Parashat Toledot 5771

B”H
Shabbat Jeshvan 29, 5771 – 6/11/2010

PARASHÁ: Toldot

Parashá: Bereshit /Génesis 25:19 – 28:9
Haftará: Malaji / Malaquías 1:1 – 2:7

Algunos conceptos, preceptos o valores de la parashá

  1. imageDefinir prioridades en la vida y cumplirlas.
  2. El valor de respetar a los padres.
  3. Educación idónea de los hijos.
  4. Valorar justamente personas, objetos, situaciones, etc.
  5. La construcción de shalom como medio y meta.
  6. Dialogar y negociar antes de pelear.
  7. Bendición a los hijos.
  8. La preocupación por la continuidad de la familia dentro del marco de la Tradición.
  9. Lo espiritual en dominio de lo material.

"Los siervos de Itzjac [Isaac] cavaron en el valle y descubrieron un pozo de aguas vivas."
(Bereshit / Génesis 26:19)

La Torá es conocida en nuestra Tradición como "agua".

Uno de los motivos para esta asociación es que puede ser hallada en cualquier parte, aunque en la superficie veamos solamente un reseco y yermo páramo.

Es que, ocurre con la Torá como con el agua,
depende de qué tan profundo uno quiere excavar y
con cuánta sinceridad uno desea refrescarse de su sed.

Allí donde busquemos,
tarde o temprano,
emergerán gotas de agua.

El agua es elixir de vida,
de ella estamos hechos.

Igualmente sucede con la Torá.

Torá es vida.
Torá es amor, justicia, perdón, responsabilidad, aceptación.
Torá es abrazo, calor, amistad, respeto, autenticidad, paz.
Torá es disminuir las sombras aumentando la luz.
Torá es parte de tu vida,
solamente debes aprender a vivirla.

 

Enseñanza para comentar y pensar

Un anciano se fue a vivir a la casa de su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban.

La familia acostumbraba comer toda junta en la mesa del comedor.

La condición física del abuelo le hacía difícil alimentarse. Los alimentos caían de la cuchara al suelo y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba el líquido sobre el mantel.

El hijo y su esposa se cansaron de la situación. “Tenemos que hacer algo con el abuelo”, dijo el hijo, “ya he tenido suficiente, derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo”.

Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en la esquina del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de la comida. Como el abuelo había roto algunos platos, su comida se la servían en un tazón de madera.

De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba sentado solo. Las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran fríos llamados de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.

El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo.

Le preguntó dulcemente: “¿qué estás haciendo?”.

Con la misma dulzura el niño le contestó: “estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que cuando yo crezca, ustedes coman en ellos”. Sonrió y siguió con su tarea.

Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y, aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el hijo tomó gentilmente la mano del papá y lo guió de vuelta a la mesa que compartía la familia. Por el resto de sus días ocupó su lugar en la mesa. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa, parecían molestarse cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

Moraleja:

Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre escuchan y sus mentes procesan mensajes que absorben.

Si ven que con paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos imitarán esa actitud por el resto de sus vidas.

Los padres y las madres sensibles, se percatan que cada día colocan los ladrillos con los que construyen el futuro de sus hijos. Seamos constructores sabios y modelos a seguir, educando a nuestros hijos con nuestros ejemplos para que sigan un camino de valores y buenas acciones.

 

Preguntas para reflexionar

  1. ¿Tienes bien claras y definidas tus metas? ¿Sabes cómo alcanzarlas?
  2. ¿Qué limita tu crecimiento espiritual? ¿Qué limita tu crecimiento material?
  3. ¿Quién y cómo establece tus prioridades? ¿Tomas en cuenta los intereses y opiniones de tus allegados a la hora de definirlas?

¡Les deseamos Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

Textos originales de Yehuda Ribco y otros que son seleccionados de:

1. "Un principio sin final", del Rabino Aarón Ribco

2. “Aromas del Paraíso”, del Moré Yehuda Ribco

Imágenes sin copyright tomadas de diversas fuentes.

 

El material de esta publicación puede ser empleado libremente siempre y cuando se mencione el sitio SERJUDIO.com y el autor YEHUDA RIBCO.
Se agradece notificar por email del uso de este texto.
Recuerde colaborar con nuestra tarea, gracias.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: