Metzorá y Shabat haGadol 5779

El día de shabat anterior a Pésaj recibe el nombre de SHABAT HAGADOL, que es precisamente esta semana.
En la Tradición han dado diversos motivos para denominarlo de esta manera, compartiré contigo tres:

  1. Casi al final de la haftará que corresponde a este día especial encontramos la siguiente famosa frase:
    «הִנֵּ֤ה אָֽנֹכִי֙ שֹׁלֵ֣חַ לָכֶ֔ם אֵ֖ת אֵֽלִיָּ֣ה הַנָּבִ֑יא לִפְנֵ֗י בּ֚וֹא י֣וֹם ה הַגָּד֖וֹל וְהַנּוֹרָֽא :
    ‘He aquí yo envío al profeta Elías antes de que venga el día del Eterno, grande e imponente.»
    (Malaji/Malaquías 3:23)
    El “día grande e imponente” al que hace referencia es el que da firme comienzo a la Era Mesiánica, y nuestro deseo es que así como en Pesaj fuimos redimidos de los tormentos de Egipto, en este próximo Pesaj también encontremos la liberación de toda esclavitud, obsesión, adicción, angustia, enfermedad y cualquier otra situación adversa que nos tenga oprimidos.

  2. Es costumbre que los rabinos en cada sinagoga den una extensa charla este día de shabat preparando a los congregados para la celebración de Pesaj. No solamente comparten ideas filosóficas, recuerdan historias, alientan al cumplimiento de los diversos y especiales preceptos, sino que también brindan detalles de cómo llevar adelante la semana de Pesaj de acuerdo a la halajá (normativa judía). Por ejemplo recordando qué es jametz, qué no se puede hacer con él, cómo proceder a retirarlo de la propiedad, cómo se celebra el seder, y cualquier otra regla que les parezca relevante traer a colación para asegurar un bonito y festivo reencuentro de la familia judía en el marco de esta festividad. Es común también que en algún momento se recite una gran parte de la hagadá, a modo de preparación, de entrada en calor para la importante celebración.
    Por la gran disertación es que el día de shabat recibiría el nombre de gadol.

  3. El día de shabat anterior al primer Pesaj, hace 3331 años, los israelitas tomaron un cordero por grupo familiar y lo ataron a la pata de la cama, para estar listos a sacrificarlo, asarlo y comerlo cuatro días más tarde.
    Con este acto que nos puede parecer barbárico, en realidad los israelitas estaban manifestando su rechazo a la idolatría de Egipto, estaban reafirmando su identidad como descendientes de los patriarcas, estaban tomando vigor emocional para no ser más sometidos como esclavos, estaban comunicando que estaban dispuestos a hacerse cargo de sus vidas de acuerdo a la Voluntad de Dios.
    Sin dudas fue un gran día de shabat aquel, de tremendo significado liberador del cual tenemos mucho para aprender y aplicar en nuestras vidas.

Hay otras explicaciones para designar a este día como gadol, te invito a que investigues y luego compartas con nosotros tus hallazgos. Seguramente todos aprenderemos algo.

También se lee la parashá METZORÁ que corresponde al ciclo de lectura anual. Básicamente es una continuación de la parashá anterior, en donde nos fue presentada aquella enfermedad del nega tzaraat, que según los sabios era consecuencia directa de la acción incorrecta de la persona al murmurar, ser chismosa, hacer lashón hará.
En la parashá de la semana se nos cuenta el procedimiento ritual para volver al estado de pureza perdido a causa de la afección, luego de que la persona haya corregido su conducta y aprendido lo espantosamente negativo que es usar el habla con la intención de destruir a otro.

En el judaísmo se nos recuerda que una persona puede pecar con lo que entra y con lo que sale de la boca. Cuando ingerimos alimentos no permitidos, o cuando expresamos palabras que son injustas y malignas.

No es casualidad que la fiesta de la libertad, Pesaj, desde el nombre clásico que usamos hasta los preceptos principales de la misma tengan relación con la boca: no comer janetz, comer matzá, comer maror, comer del korbán, tomar las cuatro copas de vino y relatar la salida de Egipto.
Es una poderosa enseñanza de que podemos ser esclavos a causa de la conducta de la boca, o bien podemos construir la libertad gracias a ella: hablando con comunicación auténtica, agradeciendo, orando, estudiando, empleando palabras positivas.
Que podamos construir con nuestras palabras siempre un entorno de SHALOM.

¡SHABAT SHALOM!              ¡PESAJ KASHER VESAMEAJ!

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: