Parashat Terumá: vistazo

Ubicación:
Terumá
("Ofrenda") es la séptima parashá del segundo tomo de la Torá, el sefer Shemot, conocido en español como "Éxodo".

Temática:

  1. Construcción del Mishkán – Tabernáculo o Templo portátil
    El Eterno ordenó a Moshé construir el Mishkán, para simbolizar Su presencia entre el pueblo hebreo a través de su diseño celestial, que incluía:

    • Jatzer -patio- que era la cámara externa: con el mizbaj hanejoshet -altar para las ofrendas ígneas-, y el kior -lavabo- usado por los cohanim;

    • Kodesh -santuario- que era la sala externa: contenía el shuljan -mesa de los panes-, Menorá -candelabro de siete brazos- y el mizbeaj haketoret -altar del incienso-; esta sala era accedida únicamente por los cohanim en funciones sacras;

    • Kodesh hakodashim -santo de los santos- que era la sala interna: contenía el arón haberit-arca de la Alianza con las Tablas dentro-; a esta cámara entraba solamente el Sumo Sacerdote en los servicios de Iom Kippur.

    Tan medular fue esta orden, que a partir de esta parashá, con la excepción del asunto del Becerro Dorado, el resto del tomo Shemot trata con los temas relacionados con esta construcción.
    Se les pidió a los israelitas que trajeran sus ofrendas de diversos materiales: metales, tejidos, cueros, especies aromáticas, etc.
    Y el Eterno dio precisas instrucciones de la construcción, de los utensilios.

Para destacar:

Una ofrenda del corazón
En "Perlas de la Torá", del Rav A. Scheinbaum, nos enseña:

"…tomen para Mí una ofrenda; de todo hombre cuyo corazón le mueva a hacerlo… oro, plata, bronce…"
(Shemot / Éxodo 25:2, 3)
Cada uno de estos metales posee diferente valor, pero ellos son mencionados juntos y considerados con idéntica importancia, pues esto es "una ofrenda de corazón", considerando lo que ha sido afirmado "si uno da más o menos, es irrelevante, mientras su pensamiento esté centrado en (honrar con la acción) al Todopoderoso" (TB Berajot 5b).

Dos tipos de caridad
En "Aprender y enseñar", el Rav Mordejai Katz, nos enseña:

"Ésta es la ofrenda que tomaréis de ellos"
(Shemot / Éxodo 25:3)
Se pidió a los judíos que hicieran dos tipos de contribuciones: (a) aquello que la persona quisiera dar; y (b) un monto que cada uno -rico o pobre- estaba obligado a dar idénticamente. Esto nos da una visión acerca de la caridad. El primer tipo de contribución nos enseña que aquellos que han sido bendecidos con riqueza deben dar caridad. El segundo tipo subraya el hecho de que cada uno de nosotros debe dar caridad, inclusive si nuestras posesiones materiales son escasas. Haciendo así, nosotros reconocemos que cada una de nuestras posesiones proviene del Eterno y que siempre hay otros que están más necesitados de lo que lo estamos nosotros.

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco


Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  1. "Si una persona convence a otra para dar tzedaká, su recompensa es mayor de la que recibiría solamente por dar de su propio bolsillo"
    (Shulján Aruj, Ioré Deá 249:5)

    1. ¿Por qué?

    2. ¿Cuándo ha dado por última vez usted su apoyo económico a pobres, necesitados o instituciones judías de educación ?

  2. "Separa el diezmo para tzedaká y así te enriquecerás"
    (Shabbat 119a)

    1. ¿Está usted de acuerdo con esta aseveración? Analícela y fundamente su propia postura al respecto.

    2. ¿Cuál ha de ser la actitud correcta al momento de dar tzedaká, acaso esperar enriquecerse debiera ser la motivación fundamental?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: