Jesús a-histórico

Es indudable que existían cristianos alrededor del siglo I EC, hay pruebas de la existencia de dichas comunidades. Pero resulta que dudar de que existiese -como persona física- un tal Jesús de Nazaret, es por el mismo motivo por el cual no se duda de la existencia de cristianos, motivo en el que no entra para nada la fe sino las evidencias y los indicios -algunas cosas no alcanzan la categoría de evidencias pero… indican cosas, así que son indicios-.

Existe prueba documental suficiente para afirmar la existencia de comunidades que se llamaban a si mismas cristianas y cuyo centro de adoración era la figura de Cristo o Jesucristo -el apelativo "Jesús de Nazaret" parece posterior a las primeras referencias documentales y, como mínimo, es desconocido para las fuentes romanas del siglo I EC e inicios del II EC-. A ellos se refieren aunque en notas breves -y siempre frías o despectivas- Suetonio, Tácito e incluso Plinio el Joven -la referencia de Dión Casio es en extremo dudosa que sea a los cristianos, al menos nada indica necesariamente eso-. Referencias que aumentan y se diversifican -textos, epigrafía, etcétera- a lo largo del siglo II EC y sucesivos. Así que no hay dudas de esas comunidades, de los lideres que surgen en ellas, de las subvariantes de su doctrina -siempre centradas en la necesidad de salvación y la figura de Jesús- y de su creciente presencia e influencia social, por lo cual… no hay motivo para dudar de nada de eso y suficiente testimonio para sostener que todo eso son hechos acaecidos realmente.

Ahora bien ¿se puede decir lo mismo de la figura que evocan? Vuelvo para eso a revisar las fuentes y la documentación y, en este caso, lo que me dan son solo indicios, cero evidencias, quede claro que estamos en ese punto en la cuestión del llamado "Jesús histórico". ¿Qué tenemos? Obviamente las fuentes cristianas para empezar, pero… sucede que son de parte, sucede que su finalidad es apologética -los mismos evangelios no se conciben como "documentación biográfica" sino como textos ejemplares que transmiten un mensaje, es decir, es apologética su finalidad, no histórica ni biográfica- y sucede que… ni uno es contemporáneo a los sucesos supuestamente acaecidos y relatados alrededor de la figura de Jesús, "ainda mais" -que se diría en portugués- resulta que sus versiones presentan divergencias -unas más clamorosas y notables otras menos-, resulta que… hablan de un personaje ¿puede ser también persona? No puede discernirse si sí o no solo a partir de la propia fuente cristiana, así que ni se afirma ni se desmiente por esa vía -descartando el asunto de la fe, claro esta-.

Así que pasamos a otras fuentes, las romanas de finales del siglo I e inicios del siglo II EC, bien… ni una sola hace una referencia directa a alguna fuente administrativa que mencione el asunto -y Cayo Suetonio Tranquilo estaba a cargo de los archivos imperiales en Roma, de ahí extrae la información para su "Vida de los doce césares"-, sencillamente toda la historia de la Pasión y muerte de Jesús es oficialmente desconocida, lo que toman y citan los autores romanos que hablan de los grupos cristianos -y hablan de eso, no de Cristo- es lo que dicen los grupos cristianos de sus creencias, no es información de sucesos sino de un credo, de una doctrina, es decir: los autores romanos no tienen la menor noticia ni idea directa de alguien llamado Jesús de Nazaret.

El Talmud, se recoge por escrito bastante tardíamente en relación a las fechas que nos interesarían y que sería más o menos inicios del siglo I EC, no obstante ofrece información de origen más antiguo que su propia transcripción escrita. Y con el Talmud sucede una cosa curiosa: no aparece un solo Jesús sino unos cuantos. Esas referencias -todas despectivas, exceptis excipiendis- nos indican varias personajes y varias personas, cito de memoria -así que puedo dejarme alguno-: el discípulo rebelde de un rabino, un agitador que subió de Egipto, un tal ben Stada, el conocido ben Pantera, un personaje que tenía ciertos contactos políticos y parece pertenecer a círculos dirigentes pero acaba ajusticiado, aquí salen cinco -y, repito, puede que me deje alguna referencia- algunos de ellos parecen el mismo, otros no, algunos de ellos comparten características con el evangélico pero… lo hacen personajes que parecen no ser la misma persona, luego, al margen de la fiabilidad de los datos concretos ¿tenemos aquí una sola persona o personaje? La respuesta parece más negativa que positiva, luego… tenemos indicios de más de una persona o personaje.

Flavio Josefo, del siglo I EC, bueno, habla de dos "jesuses" diferentes, y los dos son claramente diferentes pero… comparten rasgos que recuerdan al de los evangelios. Por supuesto, no me refiero para nada con ninguna de esas referencias al llamado "Testimonium Flavianum" que es una interpolación de Eusebio de Cesarea y más falsa que medio duro sevillano. Una de las referencias es una breve alusión a la muerte de Santiago "hermano de Jesús", esa se encuentra en las "Antigüedades de los Judíos", lo que pasa es que dice poco más que recoger la muerte de Santiago e indicar de quién era hermano. La otra es más larga y se refiere a Jesús… hijo de Ananias, que muere durante el asedio romano de Jerusalén, es un predicador apocalíptico e intenta ser neutralizado por las autoridades judías siendo enviado a presenciad del gobernador romano -que no es Pilato en ese momento- quién le hace azotar y… lo libera, muere durante el asedio pero por accidente no por ejecución, ese sale en la "Guerra judía". Nuevamente dos candidatos, que comparten rasgos del personaje de los evangelios pero que claramente son dos personas diferentes.

Celso, a finales del siglo II EC e inicios del III EC, claramente se refiere al Ben Pantera en su "Discurso verdadero contra los cristianos", se especula con la posibilidad de que su fuente sea la misma que la del Talmud, puede ser o… puede no ser, el caso es que la epigrafía confirma algunos de sus datos. El caso es que su "candidato" es también un candidato a ser el Jesús de los evangelios -para Celso, desde luego, lo es-.

¿Qué es lo que tenemos hasta aquí? Pues una pluralidad de personajes y, a lo que parece, de personas. Pluralidad de la que sumados sus rasgos -o algunos de sus rasgos- nos sale un personaje que coincide con ciertas características -o muchas características- de las peripecias relatadas en los textos evangélicos sobre alguien al que se llama Jesús de Nazaret. Y ¿eso que indica? Pues indica que "de pluribus unum", indica que se ha "rastreado" quién pudo ser alguien y se le han ido adjudicando hechos y atributos de quién se piensa que pudo ser -y dejo a un lado los rasgos puramente arquetípicos mencionados especialmente en los capítulos 1 y 2 de Lucas y Mateo-, y ¿quién rastrea eso? pues… los grupos cristianos que creen en un dios encarnado y, además, recientemente encarnado -por eso mismo buscan entre personas y personajes cercanos a la época en que suponen que todo sucedió-.

Sabemos dos cosas acerca de ellos -que influyen en la propia composición de los evangelios canónicos-, una que el núcleo original y central de sus textos y creencias es el episodio de la Pasión y muerte de Cristo, pura y simplemente. La segunda es que a partir de ahí deseaban conocer más cosas de su "deidad", que entienden encarnada, aunque… algunos consideran que la encarnación es peculiar, otros incluso que es meramente simbólica y metafórica, y aquí habría que incluir a los llamados gnósticos cristianos, que pueden ser una de las claves del asunto. Pero siguiendo con los que creen en una encarnación tal cual, estos reclaman más información de su figura salvifica y, al hacerlo, la buscan y al buscarla en realidad la generan -sea de la infancia, sea del ministerio público, sea de ciertos episodios… digamos de todo aquello que va adornando la historia de la Pasión y muerte, historia totalmente desconocida por la administración romana y sus documentos, e historia que… enlaza perfectamente con los esquemas gnósticos sobre las idas y venidas de los pleromas, de la necesidad de salvación y de la lucha cósmica y universal entre el "bien" y el "mal"-.

En realidad tenemos muchas fuentes, también, que nos hablan de un Jesús muy poco humano y muy alegórico -en realidad la personificación de una idea- y la referencia a cuyas vicisitudes es meramente un telón de fondo para desplegar dos cosas: desarrollar una serie de dichos sapienciales y enseñar la clave por la que acceder a la salvación. Se trata de los textos gnósticos, la mayoría datados en el siglo II EC pero alguno -como el evangelio de Tomás- que algunas investigaciones lo sitúan en época tan temprana como el año 50 EC -quede claro que en cuanto a documento nada hay de esa fecha-. Los textos gnósticos hablan profusamente de Jesús pero en general no lo presentan como persona de carne y hueso ni existente en un momento histórico concreto, podría decirse que se trata de una figura atemporal y, cuando se le sitúa en un entorno terrestre y material, la alegoría o personificación de un concepto.

Bien ¿tenemos necesariamente a una persona? No ¿tenemos a una figura religiosa? Sin la menor duda ¿esa figura religiosa devino rápidamente en importante? Sin la menor duda también ¿es históricamente trascendente? Sí ¿es un personaje fundamental en la Historia? Sí ¿no hay duda de que existió físicamente como persona? Sí que la hay ¿hay prueba historiográfica de su existencia como persona? No, no hay ninguna prueba, solo hay indicios nada concluyentes y que apuntan a varias personas o personajes y a un buen número de rasgos arquetípicos.

En realidad, la convicción de que existió es pura convención basada en la tradición y en la confusión en el subconsciente de Occidente de la "Historia Sagrada" con la Historia.

Yo lo que veo son pruebas de la existencia de cristianos y su creencia, ninguna de la existencia de una persona llamada Jesús de Nazaret -solo indicios confusos y que apuntan a una idea: diversidad-, veo también las concordancias entre el "cristianismo tradicional", el cristianismo gnóstico y el gnosticismo anterior al cristianismo, veo que el gnosticismo cristiano presenta una figura religiosa no humana y que es el eje de su creencia y eso… ya explica la figura de "un" Jesús. Diría que eso puede ser una hipótesis -no una seguridad ni nada concluyente- sobre un origen no solo de la creencia, sino incluso… de la figura objeto de culto.

Si se pregunta ¿si no existió porque le siguen? Lo mismo podríamos preguntarle a quienes alaban al señor Krhisna. Cuando se encuentre la respuesta se estará muy cerca de haber encontrado la "piedra filosofal" que explique la necesidad religiosa y la religiosidad en el ser humano. Yo no la tengo, me limito a observar y a utilizar para ello la "skpesis" filosófica -y para investigar la metodología de la disciplina académica llamada Historia-.

Fuera de eso y volviendo a la cuestión del Jesús histórico ¿se puede concluir algo? La respuesta es no, solo se pueden construir hipótesis indiciarias, que no pasan de ser eso. Desde otra perspectiva personal tengo que coincidir con Rudolf Bultmann: es imposible concretar la persona y, añado, siquiera concretar si hubo persona. Bultmann se queda con un personaje que es el Jesús de la fe que por un acto de fe decide convertir en "persona", servidor carece de la fe que adornaba a Rudolf Bultamnn.

Autor: Jorge Romero Gil, para serjudio.com y fulvida.com

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
6 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ioav

Hablanod de hipotesis. como podemos afirmar de la misma forma que lo que habla el talmud de personajes llamados «jesus» son realmente como se cuenta? Digo supongamos que existiene un pesonaje como se cuenta en los evangelios, este sin duda no tuvo muy buena relación con las autoridades judias de la época, por lo que no sería raro que lo escrito que haya de dicha persona, sea con una visión despectiva. Pero como lo que importa son las evidencias, pregunto no hay evidencias suficientes para decir que lo que cuentan los evangelios es cierto, mi pregunta es.. hay evidencia de… Read more »

drungario

Hola Ioav, es que no se supone a la hora de buscar el Jesús histórico que lo que dice el Talmud no sea polémico, se supone lo contrario: que se trata de una fuente que polemiza con el cristianismo. La cuestión es que queriendo ser polémica y buscando expresamente esa polémica resulta que… no encuentra un Jesús sobre el que polemizar sino diversos «jesuses» que comparten parciales características del personaje evangélico y, por eso… arremete contra todos, pero la cuestión importante aquí no es que alguien que quiera polemizar polemice sino que… lo hace contra unos cuantos porque no encuentra… Read more »

jorge50711

jesus historico practicamente no hay algo contundente que pueda afirmar que existio y si existio no creo que seria un personaje como lo cuenta el NT.

carlosg

Que grandes palabras del maestro

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: