Tu sentimiento de culpa

¡Ah, el sentimiento de culpa!
Sí, ese sentimiento oscuro y lóbrego de culpa.
Arma favorita de los manipuladores.
Esos que te instilan sentimientos culposos para usarte y luego arrojarte a un costado.

Ah, el sentimiento de culpa, fuente de dolor y descontento, látigo del EGO para castigarte, para esclavizarte.
Por el cual sientes que no tienes derecho a disfrutar de nada,
por el cual cuando gozas temes que algo malo ocurra,
por el cual eres lastimosamente complaciente,
por el cual rehúsas cualquier placer,
por el cual encuentras formas más o menos macabras para auto-castigarte o llevarte a situaciones de vergüenza y dolor.

No importa realmente qué es lo que usas como excusa para sentirlo, lo que sea sirve para paralizarte, para aterrarte, para atormentarte, para sufrir y huir de tu verdadero ser, del esplendor y la bendición.

Entiende bien la diferencia entre culpa y sentimiento de culpa.
Culpa es uno de los resultados naturales de una acción errónea, o de una omisión que termina en algún perjuicio, cualquiera de ambas situaciones no han sido corregidas, reparadas o se ha transitado el proceso de perdón por ellas. Por lo cual, surge la culpa y se mantiene allí, consciente o no, hasta realizado el necesario proceso de corrección.

El sentimiento de culpa, por el contrario, no nace de una acción u omisión de tu parte, sino de asumir sobre ti la carga de algo que no has hecho y te han (o has) endilgado.

La culpa es saludable, nos avisa que tenemos algo que revisar, algo que corregir, algo que mejorar.
Con la culpa podemos darnos cuenta de lo que está mal por nuestra causa, y entonces hacer lo que está a nuestro alcance para construir shalom, interna y externa.

Pero, el sentimiento de culpa es enfermizo, nos lleva a encadenarnos a fantasías perjudiciales, nos vicia de impotencia, nos priva de la posibilidad de gozar de aquello que es lícito y permitido.
Hasta en ocasiones el sentimiento de culpa se monta sobre una verdadera culpa, para que de ese modo no podamos hacer lo necesario para que retorne el bien.

Sí, el infundir sentimientos de culpa es una de las armas preferidas de los manipuladores, lo sepan ellos o no.
Te hacen sentir culpable, y por lo general son ellos los que tienen la solución para librarte de la pesadilla del remordimiento sin motivo real. Emplean hábilmente el discurso para victimizarse, para hacerte sentir un ogro, para que te percibas como alguien malvado y sin remedio, pero mágicamente ellos te pueden conceder el don de la salvación, claro a cambio de que entregues cosas que son valiosas para ti o codiciadas por ellos.

Te pongo un ejemplo sencillo, muy difundido entre las gentes.
Algún clérigo, una “autoridad” religiosa desde su alto púlpito declara que tú eres pecador, que has nacido pecador, que tu destino es el infierno, que no hay obra o acción que repare tu terrible pecado, que ciertamente tú eres una escoria igual que tus ancestros. Se te niega toda posibilidad de escape, porque no has hecho nada realmente, sino que tu pecado es el “pecado original”, algo misterioso y no muy claro que ha cometido un supuesto antepasado hace milenios y que por cuya causa tú ahora naces pecador, vives pecador y mueres sin redención. No tienes escape, eres de lo peor, simplemente por haber nacido ya estás condenado al peor de los infiernos. Cuando este mensaje espantoso penetra bien profundo en tus huesos, cuando ya ni te preguntas sobre la lógica o autenticidad de esta prédica maligna, cuando ya asumes como un hecho el pesado sentimiento de culpa que te han cargado, cuando reconoces que nada puedes hacer para salvarte, es cuando el mismo predicador te ofrece la panacea, la salvación, el escape tan ansiado. ¿Cuál es? Pues claro… tener fe en lo que él te enseña, no cuestionar, no preguntar, no criticar, no indagar, no investigar, no contradecir, no perder la fe. Solamente tener fe en lo que el clérigo te afirma como cierto y no apartarte de ello. Tener fe en cualquier absurdo, no importa, ya que tienes prohibido cuestionar. Tener fe y entregarte de cuerpo y alma a lo que el predicador te ordene. No importa que sea doloroso, pecaminoso, criminal, antagónico al camino del constructor de shalom, nocivo para ti u otros. Nada importa, solo ser manipulado como una marioneta por aquel que te ha manipulado inyectando en ti el sentimiento de culpa con el consiguiente remedio mágico que te provee, con el cual te esclaviza.
¿Te suena conocido?
¿Te suena improbable?
¿Te suena ridículo?
¿Te suena paranoico?
¿Crees que cosas así se dan en la realidad o es solamente un delirio que estoy compartiendo ahora contigo?

Por supuesto que no solamente a nivel religioso, grupal, masivo, se maneja el sentimiento de culpa.
También en las relaciones individuales, y especialmente en aquellas más cercanas y en las cuales alguno de los participantes está sumergido en su EGO (que es lo mismo que decir: cualquiera de nosotros, de los humanos).

Desde pequeñitos te han dicho que hiciste algo malo, que no colmas las expectativas de tu madre/padre, que no te mereces ser amado, que no eres bueno, que no sirves para nada, que… en resumen, que no somos lo que nuestros padres quieren que seamos. Se nos culpa de lo que no hacemos, se nos inmoviliza por medio del sentimiento de culpa. Se trata de controlarnos con estos mensajes cargados de EGO, para hundirnos en impotencia y que nos entreguemos al dominio de nuestros padres. Ellos son los grandes, los inteligentes, los que saben, los experimentados, los que estudiaron, los que tienen el dinero, los que tienen voz, los que votan, los que pegan, los que anulan, los que califican, los que descalifican, los que premian con amor o indiferencia, etc.; nosotros, los pequeños, somos todo lo contrario, todo lo incapaz y defectuoso; personitas; locos bajitos; personas en desarrollo y otros mensajes demenciales pero que son útiles para doblegar la voluntad y quebrar el espíritu de autenticidad en el niño.
Ellos nos hacen creer que somos impotentes, más de lo que realmente somos, para de esa manera ejercer su control.
Nos hacen sentir culpa, variada, surtida, para luego ofrecernos la panacea: si obedeces entonces eres bueno, eres lindo, eres inteligente, eres amado, eres el mejor hijo.

La manipulación puede ser más o menos evidente, más o menos explícita, más o menos consciente. Pero, ¿dudas de que se dé?
¿Te parece que en tu crianza no la han usado?
Y tú, si eres padre, hermano, tío, maestro… ¿no la has usado alguna vez?
Vamos, revisa tus archivos, examina… ¿o te sientes culpable antes de comenzar a reconocer tus culpas y entonces estar capacitado para enmendarlas?

En la infancia, las respuestas pueden ser variadas, porque no hay reacciones lineales, no hay un determinismo mecánico.
Una respuesta al sentimiento de culpa es la adaptación, ceder, ser un niño “bueno”, conformarse, ser cooperador, dejar de luchar, adoptar la máscara que ofrece el padre manipulador. No sabemos qué ocurre por dentro, el conflicto interno, aquello que se ha reprimido y cuánta energía se está malgastando en mantener la represión. Acatan los mandatos, se someten a los deberes que les imponen, se estresan para alcanzar el aplauso ajeno, se insensibilizan a su identidad, hacen negocitos mentales para obtener algún mimo, buscan la aprobación de otros, se desesperan por controlar aquello que no pueden controlar por medio del ser “buenitos”, “adaptados”, “exitosos”.
No sabemos qué tan profundo y doloroso es el exilio interno, cuánta enfermedad emocional se está causando, cuanta miseria mental se está sembrando, cómo explotará está mascarada el día que lo haga (y si es que lo hace, porque recuerda, no hay determinismo lineal). ¿Cuánto sufren como adultos? ¿Cuánto se sumergen en impotencia, en EGO? ¿Cuánto manipularán a quienes estén en inferioridad de condiciones? ¿Cuántas trapisondas harán cuando crean que nadie los vea? ¿Qué tan éticos serán? En fin… ¿qué tan bueno es un niño bueno a causa del castigo o de la manipulación?
La desdicha es u pan cotidiano, el auto desprecio, el reproche, el vacío, el no saciarse con nada, el autocastigo, las adicciones variadas, la frigidez, el falso orgasmo, la hipocresía, el suicidio… ¿Qué no? Lo que fuera, en tanto alguien les dé atención y les haga sentir parte de algo bueno. Quieren encontrar esa magia que los salve, pero se sienten tan culpables que nada les libera.

Otra respuesta es la del niño rebelde, el pegador, el burlón, el pendenciero, el desajustado, el problemático, el que no aprende, el torpe, el agresivo, el que rompe las reglas. Son los que consiguen atención con sus conductas desalineadas, los que demandan a los demás a través de hacer lo injusto e incorrecto. Si el niño “bueno” obtiene la atención ajustándose, perdiendo su identidad, siendo una marioneta del manipulador; el niño rebelde también es una marioneta, aunque haga lo contrario a lo que se espera. Porque, no es rebelde con causa, ni por conciencia, ni por luchar voluntariamente por su libertad, sino que meramente está en oposición, en rebeldía, en bravuconería. No ha roto la cadena de su EGO, ni la del EGO del que lo manipula. Él está diciendo: “mírame, soy malo, te detesto, pero no puedo vivir sin tu atención, sin tus reproches. Quiéreme, aunque sea a los golpes, porque esas palizas son el único contacto que tengo de alguien que me mira. Sin ti, nadie me miraría. Mírame, quiéreme, muéleme a palos, porque soy malo, me siento muy malo, siento una culpa enorme”. Se rodean de gente como ellos, se envician, se ensucian, o se engalanan por fuera pero por dentro se sienten como ratas inmundas, falsas, estropeadas, dignas del sufrimiento y el maltrato.

(Sí, hay niños y adultos éticos, que han aprendido a romper bloques en la muralla del EGO. Sí, hay niños y adultos perversos, sumergidos completamente en la maldad y que no esperan el cariño de los que lastiman. Solo desean destruir, que su impotencia aparezca como potencia máxima. Pero también están estos otros, los que estamos comentando ahora).

¿Cómo curar esta brecha entre el Yo Esencial, que es puro, bello, armonioso, luminoso, pacífico, saludable, de vida; con estas máscaras espantosas del Yo Vivido?
Por una parte está el tomar conciencia de la manipulación, reconocer lo que ha estado sucediendo y lo que se mantiene actual en este trabajo de sometimiento.
Permitir el darse cuenta, el criticar, el señalar.
Ver como funciona este terrible proceso de manipulación.
Luego, perdonar, dejar ir, no querer controlar aquello que no se puede controlar.
Romper las relaciones enfermizas, no permitir que se siga sometiendo a más manipulación, rechazar actuar los personajes que se les impone, encontrar al Yo Esencial y conectarse con él.
Vivir el aquí y ahora, a pleno, disfrutando lo que es lícito. Sin querer dominar lo indomable, rechazando las jugarretas de los manipuladores.
Desarticulando las trampas del EGO, del propio, y no actuando según sus dictados.
Elevando rezos sinceros y humildes al Eterno, para agradecer, para alabar, para pedir ayuda en el tránsito hacia una identidad más integrada y armónica.
Aceptando quien eres y no actuando lo que otros pretenden que seas.
Sabiendo que no hay magia ni brujería, ni religión salvadora, sino tan solo el camino de la construcción de shalom.

Hay otras cosas para hacer, pero por aquí vamos empezando.

1
Leave a Reply

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Yehuda Ribco Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: