Como arcilla

Un famoso párrafo del piutken anajnu beiadja”, de la noche de Iom Kipur, dice: “como arcilla en manos del alfarero”.
Similar al que encontramos en el musaf, casi al comienzo de la Amidá para el oficiante: “somos en Tu mano como arcilla en manos del alfarero”.

Unos renglones antes, hay una pasaje que no suele ser tan mencionado, y es el que expresa: “El oro y los ricos tesoros no traerán ayuda al hombre, no lo rescatarán en el día de la retribución. Pero, la bondad y la justicia que demuestre durante su vida marcharán delante de él y su glorioso Creador lo recibirá”.

Por supuesto que cada uno podría encontrar casi cualquier mensaje que quisiera en el extenso texto que recitamos en este día santo y de alegría, pero, no sé exactamente porqué, este breve pasaje que te destaqué es de los menos usados en prédicas y enseñanzas.
Tal como otros, que ya hemos compartido en ocasiones anteriores, de profetas y sabios, en los que predomina como escudo para el hombre sus actos de bondad y justicia.

Pero, la gente por lo general, sigue aferrada a supersticiones, creencias banales, rituales de compra-venta de salvaciones, adhesión a líderes religiosos, palabrería, santurronería y otras cuestiones menudas pero a las que se las llena de humo hasta que parecen inmensas.
Oro y ricos tesoros, a ojos del que los consume, pero que llegada la hora del pago verdadero no tienen ningún valor ni sirven para el rescate.
Y sin embargo, siguen siendo ídolos adorados por sus esclavos.
En la típica estrategia del impotente que quiere controlar lo que no puede controlar, ni debiera querer hacerlo.
En vez de hacer lo posible, de disfrutar lo accesible, de encontrar la plenitud, se desprecia lo bueno a cambio del placer (o del tormento) que se percibe como salvación, y no es más que fantasía.

Por nuestra parte, reiteramos que nos parece que la medida debe ser el accionar con bondad y justicia, construir shalom.
Hay otras enseñanzas en este trozo del rezo, pero quedarán, Dios mediante para otra oportunidad.

Ahora, si somos como arcilla en manos de alfarero, ¿qué podemos hacer? ¿Cuál nuestra fuerza? ¿Cuál nuestro poder? ¿Cómo atrevernos a suponer que algo podemos hacer, si no somos más que un objeto amorfo a merced del Creador?
La respuesta es que como arcilla hay algo que podemos ser pero que no puede serlo el alfarero: podemos ser arcilla.
Es decir, podemos ser hombres, humanos, personas, cosa que Dios no es.
Estamos a merced de infinidad de elementos que no controlamos, ni siquiera con nuestra altamente avanzada tecnología.
Y por sobre todo, más allá de todo, está el impensable poder del Eterno, quien es el amo de todo, y sin embargo nos dio un átomo de poder, único, nuestro, que solamente depende de nosotros. Es nuestro libre albedrío. Nuestra capacidad para decidir si hacemos el bien o hacemos el mal.
Eso ya no depende del artesano, sino de nosotros.
En palabras de los Sabios: “Todo está en manos del Cielo, menos la reverencia al Cielo” (Berajot 33b).

Cuando actuamos de acuerdo a nuestra identidad espiritual (judaísmo para judíos, noajismo para gentiles), y por ello desplegamos actos de bondad y justicia, en una constante construcción de shalom, estamos desarrollando el mundo, encontrando felicidad.
Sí, por reconocernos limitados, al aceptar nuestras carencias, pero no por ello entregarnos a la desesperación o la pasividad del indolente.
Porque somos limitados, y al mismo tiempo contamos con el poder que desde Arriba nos otorgan.

Entonces, ¿cuál es el camino a la plenitud, el shalom, la felicidad?
La construcción de shalom, por medio de actos de bondad y justicia.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
10 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
uno

Don Yehuda,
¿cree que Dios, una parte de Él, la hace llamar esencia divina judía y otra esencia divina gentil? Por qué cree que haría esa distinción con los hombres. Habla mucho del ego, pero qué cree que es esa tendencia tan humana por disgregar, diferenciar, confrontar. Judíos versus gentiles, hombres versus mujeres… ¿Cuándo las partes tenderán al todo?¿Cuándo verán que la esencia no se parte?

uno

No era mi intención derribar los muros de su «sagrado» sitio, sino en donde veía un pequeño hueco poner si faltaba un ladrillo. Pero bueno dice que ha aprendido algo hoy, y me gustaría saber, si es que lo quiere compartir conmigo, el qué. Así quizá también lo pueda yo aprender

uno

Gracias por sus enseñanzas,
pero quizás pase por la universidad de su saber y su saber no pase por mí. No es que me niegue a aprender ni a desaprender, tan solo me dejo llevar. Si lo que entra en mi mente se fija, bien, si ya entraña algún esfuerzo… No soy muy racional, lo siento. Me dejo guiar por la conciencia, el dao que llaman los taoístas…
Es lo que hay

uno

La buena intención al final es recompensada: he servido para aprender algo. Lo que ocurre es que me deja sin saber lo que es. Quizás no sea el alumno más aplicado, pero el buen Moré no deja ninguno atrás.

En lo personal, no me parece que el articulo haga diferenciaciones entre personas. Es claro que son los actos (y no las creencias)los que desarrollan (o no) nuestra sociedad, y a su vez, generan felicidad (o no). Deja claro que son actos de Bondad y Justicia. Y como objetivamente no existen parametros humanos bondadosos o justos, apelamos a lo que el Eterno determinó como tales. Ese es el parametro. Al respecto, léase: http://fulvida.com/2012/11/16/de-la-retribucin-divina/ Con meridiada objetividad, el comentario 1 erra al indicar diferencia entre hombres. Si se analiza las Leyes Noajidas, notará que son aplicables a cualquier persona o sociedad;… Read more »

Lleva razon More. Impresiona que al usuario le hace falta un poco mas de tiempo en la lectura, para que sus comentarios no sean tan subjetivos, y encuentre al fin un fundamento.

Por cierto, muchas gracias por el articulo. Lo voy a compartir.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: