"VEASU LI MIKDASH VESHAJANTI BETOJAM"

"VEASU LI MIKDASH VESHAJANTI BETOJAM"

Shemot 25:8

La palabra Terumá significa Ofrenda, y ésta parashá que es la séptima del libro Shemot (Exodo) trata principalmente de los detalles relativos a la construcción del Mishkán o Templo portátil que los Israelitas usaban en el desierto en tiempos de Moshé cuyo diseño es análogo al que luego se usaría en la construcción del gran Templo de Jerusalén (Beit Hamikdash). Es sumamente significativa la importancia que los Sabios de Israel dan a los detalles de la estructura y funcionamiento de este Templo, que no son explicables si se lo considera únicamente en términos de un relato histórico; pero que es muy reveladora si se considera que representa esto hoy en nuestra vida.

"Veasu li Mikdash veshajanti betojam"

"Y me harán ellos un Santuario y residiré entre ellos"

Shemot 25:8

Según el Midrash, no dice betojó (en él), sino Betojam (en ellos), significando: En la Esencia del ser humano. Hay un pasaje en el Talmud que dice lo siguiente: "El es el lugar del mundo, pero el mundo no es Su Lugar". La Creación en su finitud no puede contener al Infinito.

El modelo del Mishkán, con todos sus componentes, es una representación alegórica y a escala de la Creación como Macrocosmos (Olam Gadol) y del Hombre como microcosmos (Olam Katán).

En la haftará de esta semana (porción semanal de los Profetas, que guarda relación con la parashá) nos enteramos que cuando Shlomó Hamelej (El Rey Salomón) inaugura el Beit Hamikdash afirma lo siguiente:

"Esta casa, que estás construyendo: si anduvieres en Mis Leyes y Mis normas cumplieres y observares todos Mis preceptos, al encaminarte con ellos, entonces cumpliré Mi palabra contigo, lo que había hablado a David, tu padre: Y habré de morar entre los hijos de Israel y no habré de abandonar a Mi pueblo Israel"

(Melajim I 6:12)

¡La construcción aparece condicionada a nuestras acciones!

Algo también muy revelador es lo siguiente:

¿De dónde provienen los materiales para la construcción del Mishkán?

"Daber el Bnei Israel vikjú lí terumá meet kol asher idbenu libo dikju et terumati"

Habla a los hijos de Israel y que separen en Mi Nombre ofrenda. De todo hombre, a quien voluntariosamente mueva su corazón, habréis de tomar ofrenda para Mí.

Shemot 25:2

Esto nos recuerda lo que afirmaba el Rey David en ocasión de reunir materiales donados para la construcción de lo que sería el Primer Templo de Ierushalaim: "Ya que de Ti procede todo y de lo que está bajo Tu poder de damos a Ti"

Dice el Rabino Edery al respecto: "La idea es que siendo la misma vida del ser humano efímera y a veces fugaz, él mismo no puede poseer absolutamente nada de los bienes materiales que él mismo crea".

Si nuestra mentalidad se basa en la escasez, no veremos la abundancia que hay de todo en el Universo. El primer paso para liberarnos de ella es estar agradecidos por todo lo que somos y poseemos. Y de última instancia llegaremos a comprender que en realidad no podemos poseer nada, ya que todo lo que obtenemos es un medio útil para lograr alguna otra cosa y no un fin en si mismo; ya que lo único que realmente podemos poseer es aquello que podemos dar.

Como dice en Tseror Hammor:

"Kol mah sheadam hoseh bezeh haolam huts min hatorá vehatzedaká, hakol hoseh laaherim velo lo"

"Todo lo que la persona hace en este mundo no es para él, en definitiva para los demás, excepto la satisfacción que le proporciona la Torá y lo que pueda dar"

Que podamos aplicar las enseñanzas de la Torá, según la interpreta nuestra tradición, para construir nuestro propio Templo interior.

Shabat Shalom

Carlos Schellenberg

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: