Parasha Lej Leja 5762

Lej Lejá 12:1 – 17:27

Un estudio acerca de la Parashá

A veces, en la pregunta está la respuesta

Está escrito en la parashá: "Levántate, anda a lo largo y a lo ancho de la tierra (Prometida), porque a ti (Avraham) te la daré." (Bereshit / Génesis 13:17)

Era hacia el fin del año lectivo, y como siempre por esas fechas, el instituto buscaba nuevos ayudantes de asignatura. Razón por la cual, el maestro en ciencias, propuso el siguiente problema:
Como parte de la carrera para investigador policial, uno de los cursos requiere aprender a reconocer los gestos, señales, indicios, modos para advertir al que miente. El instructor sienta al estudiante en una habitación de interrogatorios junto a tres ayudantes, que hacen las veces de sospechosos. La consigna es simple: Hay uno sólo de ellos que miente, ¿cuál es?
Entonces pasa a oír las declaraciones
A: – Ellos dos (B y C) siempre mienten.
B: – Ellos dos (A y C) siempre mienten.
C: – Yo siempre digo la verdad.

Ahora bien, ¿qué responderían ustedes? Tienen un par de horas para responder. Luego oiré las respuestas, y la decisión será inmediata, el que conteste correctamente tendrá un grado en la cátedra el año entrante, con la posibilidad de avanzar enormemente en su carrera.’
Y sus discípulos, cada uno por su lado, se pusieron a especular.
Pensaron, razonaron, calcularon. Hicieron croquis, representaban roles para sí mismos, y escondían sus magros resultados de sus compañeros.
El tiempo pasaba imperturbable a la congoja de los jóvenes… ¿acaso detendría su fluir por lo que aconteciera en la vida de ellos?
Y las horas pasaron.
Y las respuestas, todas ellas dejaron una sensación de derrota en el pecho de los presentes.
Con amabilidad, lamentó el maestro la oportunidad desperdiciada. Los alentó a continuar sus estudios sin perder la esperanza, pues un pequeño contratiempo no debe ser óbice para abandonar la carrera. Y tras unas nuevas palabras de estímulo, abandonó el instituto y abordó su vehículo. Lentamente se puso en marcha. Cuando uno de los jóvenes estudiantes salió como disparado del edificio, persiguió el coche de su maestro para pedirle: ‘No me interesa la promesa de una recompensa, le pido por favor, que me diga cómo hago para hallar la respuesta apropiada.’
Y le dijo el maestro: ‘Tu tenaz búsqueda de la verdad es en sí misma la respuesta que precisas… será un gran placer para mí recibirte el año entrante en tu nuevo trabajo de ayudante de cátedra’.

Shabbat Shalom les desea Yehuda Ribco

Destellos de la parashá

Sidrá 3ª de la Torá y 3ª del sefer Bereshit / Génesis.
Entre los versículos 12:1 y 17:27.
Se lee la haftará en el sefer Ieshaiá / Isaías 40:27 – 41:16.

En esta parashá -sección semanal de la lectura de la Torá-, nuestro primer patriarca (Avraham) reconoce que Dios es el origen de todo lo que existe. Por lo cual lo acepta como su Dios, como el único Dios.
Esta frase que parece contar algo corriente, en realidad implicó una revolución social. Durante largos siglos la humanidad había olvidado la existencia de Dios. Sin embargo, el alma humana vive sedienta por la cercanía a Dios, el deseo de hallarLo reside por siempre en nuestra alma. Entonces, sin reconocer otra solución, ellos inventaron dioses. Y llamaron dios a los astros, a elementos de la naturaleza, a lo que les parecía poderoso, a personas, a ideas… a cosas… cosas que no son Dios.
En medio de esa cultura. Sumergido en la total idolatría. Rodeado del desconocimiento de Dios. Perseguido y aislado, a pesar de todos los pesares… Avraham halló el camino hacia Dios, hacia el crecimiento, la paz y la armonía.
Avraham, nuestro patriarca, nuestro modelo.

De la Parashá

http://serjudio.com/bereshit/lejleja62.htm

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: