Parashat Terumá 5768

Shabbat: 3 Adar I , 5768; 9/2/08

Un comentario basado en la Parashá Terumá (Shemot 25:1 – 27:19)
*Para que seas santuario*

¡Bienvenido lector estimado!

El versículo expresa:

“Que Me hagan un santuario, y Yo habitaré dentro de ellos.”
(Shemot / Éxodo 25:8)

En el capítulo se viene relatando acerca de la construcción del santuario, del templo dedicado al Eterno, por lo que la frase debiera concluir diciendo: “Yo habitaré dentro de él“, dentro del templo, como sería lógico y esperable.
Lo que resulta extraño es que de hecho el Eterno indique que “Yo habitaré dentro de ellos“.

De buenas a primeras, en pocas palabras nos está dejando una enseñanza inmensa.
El Eterno no mora en casas, ni en palacios, ni tan siquiera el universo Eterno lo puede albergar.
Según está dicho:

“¿Es verdad que Elokim ha de habitar sobre la tierra?
He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no Te pueden contener.
¡Cuánto menos este templo que he edificado!”
(1 Melajim / I Reyes 8:27)

El Eterno es quien contiene al universo entero, y nada lo puede contener a Él.
¡Cuánto menos el triste trozo de arcilla con hálito de vida que es el cuerpo humano!

Por esto con extrema claridad el Eterno deja en claro que el Templo NO es para ser Su morada, sino la morada de Su Nombre:

“Él edificará una casa a Mi Nombre”
(2 Shemuel / II Samuel 7:13)

Entiéndelo bien,
una casa para que la gente identifique con el Eterno,
para que allí se desarrolle el sacro servicio que Él comandó a los cohanim (sacerdotes de la descendencia de Aarón, el hermano de Moshé),
un sitio para que la gente se dirija allá para congregarse con ánimo de encuentro con la trascendencia,
un lugar al cual orientar nuestro corazón a la hora de rezar.
Un sitio para Su Nombre, pero en modo alguno una edificación que lo encierre.

Él escogió a Tzión (Sión), Ierushalaim como el punto central hacia el cual orientarse quien quiera un encuentro “íntimo” con Él, pero Él no vive allí, Sus “pies” no tocaron esa tierra, Su “cuerpo” no anduvo por esos paisajes ya que ni siquiera toda la tierra con los cielos limitan Su ignota esencia.
Ni una ciudad lo delimita.
Ni un templo lo cobija.
Mucho menos un cuerpo humano lo puede abarcar.
Él excede toda comprensión, toda demarcación, toda conclusión.
(Usamos “cuerpo” y “pies” un poco más arriba en sentido poético, tal como lo usa el salmista, ya que Elokim no tiene cuerpo, ni materia alguna, ni forma, Él es completamente diferente a todo, y nada ni nadie lo pueden comprender).

Entonces, ¿cómo dice el versículo que citamos en primer término que “Yo habitaré dentro de ellos“?

La respuesta quizás la brinda el profeta:

“Así ha dicho el Eterno:
‘El cielo es Mi trono, y la tierra es el estrado de Mis pies.
¿Dónde está esa casa que Me edificaréis?
¿Dónde está ese lugar para Mi reposo?
Mi mano hizo todas estas cosas; es así como todas estas cosas llegaron a existir, dice el Eterno.
Pero a éste miraré con aprobación: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante Mi palabra.”
(Ieshaiá / Isaías 66:1-2)

Es impactante.
Aunque lo sabemos y no precisamos aprenderlo, igualmente es impactante reencontrarse con esta VERDAD.
El Eterno no precisa de templos, ni de rituales, ni de sacrificios, ni de sangre, ni de monumentos, de hecho, no precisa nada de nada, ni de nadie.
Pero Él, por amor a nosotros, nos demanda ciertas cosas, y una de ellas, tal vez la principal, es que seamos humildes, que nos apeguemos a Su Palabra, es decir, a Su Torá y que vivamos de acuerdo a Sus mandamientos.
El Templo en Ierushalaim, muy lindo, muy útil, muy majestuoso, muy querido, se cumplían numerosos preceptos en él, pero no estaba allí encerrado el Eterno…
Sino que en cada instante, en cada acción, en cada abstención, cada vez que gozamos de lo permitido y nos apartamos de lo prohibido, allí es cuando estamos en comunión con el Eterno.
Por esto dice que “Yo habitaré en medio de ellos”… ¿quiénes son estos “ellos”?
Los que se adhieren al Eterno, tal como Él indica.

“En pos del Eterno vuestro Elokim andaréis, y a Él temeréis. Guardaréis Sus mandamientos y escucharéis Su voz. A Él serviréis y a Él os adheriréis… Sólo vosotros, que permanecéis adheridos al Eterno vuestro Elokim, todo de vosotros está vivo hoy.”
(Devarim / Deuteronomio 13:5; 4:4)

Él habita en el seno de cada persona que vive de acuerdo a lo que Él expresa en Su Torá.
Él le da vida a esa persona, tanto en Este Mundo como en la Posteridad.
Pero ten en cuenta, solamente se está adherido a Él cuando se cumplen sin regateos los mandamientos que Él te ha encomendado.
Cuando uno empequeñece su ego para que rija el Eterno dentro de uno mismo.
Cuando uno se empeña para que su voluntad sea la divina Voluntad.
En ese momento uno realmente está siendo habitado por el Eterno.
Pero atento, esta descripción no es poética, ni mística, ni metafísica, ni oscura. Es una descripción concreta, objetiva, real.
Pues, la persona que anda solamente de acuerdo a los preceptos, realmente está siendo habitado por el Eterno, ya que toda su vida es una manifestación de la divina Presencia.
A diferencia de aquellos que gustan de la mística de ensalmos, rituales, palabras misteriosas, posiciones extrañas, le idea es muy simple y veraz: si haces que el Eterno esté en todos tus momentos, entonces estás experimentando una comunión profunda e intensa con Él. Aunque simplemente estés en tu negocio vendiendo, o vayas de compa al mercado, o estés en un partido de fútbol… en todo momento y lugar, siempre y cuando tu conducta (pensamiento, palabra, acción) esté armonizada con los mandamientos del Eterno.
Así eres 100% espiritual, sin aditamentos, pura vitamina de eternidad.

Presta atención a las palabras del salmista:

“Al Eterno he puesto siempre delante de mí; porque está a mi mano derecha, no seré movido.”
(Tehilim / Salmos 16:8)

A simple vista parece ser un versículo de simple alabanza, que confirma a pleno la enseñanza que te estaba dejando.
Pero quiero hacerte ver un detalle, no menor.
“Delante de mí”, está dicho “lenegdí“, que también puede ser traducido como “En mi contra”.
¿Qué quiere decir esto?
Que aunque mi deseo vaya en contra del Deseo del Eterno, debo apaciguar mi ego para dejar que sea Él quien comande mi vida.
Aunque lo sienta opuesto, aunque me cueste, aunque no lo entienda realmente, aunque no alcance aún un grado de perfección en mi vida, igualmente es necesario que mis pasos sean en Su Buen Camino, para que de ese modo Él este conmigo y nada me perturbe.
¿Lo entiendes?

Como resumen, unas palabras que el Eterno comunicó a Shelomó / Salomón, precisamente cuando éste estuviera edificando el primer Beit HaMikdash:

“Respecto a este templo que tú edificas,
si caminas en Mis estatutos, y pones por obra Mis decretos, y guardas todos Mis mandamientos andando de acuerdo con ellos,
Yo cumpliré contigo Mi palabra que hablé a tu padre David:
Habitaré en medio de los Hijos de Israel, y no abandonaré a Mi pueblo Israel.”
(1 Melajim / I Reyes 6:12-13)

Así es, tú también puedes ser un santuario para el Eterno.
No depende de ninguna iluminación extática, de ninguna exaltación mesiánica, de ningún arrebato cabalístico, de ninguna receta misteriosa, sino tan simplemente de cómo vives tu día a día.
De cuán apegado estés al trazo que el Eterno ha marcado, o cuánto te apartas de él.

¡Te deseo a ti y a los tuyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!
¡Qué sepamos construir shalom!

Moré Yehuda Ribco

Tu apoyo constante nos permite seguir trabajando

Otros comentarios, resúmenes, pruebas, juegos, etc.

2
Leave a Reply

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
******* *******orah Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
orah peer
Member

bellitzimo yehuda!
asi es, beasu li mikdash..
me encanta la manera en q’ explicas a la gente ,la claridad y cristalinidad de tus mensajes.
p/ q’ no se crean q’ p/ estar cerca de Hashem deben estudiar kabala o andar en cosas oscuras y raras.
mas bien dia a dia cumpliendo las mitzvot,sin cosas extranas uno ya se acerca,una casa donde hay kavod mutuo(respeto)entre la pareja,donde se estudia tora,donde se come kosher,donde se cuida la pureza familiar y donde se cuida shabes ,etc.. un mikdash meat
en una casa asi se cumple .be asu li mikdash beshkanti betojam..

******* *******
Member

ELOKIM MORA EN LOS CORAZONES EL MIRA LOS CORAZONES, POR QUE DE LA AVUNDANCIA DEL CORAZON SON NUESTRAS OBRAS, Y ES VERDAD LO QUE DISE EL SENOR YEHUDA RIBCO, AHY QUE DEJAR QUE NUESTRO SENOR TOME EL CONTROL DE NUESTRAS VIDAS. SHALOM A TODA SU FAMILIA, Y A TODA SU GENERACION

A %d blogueros les gusta esto: