El becerro de muerte

El 17 de Tamuz estaba destinado a ser el día más feliz para el pueblo judío y quizás para la humanidad.
Era el día en que Moshé descendería con las Lujot haBerit, las tablas de piedra que tenían esculpidas por la mano de Dios las Diez Frases con aquellos catorce mandamientos tan famosos que Dios diera a la nación de Israel.
PERO, pasó lo que no debiera haber pasado.
Los Erev Rav, la muchedumbre de gentiles que habían salido de Egipto bajo el mando de Moshé, se habían puesto nerviosos, porque habían calculado mal la fecha de retorno del maestro y por tanto creyeron que éste había fallecido. De esa manera, ellos quedaban sin liderazgo, desamparados, sin el auspicio de ningún dirigente ni el beneplácito del Eterno. Porque ellos eran “el pueblo de Moshé”, ya que se habían identificado con quien fuera en el pasado su príncipe, de la casa de Faraón, y éste a su vez los cobijó bajo su manto.
Como sea, fueron ellos los que atacaron a Aarón, para obligarle a fabricar el ídolo.
Fueron ellos los que asesinaron despiadadamente a Jur, el sobrino de Moshé y Aarón, luego lo descuartizaron y amenazaron de hacer lo mismo a Aarón.
Fueron ellos los que se apuraron en traer el oro para construir el becerro y los que se apresuraron en festejarlo y de degradarse con todo tipo de cosas prohibidas.
Fueron ellos los que incentivaron a algunos hebreos emocionalmente inestables a participar de las depravaciones.
Al bajar Moshé, rompió las Tablas.
Luego se tuvo que encargar de destruir el becerro, castigar culpables, poner un poco de orden.
Todo ello en el día que debiera haber sido el más feliz de todos, cuando los judíos iban a entrar en contacto con las Tablas de la Alianza y a recibir también en sus manos lo que Moshé escribió, dictado por Dios, de la Torá.
Pero, se transformó la alegría en mucha pena y amargura.
Tanta que ni te imaginas, porque lo peor aún estaba por venir.
Te cuento.
Si no hubiese pasado nada fuera del plan, los judíos recibían el 17 de Tamuz los objetos sagrados y se ponían en camino nuevamente para arribar a la Tierra de Promisión pocos días más tarde.
Entonces, hubieran entrado de inmediato, pues los usurpadores de la tierra sabrían de las proezas del Eterno en Egipto y temerían de enfrentarse al pueblo de Dios.
Por lo cual, el ingreso y toma de posesión de la Tierra hubiese sido sencillo, indoloro, completo.
Tras lo cual, se construiría el Beit haMikdash y finalmente daría allí mismo comienzo a la Era Mesiánica.
Todo marcharía sobre ruedas, la redención completa a los tres meses de la Salida de Egipto.
PERO, con el tropezón del becerro de oro, Moshé tuvo que organizar el campamento y pedir perdón al Eterno durante cuarenta días.
Luego tuvo que volver al monte, a reescribir las segundas Tablas y a seguir en contacto con el Eterno por otros cuarenta días.
Entonces, descendió el 10 de Tishrei con las Tablas y el perdón, por ello celebramos los judíos Iom Kipur en esta fecha.
Ya el plan original tuvo un retraso, pero no terminó ahí, porque el Eterno ordenó que fuera construido un Templo para que los acompañara.
Todo lo cual retrasó el arribo a la frontera de Israel por dos años.
Fue cuando los 12 exploradores recorrieron la Tierra y al volver 10 llevaron la angustia al pueblo, lo que provocó que terminaran vagabundos por el desierto hasta completar cuarenta años.
Tras tanto tiempo, cuando toda una generación ya había fallecido, la toma de posesión de la Tierra ya no fue un mero trámite. Fue necesario luchar, combatir, negociar y para colmo de males, pasaron 33 siglos y todavía no hemos logrado asentarnos por completo en la totalidad de ella y sin que nadie pretenda arrebatárnosla.
Seguimos en el exilio, por más que haya comenzado la redención mesiánica y ya tengamos un Estado y estemos cada vez más cerca de la realización.
Pero, tomó milenios, sufrimiento sin fin, humillación, pérdidas, y una infinidad de dramas que se pudieran haber evitado si el evento nefasto del becerro no hubiese ocurrido.
¿Cuáles son las enseñanzas para la vida cotidiana de todo esto?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: