La salida de tu Egipto personal

En tanto no hagamos un camino de liberación emocional y mental, estaremos bajo el dominio mental de un Sistema de Creencias del cual no somos autores voluntarios. Pues se compone de dogmas que nos han insertado en nuestros recintos más profundos de la memoria. Hay mandatos sociales. Reglas familiares. Composiciones surgidas a instancias de nuestro oscuro EGO. Deseos transformados en ideas. Ideas adoradas como idologías. Opiniones sin fundamento que petrificamos en un altar y defendemos con celo y violencia. Y así, un sinnúmero de otros retazos de información y desinformación que en un caos más o menos organizado nos gobierna. A través de él «comprendemos» el mundo, lo decodificamos. Con sus lentes nos vemos a nosotros mismos y nos hacemos el relato de quién somos, qué somos, cómo nos relacionamos, qué queremos, a que deidad seguimos, y todo el resto que pasa por nuestra mente y corazón.
Difícilmente vamos por la vida analizando y contrastando cada bloque de ese feo mamotreto que es la celdita mental del Sistema de Creencias.
Estamos encerrados allí, esa esencia eterna que somos, la NESHAMÁ (espíritu, chispa de Dios, Yo Esencial) se ve atrapado y no puede exteriorizarse en el Yo Vivido, pues no le damos cabida. Por el contrario, formamos máscaras que están al servicio del Sistema de Creencias, en lugar de ser fieles reflejos de nuestro verdadero rosto, que es el Yo Esencial.
No sé si llego a expresar lo angustiante de nuestra realidad, la de todos nosotros.
Porque creemos ser alguien sin saber que en realidad eso que creemos ser son solo máscaras de lo que estamos siendo, o de lo que pretendemos ser, o de lo que debemos estar siendo para no hundirnos en el sufrimiento… mientras dejamos en exilio a nuestra verdadera identidad. De cierta forma, es como si estuviéramos desconectados de nosotros mismos, porque estamos siendo quien en verdad no somos.
Por ahí es muy complejo de entender, para mí lo es para expresar. Así que te pido que releas y compruebes si hasta aquí me sigues. Puedes compartir o no lo que te comento, pero quisiera al menos que me haya podido expresar como para ser entendido.

No solemos luchar contra el Sistema de Creencias, sea oor comodidad, por conveniencia, por ignorancia, por miedo.
Por eso nos mantenemos acurrucados dentro de la celdita mental.
Pero, es probable que nos pongamo molestos o tal vez violentos con aquel que nos perturbe y pretenda mostrar la oscuridad de nuestra existencia.
Nos atrincheramos, nos llenamos de consignas que disparamos para destruir a ese enemigo que solo está ahí para despertar nuestra conciencia y hacernos más libres. Ofendemos, rechazamos, negamos, promovemos nuestros dogmas. Por supuesto que nos afiliamos con aquellos sectarios que levantan banderas que nos suenan conocidas. Vamos por las redes sociales difundiendo «nuestra verdad» y destrozando a los otros, porque de esa manera pretendemos estar más resguardados y con menos posibilidad de tener que salir de la celdita mental.
Surgen «pensadores», «filósofos», «maestros, «influencers», «youtubers», «científicos», «famosillos» y qué sé yo que te refuerzan en tu adoctrinamiento, te acarician para que sigas durmiendo y no despiertes a la realidad de tu dolorosa esclavitud, de ser recluso en la celdita mental. Son religiosos, con dioses o algún dios, aunque muchas veces se proclamen como ateos. Pero aquello que adoran, que siempre es el EGO, es mantenido en el altar, patrocinado, defendido, promovido, misionerizado. Puede ser Jesús, Yeshúa, el Rebe, una deidad pagana, o la ciencia… probablemente también los alienígenas ancestracles… todo sirve para adorar, porque todo ello es representación palpable del EGO. El dios falso que reemplaza al Uno y Único Dios.
Tristemente también hay de aquellos que se dicen maestros de Torá y leales a Hashem, pero que no dejan de ser serviles al EGO, al cual han puesto delante de Dios y por tanto ocultado Su Presencia en sus vidas.
Aquel que entiende, entiende.

No pienses que la cárcel es estática, se mueve junto a ti.
Desde lo más profundo de esa caverna irracional te tiene atrapado el EGO.
Si puedes quitarte de encima alguno de los dogmas o creencias, inmediatamente ocupa ese lugar otro dogma que alza mejor a la nueva perspectiva, que sigue siendo la misma pero con una vestimenta diferente.
En tanto no reformemos nuestro Sistema de Creencias de manera intensa, metódica, demoledora, no tenemos opción más que seguir viviendo una vida de caretas.
Es triste, es cierto.
Ni hay magia que ayude.

El camino de salida es similar al que tuvieron que atravesar los israelitas para salir de Egipto, que no solamente fue un proceso largo y administrado por Dios, sino que tuvo sus altibajos, sus recaídas, sus contratiempos y no todos los que pudieron salir físicamente lograron la salvación emocional y mental. Muchos fueron los que perecieron en el Egipto físico y otros muchos en el emocional y mental.
Pero la guía de Dios estaba y está.

Básicamente es llenar tus pensamientos, palabras y acciones de bondad y justicia.
Que es el resumen de lo que Dios pide al ser humano.
El manantial de la sabiduría que proviene de la palabra de Dios y que es materializada a través de Sus mandamientos eternos. Los siete que ha dado a cada persona de los gentiles (no judíos) y los 613 que ha encomendado al pueblo judío.

Tienes la oportunidad de ser más feliz, saludable, bendito y disfrutar de esa bendición.
Te costará, pero tienes la oportunidad.
Dios está esperando que des el primer paso para Él llevarte el resto del camino.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: