Resp.3711 – ¿Descansó el séptimo?

Buen Día maestro Yehuda! En primer lugar quisiera darle las GRACIAS por su ayuda y dedicación a la eterna palabra (Torá).

Mi pregunta: Hace poco estuve indagando en los principios básicos de lo que nos quiere decir la Torá, y encontré lo poco que se de ella. Nos habla de que HaShem descansó en el septimo día para ver lo que había creado. Pero como es posible que EL descance sabiendo que El es incansable (no se cansa). Que se quiere decir en realidad?

SHALOM! y Gracias nuevamente!
Joshua Pariente
16 años
Venezuela

Shalom,
"¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!" (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

¿Es que en realidad la Torá dice que el Todopoderoso "descansó"?

Veamos:

"Finalizó Elokim en el séptimo día la obra que había estado haciendo, y cesó en el séptimo día de toda la obra que había hecho. Y Elokim bendijo y santificó el séptimo día, porque en él cesó de toda Su obra, que Elokim creó para hacerse."
(Bereshit / Génesis 2:2-3)

No se menciona descanso, ni fatiga alguna, sino la conclusión de una etapa: el de la Creación;
el inicio de una etapa diferente: el de contemplar para santificar y bendecir lo ya creado;
y la propuesta de comenzar otra etapa, en la cual la humanidad se asocia al Eterno para desarrollar aquello que estaba creado pero tenia que "hacerse".

 

En incorrectas traducciones de la Torá se alude a que el Eterno "descansó":

"Shabat será señal para siempre entre Yo y los Hijos de Israel. Porque en seis días el Eterno hizo los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó ‘vainafash""
(Shemot / Éxodo 31:17)

"Vainafash" que se debe traducir como "reanimó", es traducido erróneamente como "descansó".

 

¿Cómo va a descansar el Todopoderoso?
¿Cómo haría mella en Él la fatiga, que se asocia a lo finito, limitado, necesitado?

Realmente la voz "vainafash" quiere decir: proveer de "nefesh", dotar de vida, de hálito, de ánimo.
El Eterno el séptimo día, tal como mostramos arriba cesó la obra de la Creación, pero no por ello canceló su perenne contacto con Su creación.
Ya que Él constantemente nos provee de energía, que nos posibilita la existencia.
Somos como las figuras que el proyector plasma en la pantalla, cuando se corta la energía, desaparecen las imágenes proyectadas.
Él nos proyecta, nos energiza, nos sostiene a cada segundo con vida.
Así pues, al llegar Shabat Él insufló vitalidad, renovó Su creación, como mencionamos en el rezo diario.
Ya el universo no andaba con la energía de la Creación, sino con la energía constante que proviene desde el infinito.

En otro versículo se indica como mandamiento para la persona judía:

"Seis días te dedicarás a tus labores; pero en el séptimo día cesarás, para que descansen tu buey y tu asno, y renueven fuerzas el hijo de tu sierva y el forastero."
(Shemot / Éxodo 23:12)

El judío también debe cesar su obra de creación en el día séptimo, día de Shabat.
Debe detener su demostración (de aparente) dominio sobre el mundo, para aceptar que él no es el centro del universo, sino que hay un Creador, un Señor que todo lo rige, que todo lo vivifica.
Es el judío, así como quienes trabajan para él, y sus animales, quienes pueden encontrar un reposo, pero que no se limita a lo físico, sino que sirve para renovar fuerzas anímicas (emocionales y espirituales).

Pero, otro versúclo dice:

"Porque en seis días el Eterno hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y cesó en el séptimo día. Por eso el Eterno bendijo el día del Shabat y lo santificó."
(Shemot / Éxodo 20:11)

En este caso, el verbo usado para denotar "cesar" está asociado con el "descansar".
¿El motivo?
No es porque el Todopoderoso precisara para Sí el descanso, sino para enseñarnos algo importantísimo.
Que la persona no suponga que es suficiente si cesa de hacer su labor en Shabat. Lo correcto es que la persona no solamente se abstenga de sus actividades creativas y laborales, sino que descanse de ellas. Que las deje de lado, que ni siquiera piense en ellas. Que descanse de los días laborales como si fuera un mundo diferente, otra realidad, la realidad sabática, con su atmósfera especial, santificada y bendita.
Así pues, no es un descanso del Eterno, sino una pauta imprescindible para nosotros: reposemos de nuestros afanes cotidianos para permitir que esa particular chispa de Vida nos anime en Shabat y para el resto de los días.

 

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio,
léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: