Feliz año a mitad de año

– Amigo mío, hoy es primero de Nisán, comienza un nuevo mes, el de la redención de la nación judía primitiva, el de la salida de Egipto, el de la festividad de Pesaj.
Comienza también un nuevo año, que no muchos recuerdan ni celebran.
Es que, de acuerdo a lo indicado por la Torá, con el inicio de Nisán empieza un nuevo año para la nación judía.

– Pero… oiga… un momento… ¿no es que los judíos festejan su año nuevo, Rosh HaShaná que le dicen, allá por Setiembre, en el mes de Tishrei?
¿Cómo me dice que empieza hoy el año para los judíos?

– ¡Qué perspicaz que es usted amigo mío!
No se le escapa ningún detalle.

– Psss… no es precisamente lo que me dice mi esposa… pero gracias por el elogio.
¡Cuénteme!
¿O es que se equivocó y trata de cambiar de tema?

– No amigo, no quiero desviar la conversación en lo más mínimo, no tengo necesidad de hacerlo. Con gusto le responderé a su duda y le mostraré que no cometí error en lo que le expresé.

– Gracias, veamos.
Lo que generalmente la gente denomina como año nuevo judío, ese que da comienzo en Tishrei, en verdad es el principio del año universal, o cumpleaños de la humanidad.
Rosh HaShaná, como es llamado habitualmente, NO ES una festividad judía en su origen, ni cuenta los años para los judíos, sino que es para todos los hombres.
Es el día del juicio para todas las personas, no exclusivamente para los miembros de Israel.

– Pero, disculpe Moré, entonces, ¿por qué se lo asocia tan directamente con lo judío y no con lo humano?

– Hace preguntas muy atinadas.
Durante muchos siglos, milenios en realidad, los únicos que han mantenido el recuerdo y la presencia del calendario universal, que comienza en Tishrei, han sido los judíos.
Quienes han seguido contando sus días de acuerdo a ese calendario humano son los judíos.
Los que no se encierran en sectarismos, en religiosidad, en dioses ridículos y clasistas, han sido los judíos.
Son los judíos los que pudiendo contar el tiempo con su propio calendario, el que comienza en Nisán, escogieron en la diáspora preservar el calendario universal, para que el patrimonio de los hombres no se pierda en el olvido, para que el lazo sagrado del tiempo celestial no sea devorado por el EGO, por las religiones, por las doctrinas humanas disfrazadas de santidad.
Los judíos festejan el año nuevo universal y realizan sus propios rituales y usos en esa fecha, algunos que son propios y exclusivos de la nación judía, por orden de Dios y por característica de la historia de la nación judía.
Sin embargo, el año que comienza con Tishrei es para todos, y no solamente para un minúsculo grupo de entre la población mundial.

– Así que no seguir el calendario gregoriano… es como medio imposible Moré.

– Sí amigo, al día de hoy el poder del imperialismo de la cruz sigue siendo grande.
Pero hay otros imperios que procuran dominar al mundo.
Todos ellos tienen un rasgo distintivo en común, son serviles del EGO.
Sin embargo, mientras un puñado de leales a Dios se mantenga firme, el mundo tiene Luz.
Tratemos de hacer menos teología y más practicar lo que Dios ha manifestado como Su Voluntad.
Intentemos hablar menos de Dios y hacer de Dios una presencia más presente y constante en nuestras vidas y en el entorno.
Entonces, algún día amanecerá una realidad diferente, en donde el EGO multiforme ya no comandará, sino que será Dios quien reine.
Esa será la Era Mesiánica.

– Entonces, ¿qué celebro hoy?

– Usted amigo mío nada, es noájida, es socio de la nación judía pero no miembro. Hoy es fecha para los judíos, tal como cada nación tiene su fiesta de la Independencia, o de la Constitución, o del Rey, o lo que sea que les dé motivo de alegría y regocijo de índole particular y nacional.
Los aliados y vecinos comparten, los afincados del extranjero disfrutan, pero es una fiesta nacional.
Sin embargo, en seis meses más es Rosh HaShaná, al inicio de Tishrei, lo invito a que extienda el conocimiento de tan importante fecha para la humanidad, para que sean más y más los que toman conciencia, los que despiertan y activan de acuerdo a su identidad espiritual sagrada.

– Bueno, feliz año Moré.

– Gracias amigo, pero guardemos el saludo para Rosh HaShaná, cuando todos tengamos un momento especial, de recomenzar un ciclo, de tener la oportunidad de reencontrarnos y crecer.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: