Los prejuicios cognitivos y la irracionalidad judeofobica II

ZAJRENU ET-TZIÓN
(ACORDANDONOS DE TZIÓN)

Los prejuicios cognitivos y la irracionalidad judeofóbica II

Hacer hasbará (esclarecimiento) es mucho más que defender a Israel en términos políticos y contestar con datos precisos los infundados argumentos palestinos, propalestinos, árabes y neonazis. Consiste sobre todo, en entender la extraña racionalidad que motiva de manera enfermiza a los detractores de todo aquello que represente el mundo judaico en cualquiera de sus aspectos y luego rebatirla con argumentos fehacientes y contrastables.

Por lo anterior he considerado incluir esta serie de análisis de los prejuicios cognitivos; la primera entrega puede ser leída en http://serjudio.com/varios/9903. En ésta entrega voy a presentar los diversos conceptos que los psicólogos han catalogado precisamente como ‘prejuicios cognitivos’ y que se dividen en tres diferentes categorías, a saber:

a) Predisposiciones conductuales: de orden comportamental y actitudinal.

b) Prejuicios sociales: de orden atributivo.

c) Falacias lógicas: de orden lógico, filosófico e intelectual.

Ahora desarrollaré el punto a), las predisposiciones conductuales, que establecen, sucintan y condicionan comportamental, actitudinal y sobre todo pragmáticamente, la visión y el orden mental de muchos de los opositores de Israel. Veamos estos conceptos, presentando su nombre, seguido de su definición y luego un ejemplo concreto que lo evidencie y si es necesario una cita que corrobore lo expuesto.

1) Instinto de manada: la afectación a hacer o creer cosas porque muchas otras personas hacen o creen esas cosas.

Ejemplo: Muchos judeofobos, antisemitas, neonazis, propalestinos son o mantienen esas ideas porque muchos de sus cercanos, amigos, familiares, o bien los autores de los libros que leen piensan u opinan de un modo idéntico, generando con ello la creencia de que en efecto muchos opinan de un modo similar y eso hace válido o verdadero su razonamiento.

2) Prejuicio de elección comprensiva: tendencia a recordar las propias decisiones como mejor de lo que realmente fueron.

Ejemplo: Esto es claro sobre todo en esa tendencia pseudointelectual y pseudohistórica de considerar que ciertas acciones de algunos europeos ante la Shoá, en especial de buena parte del pueblo alemán, fueron realmente positivas frente a los judíos, minimizando y frivolizando tan catastrófico evento histórico.

3) Prejuicio de información: tendencia a buscar información, incluso cuando ésta no puede afectar la decisión a tomar, creando, a veces, la falsa impresión de que por tener más información el razonamiento o la conclusión son más veraces.

Ejemplo: Esta es la estrategia típica de los llamados negacionistas del holocausto nazi, antes mal denominados “Revisionistas”. La Shoá es el evento histórico más documentado, y contrario a los que quieren negarlo es sumamente improbable que nueva información con respecto al tema pueda transformar lo claramente establecido: la muerte de 6 millones de judíos por causa de la maquinaria genocida del nazismo. Como bien señala Gustavo D. Pereknid en La Naturaleza de la Judeofobia (pp. 58):

La NH [Negación del Holocausto] es un fraude peligroso, porque al blanquear los crímenes del nazismo hace posible su reedición, y disemina el odio bajo la excusa de “libertad de expresión” mientras transgrede doblemente la ley: por apología del delito y por incitación a la violencia. (Corchetes añadidos)

4) Prejuicio por omisión: tendencia a juzgar acciones perjudiciales, lesivas o dañinas como peores, o menos morales, que omisiones de acción, igualmente dañinas.

Ejemplo: En el último conflicto entre la Franja de Gaza e Israel de este año (2014), iniciado el ocho de julio, cuando las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) lanzaron la Operación Margen Protector sobre territorio gazatí, debido a una escalada palestino gazatí y orquestada por el grupo terrorista Hamas de constantes ataques contra la población israelí, muchos de los críticos de Israel se lanzaron –como casi siempre- a una acérrima acusación denunciando al Ejercito Israelí en particular y al Estado y sus ciudadanos en general con apelativos fuera de lugar como “genocidas”, israhell o isranazi, olvidando y omitiendo con toda intención que de no haber actuado en legitima defensa y bajo las condiciones de un ejército profesional, las bajas propias y ajenas habrían sido, con mucho, más cuantiosas. Si Hamas tuviera la oportunidad de atacar con fuerza militar similar a la poseída por Israel, ¿habría actuado de un modo más ético? Lo dudo por completo, más aun sabiendo lo que le hacen a la propia población que afirman defender. Bien razona el filósofo y doctorado en neurociencias Sam Harris hacia el final de un artículo titulado ¿Por qué no critico a Israel? Contrapunto palestino israelí, al escribir no sin prueba alguna:

¿Qué sabemos de los palestinos? ¿Qué les harían los palestinos a los judíos si el balance de poder se invirtiera? Creo que ya nos lo han dicho. Por alguna razón, los críticos de Israel se niegan a asumir lo peor de un grupo como Hamas, aun cuando este declara lo peor de sí mismo. Ya hemos tenido un Holocausto y otra cantidad de genocidios en el siglo XX. La gente es capaz de cometer genocidios. Cuando nos dicen abiertamente que planean realizar un genocidio, deberíamos escucharlos. Hay razones de sobra para creer que los palestinos matarían a todos los judíos de Israel si pudieran. ¿Que todos los palestinos apoyarían el genocidio? Claro que no. Pero un amplio número de ellos –y de los musulmanes alrededor del mundo– lo haría. No hace falta agregar que los palestinos en general, no solo Hamas, tienen un pasado al apuntar hacia los no combatientes como blancos, de las maneras más abominables posibles. Se han inmolado a sí mismos en buses y en restaurantes. Han masacrado adolescentes. Han asesinado atletas olímpicos. Ahora disparan cohetes indiscriminadamente a las áreas civiles. Y una vez más, en el acta de su gobierno en Gaza, dicen de manera explícita que quieren aniquilar a los judíos –no solo en Israel sino en todo el mundo–

5) Efecto Keinshorm: predisposición a contradecir las ideas o formulaciones, que otra persona juzga, por el hecho de no simpatizar por ella.

Ejemplo: este caso es sencillo, simple y por eso mismo tremendamente aterrador y se resume en lo siguiente: me caen mal los judíos y/o los israelíes (haciendo énfasis en los judíos, sin muchas veces haber conocido a alguno), por lo tanto todo lo que digan, piensen, opinen, hagan o lo que sea debe estar simple y llanamente mal. Mucha de la pérfida literatura judeofobica está repleta de casos que ilustran este razonamiento.

6) Sesgo de punto ciego: tendencia a no darse cuenta de los propios prejuicios cognitivos.

Ejemplo: buena parte de los enemigos de Israel son judeófobos irredentos, así disfracen su judeofobia de antisionismo o de antiisraelismo y con mucha dificultad se dan cuenta que sus razonamientos son erróneos. Son pocos los casos en que alguien se declare exantisemita ya que este tipo de razonamiento por regla general se fundad en una idea básica: tienen razón.

7) Sesgo de confirmación: tendencia a buscar o interpretar información de modo que confirme nuestras propias concepciones.

Ejemplo: esto se presenta cuando los judeofobos o antisionistas buscan única y exclusivamente aquellas opiniones que apoyen sus ideas. Afirman que los judíos somos malos, pero leen a Hitler. Nos odian por dominar el mercado mundial basándose en el Judío Internacional de Henry Ford. ¿Y si uno lee exclusivamente semejante literatura, no va a llegar solo a ese tipo de conclusión? Desde luego. En este tipo de sesgo no existe eso que los periodistas profesionales llaman “contrastación de fuentes”. Y lo mismo puede decirse para el caso de Israel en particular.

8) Sesgo de disconformidad: tendencia a revisar críticamente aquella información que contradice sus principales creencias y aceptar sin criterio aquella información que es congruente con sus creencias.

Ejemplo: Los criterios para aceptar como fehaciente cierta información son diversos y aquí no es el momento de tratarlos; sin embargo cabe decir que esto es una forma del famoso ‘doble rasero’, es decir la manera en que aplicamos ciertas reglas o condiciones a determinados documentos, textos, videos y en general fuentes de información de un modo, pero aplicamos otros criterios a otras de condiciones análogas o similares. En este caso se da que los críticos de Israel examinan y cuestionan cualquier informe de proisraelí, pero dejan sin examen alguno los informes de los contrarios. Un caso concreto se observó en el ya mencionado conflicto del presente año: cualquier información proveniente del Estado de Israel se cuestionaba y se negaba su veracidad mientras que cualquier dato proveniente de Hamas era inmediatamente considerado como autentico, sin contrastar si en efecto los datos aportados habían sido o no fraguados o manipulados

9) Prejuicio de creencia: tendencia a basar las valoraciones o evaluaciones en creencias personales.

Ejemplo: Muchas personas dicen o afirman sin rigor alguno cosas sobre Israel o el judaísmo solo porque creen cosas del judaísmo o de Israel, y bajo ese mismo criterio juzgan todo lo que haga un judío o israelí en particular, sin considerar los eventos, las situaciones, las condiciones y en general los cambios y transformaciones acaecidas. Como creo que los judíos son malos, entonces son malos y todo lo que hagan es malo. Con ese tipo de razonamiento es bien difícil discutir.

10) Creencia overkill: tendencia a traer todas las creencias y valores para apoyar una determinada posición.

Ejemplo: Cuando uno discute con judeofobos hay de todos los estilos: el neonazi de ultraderecha, el comunista, las feministas antipatriarcales, los propalestinos, los islamistas radicales, los ateos por esnobismo, los conspiracionistas, los neognósticos y unos cuantos más; sin embargo hay uno en particular, de tipo ecléctico, que reúne en su argumentación todo tipo de razonamientos por más dispares, contradictorios y extraños que sean con tal de opacar, ofender, minimizar o simplemente desprestigiar cualquier cosa que se diga por Israel. Así hay gente que evoca al Corán, luego pasa a Hitler, después trae pensamientos gnósticos y luego moraliza como un derechista para al final acusar a Israel de todos los males del mundo.

11) Apofénia (ilusión en serie): tendencia natural a asociar algún significado a ciertos tipos de patrones o series que inevitablemente deben aparecer en cualquier lista extensa.

Ejemplo: en el caso concreto de Israel y el judaísmo es una ilusión muy propia de los amantes de las Teorías de la conspiración que afirman que los judíos dominamos el mundo (No sé si se refieren a cada una de las partículas subatómicas que lo componen o simplemente al mundo político y mercantil). Una razón simple de ello es esta: los judíos tenemos una historia de unos 3500 años, y a lo largo de ella hemos visto caer grandes imperios, debido a ello se puede razonar que algo tiene que haber hecho los judíos para sobrevivir como grupo étnico por tanto tiempo. Ese “algo” en un razonamiento judeofobico no puede ser otra cosa que una conspiración; en el caso contrario se explica como el resultado de unas condiciones históricas –por cierto y como es sabido nada favorables- que permitieron que el espíritu judío se valorara y desarrollara condiciones propias de subsistencia

12) Sesgo de autoservicio: tendencia a errar en la observación e ignorar pruebas o hechos en contra de la postura que defienden, interpretando de manera ambigua cualquier información nueva que no beneficia sus intereses.

Ejemplo: Esto es muy común cuando a los propalestinos se les ofrece información que no corrobore su idea o su creencia de que Israel es, necesariamente, ‘el malo de la película’. Discutiendo con propalestinos les he dicho muchas veces: ¿Sabías que en Israel hay libertad de credos? La respuesta es el silencio sobre todo porque saben que en los países árabes ni en un eventual “Estado palestino” habría tal cosa. Si luego se pregunta: ¿sabías que Egipto atacó a Gaza y destruyó varias de las casas de sus habitantes y nadie protesta en ese caso? Es otra pregunta sin respuesta, ya que ante un ataque de otro país que no sea Israel haya que callarse y en el peor de los casos se valida ya que son “hermanos” moros, y en ese caso si se vale. Si se vuelve a preguntar, ¿savias que en Israel son atendidos medicamente todos los palestinos, aún los miembros de Hamas por mera humanidad? Caso omiso. Y si se hacen preguntas más específicas, es peor: ¿Cuál era el gobierno autónomo Palestino que gobernaba Gaza antes de la supuesta ocupación Israelí? Pregunta que no pueden responder por la sencilla razón que no había tal gobierno palestino pues antes de 1967, y aun de 1947, la franja de Gaza era dominio Egipcio, territorio que rechazaron luego que Israel devolviera la Península del Sinaí, y por lo tanto ni militar y políticamente se puede hablar de una ocupación, pues esta es una condición política y militar para que se considere que un territorio sea ocupado, y por eso desde el punto de vista israelí se debe hablar de “territorios en disputa”.

En la siguiente entrega expondré el punto b) concerniente a los prejuicios sociales de orden atributivo.

Para saber más

El interesante artículo de Sam Harris mencionado en el texto (Nota: no estoy de acuerdo en muchas cosas, pero sus argumentos centrales tienen gran valides): http://elmalpensante.com/articulo/3211/por_que_no_critico_a_israel

Para sospechar de las cifras aportadas por Hamas en el conflicto: http://www.libertaddigital.com/opinion/michael-rubin/sobre-las-cifras-de-victimas-en-gaza-73135/

Un muy recomendado artículo para darse cuenta como la prensa española aplicó sesgos al reciente conflicto con Hamas:  http://revistamo.org/article/margen_protector_informando_desde_gaza.asp

Como la prensa palestina trata los ataques efectuados por Egipto: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=25573

El libro La Naturaleza de la Judeofobia de Gustavo D. Perednik se puede descargar gratuitamente en la web Ha-Tzad Ha-Sheini:  http://hatzadhasheni.com

Shaul Ben Abraham

Sin descripción

Ver todas las entradas de Shaul Ben Abraham →

2
Leave a Reply

Please Login to comment
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Shaul Ben AbrahamYehuda Ribco Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Yehuda Ribco
Admin

un maravilloso articulo que nos muestra lo q suelen esconder los «progres», seudo defensores de derechos humanos, que solamente recuerdan agitar cuando es israel quien hace algun movimiento defensivo.
ejemplo, hace una semanita unos asesinos terroristas palestinos dejaron a casi treinta niños judios huerfanos, al haber asesinado a sangre fria y con saña a sus padres, por le unico crimen de ser judios.
alguien escucho a alguno de esos progres tan dedicados a defender a pobres niños victimas decir mu?
seguro…

A %d blogueros les gusta esto: