Shoftim 5774

Shoftim, Jueces, es la quinta porción de Devarim/Deuteronomio (16:18-21:9).
Su tema principal es la administración del país, que debía ser establecida por la nación judía a su pronta llegada a la tierra de Israel.
Hasta hacía cuarenta años, los hebreos eran esclavos del poderoso imperio egipcio, no tenían necesidad, ni oportunidad, de liderazgo propio, ni instituciones que les pudieran representar y organizar. Como esclavos obedecían las órdenes, era poco lo que podían mantener de su autonomía y hacer para preservar su idiosincrasia. Había un consejo de sabios/ancianos para cuestiones muy limitadas, así como una cierta independencia de la tribu de Leví, pero no mucho más.
Luego de salir de Egipto, Moshé quedó a cargo, aunque quien mandaba directamente era el Eterno por medio de hechos concretos que manifestaban Su Voluntad, así como también a través de Sus mensajes que Moshé transmitía fielmente. Con el paso del tiempo organizaron un ejército, con sus respectivos oficiales; un sistema judicial; presidentes de cada tribu; un rudimentario Senado; todo con las miras puestas en la meta, que era arribar a la tierra de Israel para adaptarse allí a la vida de personas libres y constructoras de shalom.

Ahora, en pocos días Moshé dejaría su cargo, el Eterno iría ocultando Su Presencia, para permitir el desarrollo del pueblo y sus instituciones.
El liderazgo político estaría a cargo de Mi.SH.Cá.N. Es un juego de palabras, porque mishcán era el templo portátil que los acompañó durante la travesía por el desierto. Pero, en este caso son las siglas de Melej -rey-; SHofet -juez, caudillo-; Cohén -sacerdote, dignatario espiritual-; Nabí -profeta-.
Cada uno de ellos tenía su rol, sus funciones, su tiempo y lugar para actuar a la cabeza de Israel. A veces podían ser simultáneos, sin por ello menoscabarse unos a otros. Tal como actualmente estamos acostumbrados a que los poderes del Estado estén separados (Legislativo, Ejecutivo, Judicial), de manera similar fue en el antiquísimo Israel, siendo pioneros en este campo también para las otras naciones.

Lo central era que se aplicarán las leyes de la Torá, que es la Constitución del pueblo de Israel, así como las normas que oportunamente surgieran de los ámbitos legislativos de la nación. Es claro que sin ley y justicia no puede haber paz. Sin paz no hay manera que pueda desarrollarse una vida de encuentros, resolución de conflictos, avances y progresos verdaderos.

El principio que se establece en la parashá es el famoso “tzedek tzedek tirdof” – “justicia justa perseguirás”.

Por supuesto que se debe ser en extremo cauteloso para que líderes y jueces no caigan en la corrupción moral, pervirtiendo así el juicio y promoviendo el caos social e individual. Por ello la Torá establece reglas y medidas para proteger a todos, pero en especial a los que en principio aparecen como más indefensos. Al mismo tiempo, exige que se respete a las autoridades, puesto que son el elemento que han tenido las civilizaciones para organizarse y cuidarse mutuamente.

La parashá menciona algunos de los factores que pueden provocar el descalabro social, como los sobornos, la corrupción en la justicia, los favoritismos, el autoritarismo, la violencia, el populismo, pero también la inclinación hacia la superstición, el dedicarse al engaño, el admirar lo malo y tildarlo como bueno. Así, la Torá marca los límites báscios para asegurar una convivencia saludable y un desarrollo sustentable.

¿Cuáles serían las enseñanzas prácticas que podríamos aplicar a la vida cotidiana?
¿Tiene alguna ventaja contar con una Constitución de origen Divino por sobre una de origen humano?
¿Qué lleva a la corrupción moral en los dirigentes? ¿Ideas para resolverlo?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Chino (11) ‍‍24/08/14 - 29 Av 5774 {Link}
    Gracias por compartir sus conocimientos.
    Estoy estudiando de manera rápida el libro de los Jueces, en idioma español, Cómo entender los diferentes acontecimientos de luchas y de desobediencia del pueblo elegido por el Eterno.
    1
    1. Yehuda Ribco (3944) ‍‍24/08/14 - 29 Av 5774 {Link}
      preguntemos algo mucho, muchisimo mas antiguo y dificil de entender.
      como puede ser que de los gentiles, que son el 99,98% de la humanidad, y solamente deben cumplir con siete mandamientos sencillos, esenciales, simples, sin embargo los que son leales al Eterno no llegan ni a un 3 o 4 % en toda la poblacion mundial?
      como catalogar esta tremenda desobediencia ante el Eterno y lo mas basico del ser humano?
      solo siete mandamientos! simples, cotidianos, comprensibles y asi mismo fallan de manera espantosa...
      cuando desee, don chino, intente una respuesta.
      quizas si encuentra algo con logica y verdad, pueda serle mas claro cosas mas alejadas y complejas como historias de pueblos que no son el suyo o mandamientos que le son por completo ajenos.
      espero sus interesantes acotaciones al respecto del desastre que comete desde hace milenios mas del 95% de la humanidad.
      gracias.
      2
      1. Chino (11) ‍‍25/08/14 - 30 Av 5774 {Link}
        Creo que no le fui muy claro en la pregunta. ¿Por qué se narran muchas luchas, matanzas y esclavitud; quiero saber si todo lo narrado es histórico? (Disculpe por mi ignorancia). Gracias por su respuesta.
        3
      1. Shaul Ben Abraham (1350) ‍‍25/08/14 - 29 Av 5774 {Link}
        Me equivoqué en que puse el sefer Shoftim, cuando estaba pensando en el libro de Yehoshua y en el Sefer Devarim; como sea en este libro se dice en líneas generales como vivir en la tierra y eso fue lo que le tocó a Yehoshua ir construyendo
        6

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: