un mundo ideal–Ekev 5775

Continúa Moshé recordando capítulos de la historia reciente de Israel. También vuelve a dictar y clarificar muchos de los mandamientos que Dios ya había establecido para los judíos. Por esto, el sefer Devarim es conocido también como “Mishné Torá”, “la repetición de la Ley/Enseñanza”, o Deuteronomio como se le llamó en griego.

Un pasaje notable afirma que las mitzvot forman la Constitución que debe regular la vida individual y colectiva de la nación judía en su país. Es el camino marcado por Dios para establecer una vida de paz, de prosperidad, de entendimiento, de concordia, con los pueblos extranjeros, con los hermanos y consigo mismo.
La Torá no está proponiendo una religión, ni una conducta ritual, sino un plan de vida integral, de perfeccionamiento, de crecimiento, de armonía bajo la sabia y amorosa guía que Él nos brinda.
Según está escrito:

«Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os mando hoy, para que viváis y seáis multiplicados, y para que entréis y toméis posesión de la tierra que el Eterno juró dar a vuestros padres
(Devarim / Deuteronomio 8:1).

Pensemos un poquito: si todas las personas cumplieran con los mandamientos que les corresponden, ¿no estaríamos ya viviendo en un verdadero paraíso terrenal?
Porque la mayor parte de las cosas desagradables que nos suceden no son causadas por la naturaleza, ni por accidentes imprevisibles. Realmente, los daños que nos sobrevienen son casi siempre debido a la intervención del hombre, ya sea porque actúa erróneamente o porque está incumpliendo con algunas de sus responsabilidades.
¿Habías considerado este punto anteriormente? ¿Hasta dónde llega nuestra responsabilidad en lo que nos sucede, como individuos y como colectivo?

Entonces, cuando toda la humanidad tome conciencia de que podemos vivir mucho mejor, dedicar nuestra energía y tiempo a cuestiones que contribuyen al bienestar individual y general, ese día estaremos disfrutando de la tan anhelada Era Mesiánica. No como un evento mágico o milagroso, sino como un proceso de crecimiento de la humanidad que lleva a una nueva era de comprensión y acción que es al mismo tiempo buena y justa.

Podemos encontrar expresada esta idea en nuestra parashá:

«Y será que por haber obedecido estos decretos, por guardarlos y ponerlos por obra, el Eterno tu Elohim guardará para contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres. Él te amará, te bendecirá y te multiplicará. También bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano y tu vino nuevo y tu aceite, la cría de tus vacas y el incremento de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría. Serás más bendecido que todos los pueblos; no habrá hombre ni mujer estéril en medio de ti, ni entre tus animales. El Eterno quitará de ti toda dolencia y todas las terribles enfermedades de Egipto, que tú conoces.»
(Devarim / Deuteronomio 7:12-15).

¿Deseamos que esto sea realidad? ¿Qué podemos y queremos hacer nosotros para contribuir a materializar esta promesa de Dios?

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: