Parashat Vaishlaj 5783

La parashá Vaishlaj, podemos traducirla como «Envió», es la octava sidrá de la Torá; la podemos leer en el sefer Bereshit, entre 32:4 y 36:43. Suele ser acompañada por la lectura de la haftará que se toma del profeta Hoshéa/Oseas, desde 11:7 al 12:12.
Veamos un breve resumen de la misma.

Iaacov retorna a Eretz Eber, la tierra del ancestro Eber, la que conocemos nosotros como Eretz Israel, tras más de veinte años de exilio en casa de Labán. Como sabemos, allí formó una familia junto a sus esposas y concubinas. Además, trae abundante rebaño, trabajadores y sus familias. Por tanto, su regreso es bastante más ostentoso que aquella veloz huida, cuando partió solo rumbo a Jarán, para salvarse de la furia de su hermano Esav.
Ahora, a pesar del tiempo y las aventuras que han transcurrido, igualmente teme enfrentarse con su vengativo hermano, por lo cual se prepara de tres maneras, para evitar que haya derramamiento de sangre:

  1. manda mensajeros con regalos que tienen la intención de apaciguarlo, ellos le dirán palabras amables, pero también observarán el campamento que lo acompaña;
  2. Iaacov reza, para no tener que lastimar, ni que ninguno de los suyos salga lastimado;
  3. se prepara para la batalla, en caso de que sea necesario.

Los enviados le informan que su hermano está acompañado por un ejército de cuatrocientos hombres, por lo cual, Iaacov su campamento familiar, para que, en caso de que la paz no prospere, el daño a su familia sea menor.
La víspera de su encuentro, Iaacov lucha contra un misterioso personaje, que no se conoce a ciencia cierta su procedencia o sus características, la Torá lo denomina «Ish», que significa hombre.
Se han dado muchísimos comentarios y enseñanzas al respecto, como que era el ángel personal de Esav, como que era el Satán, o un espía de carne y hueso, o un mítico personaje al estilo de Drácula, o la conciencia del propio patriarca Iaacov, o su EGO, o todo el episodio fue un sueño, entre otras.
Pero, lo único que sabemos es que ambos contendientes terminan agotados y empatados tras el fragor de batallar hasta el alba.
Como el extraño implora por retirarse antes de que el sol se eleve, Iaacov le demanda que le bendiga. El misterioso personaje le informa que Iaacov se ha hecho acreedor de un premio, su nombre ya no será Iaacov (posible significado: el torcido; o también el aferrado al tobillo), sino Israel (posible significado: el que venció al hombre y a poderosos; o también la persona recta).
Más adelante, este nombre que demuestra un crecimiento espiritual de Iaacov será puesto por el propio Dios.
Nuestro patriarca no había notado hasta pasado el efecto de la adrenalina que estaba herido en el muslo de la pierna izquierda, por esto, desde épocas antiguas quedó prohibido a sus descendientes ingerir el nervio ciático de un animal kasher.

Luego, fue el reencuentro, que no estuvo teñido de sangre, sino que los hermanos se reconcilian, se besan, se abrazan, y lloran.
El texto de la Torá es breve, y parece ser que da una perspectiva amable acerca de Esav, cosa que es justamente lo contrario a lo que encontramos en las explicaciones que emanan de la Torá Oral.
Luego del emotivo encuentro, se separan, cada uno continúa su vida por su lado.
El patriarca comienza a desplegarse por el territorio de la Tierra Prometida, y a entrar en contacto con sus habitantes.

En una de esas aproximaciones a los habitantes de la tierra, Dina, la joven hija de Iaacov, es seducida por Shejem hijo de Jamor, un príncipe cananeo.
Shimón y Leví, dos de los hijos de Iaacov, no aceptan este suceso, pareciéndoles contrario a lo que debiera ser la conducta de los integrantes de la casa de Iaacov. Por ello, negocian con Jamor para que todos los varones de su poblado se circunciden, entonces podrán tener vínculos familiares entre ambas poblaciones. Pero, Shimón y Leví, aniquilan a todos, como venganza por la conducta indigna hacia su hermana. Fue un episodio cargado de nubarrones, que Iaacov al enterarse reprobó, además de sentir que se habían expuesto a ser ahora atacados por el resto de las poblaciones cananeas, quienes los percibirían como hostiles advenedizos.

Más adelante, en la parashá, Iaacov recibe la orden del Eterno para ir a Beit El y erigir allí un altar. Luego, Dios le reitera a Iaacov su nuevo nombre: Israel.
Estando aún de travesía, Rajel, la esposa más amada de Iaacov pare por segunda vez, dando a luz a Binamin, y muere, siendo enterrada en Beit Lejem.
Iaacov erigió un monumento recordatorio sobre su tumba que perdura hasta nuestros días y puede ser visitado.

La parashá continúa informándonos que Itzjak muere a la edad de ciento ochenta años, y sus hijos le entierran.
Finaliza la parashá con la enumeración de líderes entre los descendientes de Esav.

Preguntas

1. ¿Cómo se prepara Iaacov para el encuentro con su hermano?

2. ¿Qué diferencia al nombre Iaacov de Israel?

3. ¿Qué está prohibido comer a raíz de un suceso de esta sidrá?

4. ¿Por qué lloró Iaacov en el reencuentro con su hermano?

5. ¿Cómo se vengaron los hermanos por la seducción de su hermana?

6. ¿Quién muere en esta parashá?

7. ¿Convivieron Esav y Iaacov luego del reencuentro?

8. ¿Quién fue el último hijo de Iaacov?

9. ¿Por qué supones que ocurrió esa misteriosa lucha la noche anterior al reencuentro de los hermanos?

10. ¿A quién venció Iaacov?

Enviar una pregunta ___________________________________________ Ver otras preguntas



https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: