Parashat Tetzavé: aroma del paraíso

La ner tamid -luz eterna- del Templo es comparable a la ner tamid de la Torá, que se mantiene encendida por estar viva en el corazón de cada judío próximo a los preceptos.
Es sencillo ubicar y encender una ner tamid en la sinagoga o en la casa de estudio, y luego, dejarlas allí encendidas y solitarias.
Pero, la luz también debe estar encendida "fuera del sitio del Testimonio" (Shemot / Éxodo 27:21), en la casa, en las calles, en cada una de las situaciones y momentos de nuestra vida.
Cuando la ner tamid de la Torá una luz de trascendencia y bondad ilumina cada faceta de la vida.

Basado en Pardés Iosef

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: