La Torá

La Torá es conocida en español como Pentateuco (en griego: cinco tomos).

Torá significa enseñanza, ley, guía, pero realmente no hay una traducción completa para el término.

Es el manual de instrucción que Dios otorgó al pueblo judío, y solo a éste, para toda la eternidad.
A través del pueblo judío es que las otras naciones pueden recibir sus enseñanzas de vida siempre y cuando se ajusten a su propia esencia espiritual.
De hecho, las naciones recibieron directamente de Dios la Torá Noájica, la de toda la especie humana, que se recibió oralmente y se debe trasmitir de similar manera. Comprende los Siete Mandamientos Fundamentales que Noaj/Noé y sus hijos fueron comandados para toda la eternidad.

Dios es el autor de ambas, de la Torá Judía y de la Torá Noájica.
Muchas veces usamos la expresión Torá sin más, o Torá de Moshé/Moisés, para referirnos a la Torá Judía.

Los cinco libros de la Torá son:

Bereshit / Génesis

En español es conocido este libro como Génesis, que tal como Bereshit, significa "en el comienzo".

Entre otros, trata los temas referentes a las narraciones referentes a los orígenes del mundo, de la humanidad y en esencial se centra en los del pueblo de Israel.

Los orígenes narrados no deberían ser tomados tan sólo literalmente, ni pretender encontrar en la Torá un libro de ciencias o historia.

Luego del relato de la devastación tras el diluvio y la restauración y la dispersión de Babel, relata la historia de los 3 patriarcas del pueblo de Israel, de algunas de sus peripecias y de sus familias, la vida de Abraham y su familia, la vida de Isaac hijo de Abraham, y su familia, y muerte de Iaacov, también llamado Israel. Así como el pacto entre los mismos y el Eterno.

La narración concluye con la muerte de Iosef en la tierra de Mitzraim.

Shemot / Éxodo

Nombrado en español como "Éxodo", sin embargo Shemot significa "nombres". Su patronímico hebreo se origina en la regla de denominación de parshiot y libros, la cual estipula que se toma la primera palabra significativa de los mismos para nombrarlos.

En lo que refiere a su temática, continúa con lo que había quedado pendiente en Bereshit, ya que retoma inmediatamente después de la muerte de Iosef, y avanza hasta finalizar con la construcción del Mishkán (Santuario móvil o Tabernáculo).

En su parte central, el tema gira entorno a la salida de los hijos de Israel de Mitzraim. La entrega de la Torá por parte de Hashem y comienzan a enumerarse una serie de enseñanzas y mitzvot básicas para el judaísmo a partir del capítulo 21.

Vaikrá / Levítico

Vaikrá quiere decir "Y llamó", por la regla de nombres antes explicada (en Shemot).

En español este libro es llamado Levítico, que se aproxima a otro apelativo hebreo para Vaikrá, y que es Torat Cohanim (Libro de Sacerdotes: Cohén=Sacerdote; Leví=Asistente en el Templo y las actividades sacras; de aquí Leví-tico).

Como es obvio, trata en esencia sobre las leyes referidas a las actividades sacerdotales, a los sacrificios en honor a Hashem, y a la consagración de Aarón y su descendencia al sacerdocio.

Pero se incluyen también las fundamentales leyes de pureza; de alimentos; del ritual para Yom HaKipurim; codificación de las leyes relativas a la sexualidad; diversas mitzvot de índole moral y leyes relativas a las festividades y fechas judías.

Como así también, el famoso párrafo (y mitzvá) "Amarás a tu prójimo como a ti mismo, Yo soy Dios", que es parte de este libro.

Bemidbar / Números

Bemidbar /generalmente se le llama Bamidbar) es nombrado en español "Números", ya que en algún punto se ocupa del censo ordenado por H’ de los mayores de veinte años dentro del pueblo de Israel.

Pero en resumen, y acorde a su apelativo hebreo, se centra en los acontecimientos durante la prolongada travesía de los hebreos por el desierto, tras su salida de Egipto, su defección de los altos ideales prometidos, y su quejumbrosa vagancia de cuarenta años.

Pero, H’ también ordena el establecimiento del campamento alrededor del Ohel Mohed (Tienda de Reunión); la consagración de los leviim para el culto divino; la observancia para todas las generaciones del acontecimiento de Pesaj.

Ya preparándose para el final de sus días, Moshé designa como su sucesor a Ieoshúa.

H’ lucha (a través de los brazos del hombre, como por otros medios) las guerras del pueblo contra sus enemigos, y promete éxito en la conquista de los bastiones de la tierra de Cnaan.

Devarim / Deuteronomio

Devarim, quiere decir "Palabras", "Cosas", "Leyes"… y este nombre concuerda con lo principal del contenido. Aunque la denominación española "Deuteronomio" es acorde con otro apelativo para este sefer que es "Mishné Torá", algo así como la duplicación de la Torá, o su repetición.

Estos nombres son propuestos, ya que en Devarim nos encontramos con la recapitulación por parte de Moshé de alguno de los principales puntos en la historia del nacimiento del pueblo de Israel como tal.

También, contiene exhortaciones, repetición de leyes, profecias y discursos que Moshé dirigió al pueblo antes de su desaparición física.

La famosa oración Shemá Israel, como la orden para efectuar Birkat HaMazón, así como la repetición de los Haseret HaDivrot, son parte de este libro.

Según la tradición los últimos diez pesukim de este libro son los únicos de toda la Torá que no escribió Moshé, sino su sucesor Yehoshúa bin Nun.

La Biblia

La palabra Biblia deriva de Biblos, en griego, y refiere a la condición de texto único y distinto a los otros, ya que este es ‘EL’ Libro – "El Libro de los libros". La Torá (en sentido genérico) o el TaNa"J (siglas hebreas de la colección de: Torá, Nevihim y Ketuvim), como lo conocemos en hebreo, ya que no existe un término hebreo que lo distinga.

El "Libro de los libros", el fundamento de la existencia judaica y de las religiones monoteístas que tienen sus raíces en el judaísmo, tiene sus orígenes en épocas remotas, y se fundamenta principalmente en el Espíritu Santo de Hashem, pero también, en antiquísimas tradiciones orales, fragmentos compilados en distintas generaciones, textos interpolados, autores desconocidos.

Aunque, debemos dejar en claro que según la tradición clásica judía el texto de la Torá tiene su Autor en el mismo Hashem, así como el resto de los libros se soportan en la manifestación del Espíritu de Hashem a través de los escritores humanos.
A diferencia de aquellos que pretenden descubrir en la Torá una antología de textos, muchas veces contradictorios y hasta no exclusivamente judíos.

Tuvo un prolongado proceso de canonización progresiva, entre los siglos VI antes de la era común y II de la era cristiana. Tras arduas y complejas discusiones entre los jajamim del Talmud para definir que libros eran apropiados para ingresar en el canon, y cuales debían permanecer guenuzim (ocultados, censurados, convertidos en apócrifos) o ser puestos por fuera de la compilación aunque no censurados.

Conoció y reconoce otras denominaciones, tales como la muy antigua de Mikrá (lectura), a diferencia de la designación cristiana de ‘Sagradas Escrituras’. Aunque también en hebreo se los puede mencionar como Sifrei HaKodesh (los libros de la santidad) o Kitvei HaKodesh ( escritos de la santidad).

Otros nombres utilizados en épocas pretéritas también son: HaSefarim (los libros), o Esrim VeArbaá (los 24), apuntando a la cantidad de libros que componen la compilación del TaNa"J. (Jumash (cinco libros); Nevihim Los primeros profetas (cinco libros), Los últimos profetas (cuatro libros); Escritos (once libros)).

La primera traducción es la "de los setenta", conocida con el nombre Septuaginta.
El gobernante extranjero Ptolomeo Filadelfo, (285-246), reunió 72 sabios en Alejandría para que tradujeran la Torá al griego. Los mayores sabios de Israel fueron convocados para realizar esta tarea. El midrash dice estos sabios y traductores fueron ubicados en habitaciones separadas, para realizar la labor sin comunicación entre ellos. Y tal como culmina la leyenda, el milagro ocurrió cuando todas las traducciones coincidían estrictamente.

De esta manera se reafirmaba la exactitud y divinidad de las palabras de la Torá.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Pinguinita Pinguinita (65) ‍‍21/12/14 - 29 Kislev 5775 {Link}
    Ese plotomeoooooooooooooooo traidor, creador de dioses ajenos a Dios. y los sabios judios por que hicieron esto... ahhhhh q horror...........ahi plantaron la semilla del pulpo universal
    2
    1. Yehuda Ribco Yehuda Ribco (3844) ‍‍22/12/14 - 1 Tevet 5775 {Link}
      yo no me atreveria a juzgar a los sabios, ellos eran sabios, nosotros no.
      en cuantro a plantar la semilla del pulpo universal, supongo que se refiere a lo que vino despues con los usurpadores del tanaj y su "nuevo testamento", en realidad esa semilla estuvo plantada muchisimo antes, desde el inventor de la religion como institucion social: el emperador nimrod.
      si le interesa saber de ello, busque nimrod en el sitio y encontrara mucho material.
      3
      1. Pinguinita Pinguinita (65) ‍‍25/12/14 - 4 Tevet 5775 {Link}
        Gracias, si me refiero al imperio universal, igual solo leo una parte de esta leyenda, seguro hay eventos que por detrás desconozco respecto de la traducción de los sabios,
        Es un comentario sin intenciones de juzgar aunque de algún modo lo hago. En algun lugar habia leido que fue plotomeo quien sabia crear dioses ajenos a Dios y utilizarlos para su propio fin.
        Leeré. Gracias por el consejo.
        4

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.